sábado, julio 22, 2006

El gran pecado español: la impaciencia

De siempre, los españoles hemos considerado que nuestro defecto nacional por excelencia es la envidia, contemplando a este pecado capital como un patrimonio nacional más que comparte el altar de las esencias patrias con el ajo, la paella y el cabreo.

No acabo de estar de acuerdo con esa entronización de la envidia como signo por excelencia de españolidad. Gran parte de los países de nuestro entorno comparten dichos rasgos y se consideran a sí mismos como grandes envidiosos, por lo que el "hecho diferencial" hay que buscarlo en otros defectos.

En mi opinión, el español se caracteriza especialmente por su impaciencia, raíz de otros defectillos hispánicos, así como de parte de nuestras virtudes, que nunca lo malo lo es del todo, ni lo bueno llega a serlo en su plena extensión.

Frases tan españolas como "Tanta mariconada y tanta hostia...", "Esto lo arreglaba yo rápido...", "Nos vamos a tirar aquí hasta el año del juicio...", "Apartaos, dejadme a mí", "Abrevia, que no tengo todo el día", "¿Cómo va lo mío?" ,"Con estos tíos no hay que andarse con tantas contemplaciones", "con dos cojones", son bien indicativas de cómo nos la gastamos. El español se exaspera ante las colas, pretende que todo problema quede resuelto en menos de lo que canta un gallo, cabreándose ante la supuesta incompetencia ajena para responder con celeridad a sus demandas(1).

Las gestas y los dramas guerreros patrios son también fruto de la impaciencia. Mientras que los anglosajones mataban indios para quedarse las tierras y cultivarlas pacientemente, los conquistadores españoles, mataban también indios, pero se dejaban de mariconadas e iban directamente en busca del oro y la plata, viendo como bastante más expedito y eficiente localizar El Dorado o el tesoro de los Incas que andar plantando patatas, que para eso, se queda uno en Castilla segando el trigo y dando de comer a los gorrinos. Nuestra guerra civil bien puede considerarse un atajo para no perder tiempo en tonterías y zarandajas de discusiones parlamentarias entre bandos irreconciliables. Como bien indicaba un compañero vasco que tuve: "Para qué vamos a discutir, si nos podemos dar de hostias directamente". No se entienda con esto que el español es violento de natural, o más violento que el resto de la humanidad, nada más es que no es dado a perder el tiempo y si hay que fostiarse, pues no perdamos tiempo y vamos de una vez "per feina(2)"

La impaciencia española muestra su cara eficiente en la gran productividad del bar español, donde el protocolo de petición de consumiciones:

Habitual en el resto del planeta: En España se sustituye por un eficiente
- Buenos días, caballero, ¿qué desea?
- Buenos días, nos sirve tres cañas de cerveza y una ración de bravas, si hace el favor
- Aquí tienen sus bebidas, caballeros
- Muchas gracias,¿nos dice cuánto es?
- Cinco euros
- Aquí tiene, que pase buen día
- Igualmente, señores, hasta la próxima
(Movimiento de cabeza desafiante del camarero)
- Tres cañas y una de bravas
- Marchando
- Cinco euros
- Talogo
(movimiento de cabeza hacia los siguientes parroquianos)

¡Cuan sabio hubiera sido dejar en manos de españoles la especificación de protocolos de comunicaciones!. Esta eficiencia se considera por parte de pueblos con protocolos menos eficientes como una falta de educación. Nada más alejado de la realidad, ni el camarero pretende ofender al cliente, ni este al camarero, nada más se pretende evitar que a los 30 segundos el parroquiano se queje con un "¿Qué pasa con esas cañas, macho? ¡que estamos secos!".

En su lado chungo, la impaciencia española implica un desprecio absoluto hacia el método y la sistemática, tan caros a los pueblos anglosajones. En España cualquier cosa hecha con método se considera lenta y un español que se precie buscará cómo cargarse la metodología para ahorrar pasos y acabar cuanto antes. Frases como "Pues hacemos las pruebas según vamos desarrollando cada módulo", "Ya haremos la documentación después", "Mucho tiempo planificado para corregir errores, si lo hacéis con cuidado, no habrá errores y podemos reducir este mes, incluso no hace falta ni hacer pruebas", "Déjate de burocracias, que necesito a los recursos ya mañana, me los traes y ya haremos la oferta", que dejarían los pelos como escarpias a un teutón, son moneda común en el territorio patrio.

En el amor, como en el trabajo y la guerra, el español (y la española, lógicamente, vamos a evitarnos lo de los vascos y las vascas) muestra también su impaciencia. Las largas relaciones de amistad mezclada con amor y los matrimonios basados en respeto mutuo y una baja dosis de amor/odio son muy propios de europeos del norte, pero demasiado lentos para el alma española. Los cortejos a la española rara vez se alargan en exceso, pecando más del "aquí te pillo y aquí te mato" que de excesiva prudencia. Los estragos del tiempo que en el Reino Unido convierten a la pareja en una unidad económica sin mayores lazos afectivos, en España tornan el amor en odio, pero no en indiferencia, que sería perder el tiempo.

Las aficiones, la forma de entender los negocios, el trabajo y la admiración hacia personajes está también teñida en España de impaciencia. ¿No es verdad que es propio de guiris lo de los barcos metidos en botellas de cristal? ¿Quién hace puzzles en España?. ¿Alguien en este país invierte pensando en tener un negocio sólido a los diez o quince años? ¿Qué español no se considera a los dos años de ejercer un trabajo que ya lo sabe todo y debería ascender de forma rápida?. Nadie admirará realmente a un científico o un empresario que con método, paciencia y tiempo haya conseguido algún logro, ya que como todo buen español sabe "Nos ha jodío, así no tiene mérito". Los ascensos sociales fulgurantes, los milagros de gestión y los pelotazos como Dios manda sí son en España algo a admirar y enseñar a los niños diciendo lo de "Fíjate, aprende, hace dos días, era un matao".

En fin, que esto es lo que hay, para bien y para mal. Al menos nuestra impaciencia nos permite ser los mejores en improvisar y en resolver problemas cuando requieren acciones rápidas y dejarse de mariconadas y zarandajas. O sea, que cuando necesite que me construyan una central nuclear, o un sistema de navegación aeronáutica, que casi lo pido en Alemania o Dinamarca.

(1) Como es lógico, la inconsistencia mediterránea obliga a no considerarse sujeto a las mismas obligaciones que se considera rigen para el resto de la humanidad.
(2) Expresión en catalán que indica lo de que bueno, vamos a dejarnos ya de andar por las ramas y venga, al tajo.

Sección-Reflexiones

technorati , , ,

¡¡Ni me menees!!

11 comentarios:

Muxfin dijo...

Estaba tan impaciente por hacer el comentario, que se me ha olvidado leer el post, ya lo haré luego.

Kotinussa dijo...

Y también tenemos muchas palabras y frases hechas para definir a estas personas como por ejemplo: Fulanito es "melón y tajá en mano"

Mercurio dijo...

Pues creo que tienes razon, pero para esto no hacia falta tanta letra, un "Por que lo digo yo y punto" hubiera bastado.

Elvira dijo...

Poco puedo opinar, pero la situación que plasmas en el cuadro de protocolos, es real como la vida misma, no sólo en un bar.

Como venezolana, ese tipo de situaciones me causó un poco (bastante) molestia, y espero que no se ofenda nadie, pero lo consideré "ausencia total de modales", pero luego te das cuenta que no es así, que son sólo patrones de conducta y ya, y uno se acostumbra a todo.

Besos

Lula Towanda dijo...

Me veo reflejada en el perfil de impaciencia, uno de los peores defectos que se puede tener y además, al estar rodeada de gente similar, es difícil adquirir consciencia de ello.
Me he reído un montón y me ha venido de lo más profundo de la memoria, algo sobre la impaciencia, el internado, José María Pemán y San Francisco Javier. ¡menudo gazpacho cuando lo escriba

mapashita dijo...

Suscribo todo lo leido. Pero para más inri, yo vivo en una ciudad donde tenemos la costumbre de hablar tan deprisa que nos interrumpimos constantemente porque ya sabemos qué va a decir el otro. Entre nosotros no pasa nada, pero en cuanto sales un poco, te llaman maleducada (supongo que con razón)

Rebecuqui dijo...

Mi impaciencia llega a tales límites de desesperación que a pesar de que nunca he sido madre, todavía, me acelero pensando cómo me las voy a apañar durante 9 meses sin poderle ver la cara a mi bebé!!!!!!!!!!
Lo peor de todo es que no tengo previsto hacerlo, ser madre, hasta dentro de un par de años!!!!!!!!!
(Ya lo sé, estoy de atar)

puerto blázquez dijo...

Me cuesta mucho dejar que mis alumnos experimenten, creen, prueben,... por ellos mismos. Todos los comienzos de curso nos proponemos ser menos intervencionistas (¿suena mejor la palabreja?)
saludos, Puerto

Chisme Cotilla dijo...

Ya lo dejo expresado a la perfeccion Eugenio en uno de sus chistes.
"Señor, señor, te pido humildemete que me concedas el don de la paciencia ¡Pero dámela ya, ya,ya!

Chica Gato dijo...

Habrá que pensarlo. Lo cierto es que el otro dia mi jefe dijo, hablando de buscadores, que a el google le habia hecho un piloto en dos dias, por que nosotros hemos tardado dos meses en poner un agente inteligente?
- Yo conteste que el piloto del agente inteligente tambien tardo dos dias. Pero no dije más ya que tendria que haber añadido que ya quisera ver yo a los de google hacer "el pino con lo dientes" y tener especificaciones dinámicas a ver si tardaban dos dias.

El otro punto qeu veo reflejado es la innovacion. Es cierto que en este país la productividad y la innovacion estan bajo minimos y es que quien invierte en innovacion en un negocio y esperar un rendimiento, cuando se pueden hacer 4 chalet y forrarse.

Virginia dijo...

La mayor prueba es internet, muchas veces me han dicho que escribo posts muy largos y me cortan e intento hacerlos pequeñitos. Queremos saber el final rapido rapido, mas velocidad, mas ritmo, mas de todo.

Recuerdo cuando para cargarse una pagina tardaba casi un minuto, oye, pues esperabas, ahora dices ¿no funciona? Pasas a otra, no puedes esperar.

En lo del amor tambien me he sentido reconocida y se que las cosas acaban mal por eso, ¿como vas a esperar años para saber si algo funciona o no?

Si no surge la chispa espontanea lo descartas, no hay pasion, tiene que ser cosa del momento, no te puedes plantear esperar, consolidar, ver crecer la relacion antes de tirarte a la piscina, no, con una bajada de ojos tienes que decidir si apuestas o no por una relacion.