jueves, enero 01, 2009

El principio de Arquímedes

Agradecimientos: Al Ingeniero hidráulico con el que comparto la vida por la revisión de este modelo. Sus acertados comentarios han sido determinantes para la redacción final de esta analogía.


Continuando con la física aplicada al entorno laboral que ya se utilizó en el post titulado Los Julios y los Jefes, se va a tratar en esta ocasión sobre el principio de Arquímedes.

La relación entre peso y volumen se puede medir mediante el principio de Arquímedes, que determina que: todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba igual al peso de fluido desalojado.


Extrapolado el principio de Arquímedes a un fluido denominando entorno laboral se puede equiparar el concepto del peso a la valía de las personas (se parte de la hipótesis de que el conocimiento es un lastre) y el del volumen a su círculo social.


Siendo la aceleración de la gravedad un valor constante, son las variables del círculo social, la valía y la densidad del entorno las que configuran la posición de cada sujeto en el devenir profesional.

El círculo social puede se manejado por cada individuo invirtiendo esfuerzo en ampliarlo. La valía personal suele venir de serie pero se puede ampliar con la formación y la experiencia o disminuir con el disimulo. En cuanto a la densidad del entorno depende de cada empresa y puede ser alterada por agentes externos como la presión y la temperatura.

El punto de equilibrio para la supervivencia laboral viene determinado por la proporción entre el círculo social y la valía personal en función de la densidad del fluido laboral.

A continuación se analiza el comportamiento de los individuos según el principio de Arquímedes.

Caso A: (flota)

Cuando el círculo social es muy superior a la valía, entonces se genera una fuerza de empuje hacia arriba que hace que la persona flote sin ningún problema. Puede menguar su círculo social o puede disminuir la densidad del entorno sin peligro de hundimiento. Incluso se puede permitir aumentar su lastre incrementando su conocimiento (sin pasarse).

Caso B: (flota pero con el agua al cuello)

En el caso en el que el círculo social sea ligeramente superior a la valía, el peso del volumen desalojado producirá una fuerza de empuje hacia arriba que hace que la persona emerja aunque de forma precaria. En este caso se está expuesto a que cualquier disminución de la densidad del fluido laboral o merma en el círculo social rompa el equilibrio. En este caso está totalmente desaconsejado incrementar el lastre del conocimiento.


Caso C (se hunde)

Cuando la valía personal es superior al círculo social la fuerza de empuje resulta insuficiente y la persona queda enterrada en el entorno laboral. Se recomienda en esta situación tirar por la borda todo el conocimiento posible y salir al pasillo a hacer amigos. Otra opción es mudarse a un fluido laboral de alta densidad, aunque hay que tomar precauciones de que no sea tan tóxico como el mercurio.

Sirva este análisis como una reflexión de inicio de año para ayudar a buscar ese equilibrio tan necesario para subsistir.

¡¡Ni me menees!!

15 comentarios:

Muxfin dijo...

Ya me has dado la solución, hay que buscar el Mar Muerto de los entornos laborales.

Lula Towanda dijo...

Muxfin: Es que tu sabes mucho compañero y necesitas un inmenso círculo social para salir a flote.
En el mar muerto se flota, pero hay poca vida. Mejor buscar otra solución. ¿que tal si ampliamos el círculo por las redes sociales?

ALyCie dijo...

Por suerte la densidad del aire es muy baja y todos estamos en el fondo, pisando el suelo.
Los tontos no vuelan y el Uel mundo feliz, tampoco existe.
EL fracaso y el éxito, la derrota y la victoria, son dos grandes impostores, © T.S. Eliot/ M. Twain/ Lao Tse y tantos otros.
Con un poc de suerte y alguna caída menos, será un feliz 2009.

Kotinussa dijo...

Este año mis dos jefes inmediatos son nuevos. Todavía ha transcurrido poco tiempo para que pueda pronunciarme sobre su valía, y me faltan muchos datos. En lo que sí coinciden es en ocupar un volumen enorme y en tener bastante peso.

A fin de curso ya te podré decir si flotan o se hunden.

Lula Towanda dijo...

ALyCie: La densidad del mundo laboral es superior a la del aire, por eso no todo el mundo está al mismo nivel.

El fracaso y el éxito son relativos, pero los que flotan lo tienen más fácil que los que se hunden, aunque eso no quiere decir que sean más felices. Todo tiene un precio en esta vida.

kotinussa: Te deseo suerte con tus nuevos jefes. Lamentablemente el que se hundan o no es independiente de como se porten contigo.

Leo Borj dijo...

Siempre he creido en el poder de las analogías como instrumento de transmisión del conocimiento y de las ideas, este es un excelente ejemplo.

Muy bueno :-)

Noemí Pastor dijo...

Jo, cómo sois las de ciencias.

Lula Towanda dijo...

Leo: Gracias!!! la física explica muchas cosas de la vida y hace comprender lo que no tiene explicación. Esta analogía me ha costado unos meses sacarla adelante, pero creo que ha quedado muy clara.

Noemní: Y los ingenieros, que he implicado a mi marido, que es de la especialidad de hidráulica, en la revisión del modelo.
Aunque no he puesto agradecimientos la redacción final recoge sus comentarios. Ahora que caigo, de bien nacidos es ser agradecidos, voy a poner el agradecimiento

Mala Lua dijo...

Lula eres la mejor, siempre lo he dicho. Sigues escribiendo tan bien, incluso, mejor.

Un beso enorme :)

Lula Towanda dijo...

Mala Lua: Muchas gracias!!!
Las chicas de ciencias siempre nos sentimos un poco "minusválidas" con al escritura. Tu comentario me refuerza la autoestima.
Un abrazo y Féliz año

Fernando dijo...

Empezamos a acostumbrarnos a tan plecaros ejemplos, Lula.
Estupendo; pero lo mejor de todo es la equiparación del conocimiento al peso o lastre. Supremo.

Miguel Arribas dijo...

Lula, ahora que tu entorno de actividades va a ser más docente que laboral, tendrás que dentro de unos meses realizar una nueva versión del principio de A.
Por cierto como mi edad me inclina a la evocación me has hecho recordar las clases de Física del Hermano Abilio.
Feliz Año.

Lula Towanda dijo...

Fernando: El conocimiento es una lastre y creo que lo están arreglado con los planes de enseñanza y Bolonia. Nuestros hijos no tendrán ese problema :-(

Miguel: En la docencia cambia la densidad del entorno. Ya comprobaré si es mayor o menor que la empresa. Con el cambio de entorno descubriré nuevas faunas, espero que menos dañinas de las que me he encontrado hasta la fecha.

Luis dijo...

¡Buenísimo!
Me he permitido reproducirlo en mi blog (sin ilustraciones...ya sabes, los pobres de blogia...)
¡Feliz Año Nuevo para una "intermediaria asimilada" y su familia!
Gracias

Lula Towanda dijo...

Luis: Muchas gracias!!!
Es un honor que lo reproduzcas en tu blog.