martes, febrero 19, 2008

De Madrid al cielo

Dedicado a María, que con un comentario en el Síndrome de Almería II, me trajo a la memoria el slogan "De Madrid al cielo".


No debe ser fácil llevar la cuenta de publicidad de los servicios funerarios. Aunque es un servicio que hemos de usar todos, nos guste o no, como está liberalizado no tiene más remedio que recurrir a la publicidad para captar a sus clientes.

La agencia de publicidad creará una Marca para distinguirla de sus competidores. Al concepto de Marca es muy importante asociarle un logo que la identifique en un solo flash. En el caso de la empresa mixta de servicios funerarios de Madrid, está claro que se identifica, sino vean este parecido razonable con el logo de Flash de Macromedia.

El diseño del marketing de un servicio siempre tiene en cuenta una tarjeta de cliente. En este caso la ofrecen bajo la modalidad oro con el slogan "De Madrid al cielo". No se puede hacer mayor alarde de humor negro, ni desvirtuar más cruelmente ese maravilloso piropo a Madrid. Los precavidos tendrán que armarse del valor necesario para llevar la tarjeta funeraria en la cartera por lo que pudiera ocurrir.

Otro factor importante a tener en cuenta es la comunicación y en este caso la funeraria de Madrid publica una revista llamada Adiós con titulares tales como El gusto andaluz por la cremación (1), y con secciones tan curiosas como los tanatocuentos, con concurso y todo.

Este Marketing letal, que parece diseñado por la familia Addams, se inspira en esa costumbre tan española de pagar mensualmente al agente de "El Ocaso" el recibo de la sepultura.


(1) 12/01/2008 REVISTA ADIÓS Número 68 / Enero-Febrero

¡¡Ni me menees!!

16 comentarios:

la-de-marbella dijo...

Ufff. No hace mucho tuve que ir a una funeraria para contratar un entierro. No podía creer la cantidad de chorradas mercantiles con que han rodeado el hecho de enterrar a un cadáver. Primero me preguntaron por el ataúd. Me ofrecieron un amplio catalogo de posibilidades tanto de continente como de decoración interna. Entre rasos lisos, rallados, satinados, brillantes, mates, de color, blanco ó negro. Forro plisado,encajado,o simplemente estirado la desesperación me carcomía el alma y el bolsillo. Cada decisión engordaba la cuenta y mas que ir a enterrar parecía que enviábamos al difunto a estudiar a una universidad cara muy lejana. En las coronas, los recordatorios y los coches de acompañamiento me derrotaron. Salí corriendo, entre en otra funeraria y simplemente pedí un entierro digno y sencillo al gusto del finado. Desde luego los humanos somos increibles a la hora de comercializar cualquier cosa, hasta la muerte.

S.M. dijo...

Yo estoy enganchada a una revista que se publica en Cádiz, "Tanatos", y que se distribuye gratuitamente en un montón de comercios. Siempre que la veo, la cojo. Me gustan las historias de muertos. Y el arte funerario. Qué le vamos a hacer...

Fernando dijo...

Seré de los pocos españolitos a los que le preocupa muy poco, o nada, ese seguro de decesos... nombre que también tiene su tela.

no-no dijo...

¿Has oído hablar de la I y II Guerra BloGger?

¿Existe el concepto de muerte cibernética? ¿Hay vida después del 2.0? ¿Se reproducen los Blogs? ¿Qué pasa si un Blog muere? ¿Pueden los humanos soñar con androides? Y, si es así; ¿qué opinan de ésto los corderos eclécticos?

Si puede valer para tu Tesis, te paso al habla con Morefus..
Está dormido en Sión.

Un abrazo, Lula

Miguel Arribas dijo...

Lula:
El Ocaso--el que ideó el nombre era un experto en marketing--hubo un tiempo en el que se cobraba semanalmente , ya que los obreros percibían su jornal cada sábado.

Pasar el recibo semanalmente tenía la ventaja de que te familiarizabas con tu "inexorable destino".
Respecto al arte funerario al que se refiere S.M hay escultores y arquitectos que tienen como especialidad la construcción y ornamentación de cementerios. Publican una revista en la que es posible contemplar auténticas obras de arte.
Hay que desdramatizar la muerte.Los latinos tenemos tal miedo a la muerte, la locura y la falta de libertad que situamos nuestro cementerios, manicomios y cárceles lo más lejos posible de nuestros hogares.
Besos

almena dijo...

Me parece alucinante lo de la revista "Adios".
La verdad es que en este tipo de empresas, supongo que los publicitarios lo tienen difícil ¿eh?

Besos!

Lula Towanda dijo...

Marbellí Además, los empleados de funeraria están muy especializados, tienen la habilidad de facilitar las cosas, mientras va sumando extras.
Es un negocio muy bien organizado. Mi profe de inglés dice que en su país tardan 10 días en hacer los trámites del paso a la otra vida y que se sorprendió de lo ágiles que son las funerarias españolas.

S.M. Eso de leer tanatos, debe ser del aire del estrecho. Me he acordado de la postal que compré en tarifa de anís del más allá

Fernando No conocía lo de decesos ( 1. m. Muerte natural o civil.) la usaré de ahora en adelante como sinónimo de muerte.

No-no Aquí en este mundo virtual no hay muerte. Leo el Master el próximo lunes. No soy persona, soy un mar de incertidumbre.
Espero no sufrir un deceso académico.

Miguel El Ocaso siempre me ha parecido un negocio tétrico. Semanalmente debe ser desquiciante.

Tienes razón que alejamos las cosas que nos inquietan, es la técnica del avestruz.
La muerte es algo que a todos nos llega pero vivir teniéndola siempre presente creo que estropea un poco la fiesta.
Los cementerios me parecen muy bonitos y me encanta leer los epitafios y buscar sepulturas singulares, pero para el día de los Santos.

Almena Lo mismo me ha pasado al ver la revista Adiós, he alucinado con la revista del sector. Creo las funerarias deberían tener una publicidad menos "estándar". Eso de la tarjeta oro también tiene su trago.

Joseph Cartaphilus dijo...

Quizás sea por que soy muy morboso

Pero a mi el humor negro me parece sano incluso en casos tan dudosos como este

En fin, dichosos muertos

Telémaco dijo...

¡Si!, siempre se dijo eso, pero yo fui de Madrid al infierno y de eso no me había avisado nadie.

Por si acaso resistiros a la "movilidad", ¡no hay prisa!

Julen dijo...

A mí el que me daría más miedo es el director de marketing, sobre todo si es de los que gustan de campañas agresivas. Y es que en este negocio, como en la escuela, hay dos clientes, el que paga y el que recibe el servicio.
¿Y si el gerente ha hecho un MBA y busca alianzas estratégicas? Entonces mejor me las piro. Cuanto antes.

Lula Towanda dijo...

Joseph: De algo hay que reírse y el humor negro es tan humor como el verde. Pero ¿y si no es humor? ¿qué es? Mismo es marketing letal en serio.

Telémaco ¡No nos moverán! Nunca he estado por la movilidad, lo mio siempre ha sido la telefonía fija.
Lo de Madrid al cielo lo tenia asumido cuando trabajaba en Almería, pero ahora me da yu-yu.

Julen jajajaja, en este caso la productividad y la orientación a resultados da un poco de miedo, pero si les da por la estrategia, las sinergias, la innovación y por ende, por hablar en inglés, pensaré que ni en el Ocaso hay un sitio bajo el sol.

kotinussa dijo...

En Barcelona existe un Museo de Pompas Fúnebres. Adelanto que no lo conozco. Hace ya muchos años, cuando trabajaba en el Museo de Cádiz, lo encontré en una guía de Museos que teníamos allí. Supongo que seguirá existiendo.

Ya sé que es un tópico muy manido, pero está claro que si en todas partes te sacan dinero cuando te mueres a través de toda la parafernalia funeraria, los catalanes además, son capaces de sacarte un dinerillo montando un Museo sobre el tema.

Pilar Jericó dijo...

Una vez leí un artículo del dueño de una funeraria que decía que el objetivo de la empresa era "dar la máxima satisfacción a sus clientes"... ¿a qué clientes?

Lula Towanda dijo...

Kotinussa parece que el museo de pompas fúnebres no tiene vida virtual. Una pena, tendré que esperar a mi próximo viaje a Barna para verlo.
Si hija, en este mundo del Mercado Libre el que no corre vuela para hacer dinerito.

Pilar Como dice Julen es un negocio con dos clientes, "el que paga y el que recibe el servicio". Para uno de ellos se ahorran la atención al cliente después de la venta del servicio. Lo que preocupa es que el marketing no lo para ni la muerte. Me imagino usando la tarjeta de fidelización de la funeraria, cuantos más allegados se me mueran más ventajas y descuentos en los servicio funerarios. No me entra en la cabeza.

Enrique Sabaté dijo...

El buen servicio al cliente
que se marchará contento
del buen trato que le dan
le dará cuenta a San Pedro.

Lo peor que veo el caso
publicitario en exceso
sólo se muere una vez
y dos veces no me entierro.

Aunque si lo hacen tan bien
como dicen sus panfletos
por no hacer gasto de tierra
la segunda me incinero.

Al teléfonillo, llaman
hasta luego, ahora, os dejo,
que ha venido el cobrador
del recibo de los muertos.

Lula Towanda dijo...

Enrique jajjaja
buenísimo como siempre.
¡Qué manera de rimar la vida y la muerte!