sábado, agosto 13, 2005

Por sus frutos los conoceréis

En la casa del soltero, lugar de descanso estival, tenemos un arriate. Fue iniciativa de mi marido desde su diseño hasta su cultivo y en lo único en lo que he participado es en acompañarlo a los viveros a buscar las plantas y en traer una maceta de mi madre en la que había brotado un arbolito que no se sabía de cual de los distintos huesos que enterró en ella.

En principio plantó en un extremo un naranjo y una adelfa, en el medio plantas aromáticas: jazmín, tomillo y romero y en el otro extremo una palmera. Eso era lo planificado pero como bien decía John Lennon, ?La vida es eso que se te pasa mientras estás planeando otras cosas? y el arriate se ha ido configurando con plantas que han salido al paso a nuestras vidas.

Las plantas aromáticas no se aclimataron y se secaron dejando una calva en el arriate. El primer hueco se rellenó con un trozo de chumbera que cogió mi hermana camino de la playa. Más tarde se plantó un desconocido arbolito que nació en una maceta de mi madre, que resulto al final ser un níspero. Se aclimató muy bien, tanto, que rápidamente se convirtió en árbol y desde hace tres años nos da sus frutos por primavera. Después de un viaje a las Islas Canarias quedamos fascinados con el drago(1) y al ir a comprar un esqueje nos lo regalaron al saber que su destino era la península y por tanto con escasa posibilidad de desarrollo. Los dragos se criaron en Madrid donde llegaron con tan solo una hoja y más tarde fueron transplantados al arriate. Finalmente se plantó uña de gato para evitar que crecieran los hierbajos.

El año pasado estuvo en la casa del soltero un amigo muy manitas y nos montó un riego automático. Transcurrido un año nos hemos encontrado la selva del Amazonas.

La uña de gato ocupaba casi la mitad del patio y los árboles habían dado un estirón nunca visto, incluso la palmera, que le cuesta mucho crecer. Pero lo más asombroso es que el naranjo por fin dio sus primeros frutos que han resultado ser limones. En ese momento vimos que el del vivero nos dio limonero por naranjo y hemos estado engañados más de diez años(2).

Este hecho tan intrascendente me ha dado que pensar en lo de "por sus frutos los conoceréis". El medio para que algo o alguien de frutos es proporcionarle recursos, en el caso del arriate fue el agua, en otros casos puede ser educación, dinero, relaciones, poder, etc. Cuando se ven sus frutos se los conoce mejor, se hace manifiesto lo que dan y cuanto son capaces de dar. Pero en el mundo Matrix que vivimos, tan virtual, donde imperan las apariencias sobre el fondo, se desvirtúa deliberadamente el fruto para engatusarnos con mentiras.

De esta manera tanto en la política como en la empresa o en la Universidad viven tan ricamente especimenes que generan vistosos frutos de papel, de humo, de aire y siguen simulando durante lustros ser riquísimos árboles frutales y acaparando todos los recursos.

Como detractora que soy del mundo Matrix no me agradan los frutos virtuales. En un mundo en el que da lo mismo que sus frutos sean limones o naranjas, que hagamos con ellos daiquiris o agua de Valencia creo que no merece la pena vivir, si se puede llamar vivir a soñar despierto las mentiras de otros.



(1) El drago de Canarias (dracaena draco) es un mítico árbol envuelto en una aureola de misterio. Dice la leyenda que los dragones, al morir, se convertían en dragos. Este fósil viviente es uno de los símbolos de las Islas Canarias y, quizá, el mayor tesoro de la flora española. (fuente http://www.terra.es/personal6/dirkdigler/drago.htm). Es curiosa su aparición en el cuadro ?El jardín de las delicias? de El Bosco. En la parte izquierda del tríptico, que corresponde al paraíso, en la zona inferior izquierda hay pintado un drago. El Bosco era poco dado a lo viajes, ni llegó a ir a Amberes que estaba a tiro de piedra de su ciudad natal y no se sabe cómo conoció la existencia de este árbol
( 2) Es evidente que no somos unos expertos botánicos, pero un amigo nuestro más entendido en estas materias también lo tenía por naranjo.



Sección-Reflexiones

¡¡Ni me menees!!

6 comentarios:

María dijo...

Es verdad Lula: Por sus frutos los conoceréis pero hay muchos que viven del cuento de "sus primeros frutos". En cuanto al limón o la naranja, depende de los injertos que les hagan siendo jóvenes y hasta que no echan fruto pues casi no lo sabes. Lo sé porque mis padres compraron, hace tiempo, un limón en Levante y se lo estuvieron explicando y también hay mixtos que en el mismo árbol tienen naranjas y limones. Lo que no sé es cómo se hace, ni cuando se tiene que hacer. Besos.

pablo dijo...

uf, tengo que empezar a aprender algo sobre plantas y árboles..

Zifnab dijo...

Joder lo que dan de si los limones... y parecían tontos. Es cierto eso de vivir y soñar despuierto las mentiras de otros. Cuando te despejas te sientes muy solo...

chousas dijo...

¿Ni por el olor de las hojas lo notasteis? ¿El vivero aún aceptaría una reclamación después de 10 años? XD
El níspero es un árbol muy bonito.
Qué fue de los dragos ¿salieron adelante? Sería una pasada tener un drago en el jardín :)

cerise dijo...

Bueno lo importante es que dio sus frutos ¿no?
Sean dulces o amargos...los frutos están alli.. y siempre se puede sacar algo bueno.

Lula Towanda dijo...

María: muchas gracias por la aclaración de la ambigüedad de los limoneros /naranjos, me consuela que no sea fácil reconocerlos. Espero que el limonero siga siendo un árbol de bien y nos alegrae todos los años con sus limones.

Pablo: aunque seas joven debes ir pensando en lo de plantar el árbol, que lo del hijo y el libro entraña más dificultad y es bueno empezar por lo más fácil.

Zifnab: pues si que dan de sí los limones pero más dan aun las bellotas ¿conoces el discurso de Don Quijote a los cabreros con una bellota en la mano? comienza así:: ?Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados, y no porque en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío. ,,, (Capítulo XI de la primera parte)

Chousas: nunca vimos florecer al árbol y con la ilusión de verlo con frutos, que es cuando un árbol se hace mayor, tampoco nos importó mucho que fuera limonero. Los dragos han sobrevivido y los puedes ver si miras la foto del arriate, en el centro, entre la adelfa y el cactus, tiene forma de pitas. Son de crecimiento muy lento pero se adaptan muy bien al clima atlántico de Huelva. En un bar que está junto al río Piedras (en la antigua carretera de Lepe a Cartaya) hay un ejemplar bastante desarrollado.

Cerise: Tienes razón, lo importante es que de sus frutos y además son reales. Casi prefiero el limón que es muy propio de los patios andaluces y nos podemos hacer daiquiris, mojitos y todas las variedades limoneras con alcohol que están tan buenas. Para la cosa alcohólica da más de sí que la naranja.