jueves, enero 05, 2006

El síndrome de Forrest Gump

Sostengo la teoría de la perdida de valor de la inteligencia en el entorno laboral. Hace tres años sufrí la experiencia de trabajar en una estructura forrestiana y me causó mucho desasosiego. Escribí esto como desahogo y me encontré con la sorpresa de que muchos amigos estaban en la misma situación. Pasado este tiempo se mantiene la misma tendencia pese a que siguen proliferando los estudios sobre el cerebro humano. (véase el post del Sr. Martínez titulado Desafiando la maldición de la calavera aunque hay ciertos vídeos que apoyan mi teoría como el recogido por Telémaco en su post ¿te recuerda a alguien?


Desde tiempos inmemoriales las buenas familias(1) han tenido algún miembro que les sale un poco torpe (Forrest Gump), pero esta condición no les impide disfrutar de las oportunidades destinadas a los presuntamente mejor dotados intelectualmente. Aunque el susodicho tarde 20 años en terminar derecho(2), no le faltará una silla en el Consejo de Administración de alguna empresa controlada por la familia, será feliz y tendrá un futuro prometedor.

Desde que el mundo es mundo, los personajes influyentes siempre han tenido cuñados(3) que estaban en la línea Forrest Gump -a medio cocer-, y a los que había que proteger. Generalmente se utilizaba el recurso de instalarlos en la Administración mediante una plaza en propiedad que les garantizaba la subsistencia de por vida.

Estaremos todos de acuerdo en que los Forrest Gump estaban ocupando injustamente un puesto destinado a personas de mayor coeficiente intelectual, pero el daño colateral no era muy grande. El Forrest Gump de buena familia carecía de mando en plaza y como mucho importunaba a los conserjes. En el caso del cuñado, aunque tuviera mando en plaza e intentara ejercerlo, siempre se encontraría con la resistencia pasiva de los funcionarios, también dueños de su puesto de trabajo y por tanto blindados ante las desfachateces de su jefe. Es lo que podemos llamar una situación injusta pero sostenible.

El pensamiento único dominante en estos tiempos ha abierto un amplio panorama de oportunidades a los Forrest Gump. Ya no es necesario ser de familia bien, ni tener un cuñado influyente; ahora se les valora por sus propias limitaciones, que les dan un valor añadido del que carecen los más listos. Un Forrest Gump tiene una cualidad muy preciada: no piensa y, es más, nunca podrá pensar, ni siquiera influenciado por las malas compañías, ya que su cerebro reseco no da para más.

El habitat de este espécimen son las grandes empresas, que al contrario que las medianas, parece que están más orientadas al maleficio que al beneficio. Imagináos las reuniones de la estructura Forrestiana en la que casualmente se encuentra un ser lúcido que no da crédito a los diálogos de besugo que está escuchando y se le pone la cara como a la Encarna de las empanadillas(4). Ponéos en el lugar de los curritos de los Forrest con su hipoteca y viendo a estos mendas que son los responsables de la estabilidad, la calidad y el bienestar de tu trabajo, que es lo mismo que decir que del pan de tus hijos. Los que dependen de un Forrest, lo mejor que pueden hacer es buscar refugio en zonas laborales menos umbrías, y si los tiempos no lo permiten, armarse de paciencia y rezar para no hundirse en la depresión antes de que pase el chaparrón.

En esta nueva situación de injusticia, los daños colaterales son mayores y el equilibrio no es sostenible. Como el tiempo todo lo pone en su sitio, a los Forrest Gump de nueva generación se les equiparará a los de toda la vida y volverán a posiciones sin mando en plaza pero con el riñón bien cubierto.

Una vez que los he visto encumbrados, me ha desaparecido todo sentimiento de ternura hacia esas cabezas vacías, esa mirada mate de inteligencia y esa expresión bobalicona que te hace pensar que de un momento a otro un hilillo de saliva se deslizará lentamente por su comisura.


(1)Siempre me ha sorprendido que la bondad de las familias esté siempre asociada a su posición y fortuna.
(2) No es mi intención ofender a los abogados, pero siempre se les destina a esta carrera.
(3)Tanto por parte de esposa como por parte de hermana.
(4) Parodia de los humoristas Martes y Trece sobre las llamadas a los programas de radio. Una señora bastante confusa llamaba al programa de Encarna Sánchez y decía que estando friendo unas empanadillas se le había ocurrido llamar para felicitar a un sobrino que tenían en Móstoles haciendo la mili?, al final la señora freía al sobrino mientas felicitaba a las empanadillas que tenía en Móstoles y a Encarna se le ponían los ojos en blanco y se le caía la peluca

Sección-Reflexiones
technorati

¡¡Ni me menees!!

15 comentarios:

Telémaco dijo...

Lula creo que este fue el primer artículo tuyo que leí, cuando ni siquiera tenías un blog, y desde entonces soy adicto a tus pensamientos.

Pero no me ha importado recordarlo, cuantas más veces lo leo más brillante me parece. Es como si reordenase el mundo, es una explicación racional sobre lo absurdo que es el mundo en que vivimos.

Galufante dijo...

Paisana, de tan real, asusta...
Siempre habrá Forrest Gumps...son decorativos...
Agur.

Kotinussa dijo...

Yo tengo la teoría de que hoy la mayoría de los Forrest Gump están metidos en política. Y ahí sí que hacen daño.

Lula Towanda dijo...

Telémaco Es que el mundo no lo mueve la lógica, lo mueve el interés. Lo que me parece mal es que siga manteniéndose esta tendencia que debería ser insostenible. Gracias por leerme con tan buenos ojos.

Galufante Es amarga la verdad/quiero echarla de la boca/ y si al alma su hiel toca/ esconderla es necedad.. (Quevedo dixit).
El próximo post que publicaré el finde está dedicado a un paisano que firmaba como anónimo y que se despedía con Agur. Tiene algo que ver con los floreros laborales....

Kotinussa Cierto, en política hay gran aglomeración de Forrest Gump y hacen mucho daño. En este entorno es muy necesario el pensamiento único. Lo triste es que la política ha contaminado a la empresa, sobre todo a la gran empresa. Cada vez quedan menos reductos para la inteligencia, tal vez se llegue a crear la Resistencia del mundo forrestiano.

burton dijo...

Pucha vaya qué cierto, por aquí abundan los Forrest Gump en todo ámbito y sí ya no les tengo esa sensación entre pena y ternura, sobre todo a esos que están encumbrados y se olvidaron de sus lastres anteriores y juran que ahora las hacen todas
salu2 lula siempre un agrado leerte

pablo dijo...

a veces me pregunto donde ha perdido la gente la sabiduría, y a veces miro la tele y lo recuerdo.
creo que si algún día tengo un hijo lo primero que le inculcaré será el valor de los libros y lo mucho que se aprende con ellos, igual así quizá haya un forrest menos :)

... hmmm ... dijo...

juer... das en el clavo... yo estoy completamente forresterizado.... o como se diga.
Al principio me lo curraba bastante... pero no sirve para nada...

María dijo...

En las empresas, en las administraciones, en la política,... en todos sitios están los Forrest Gump y la mayoría de las veces, con su peligro más que con su "pasar desapercibido". Besos

CARMEN_R_PURAS dijo...

¿Y por qué será que todos los Forrest Gumps que se me vienen a la cabeza son hombres? Habremos alcanzado la verdadera igualdad cuando haya un 50% de F.G. mujeres (y ojalá no sea así, sino que lo que ocurra sea desaparezcan)

chousas dijo...

Nepotismo... tan viejo como la vida en el planeta Tierra :S

Y Sobre el resto de forrests pues que sí, que a los de arriba más que el que la empresa tire p'alante les interesa tener a estos seres que saben que nunca jamás les podrán hacer sombra y desensillarlos aunque se lo propongan... Y los que pagan somos los currelas para no variar...

En fin, si los de arriba no fueran tan frecuentemente idiotas sería bastante más aburrido poner a parir a la empresa ¿no? :P

Y a todo esto vuelvo a decir que cualquier día tendré que enseñar a leer a mi inmediato superior XD

almena dijo...

jajajaja "mirada mate de inteligencia" ¡me encanta!
sí, en mi "gran empresa" he conocido a un Forrest. Claro, que éste era un Forrest de "buenísima familia".
Y por cierto, muy acertada la observación de Carmen R Puras ¿nunca se le forra el riñón a las cuñadas Forrest?

Abrazos, Lula

cerise dijo...

Cada día hay más, basta mirar un poco a su alrededor.

Chisme Cotilla dijo...

Cuanta razón llevas hija, conozco yo uno que vive en el bloque de al lado, que esta más "palla" que "paca" y resulta que estando como está de la cabeza tiene plaza en el seguro, es enfermero, con su titulo y todo.
Todavía no se ha cargado a nadie porque todos los tontos tienen suerte y como ya lo tienen calado pues van y lo dejan arrinconado en un puestecito donde no moleste ni perjudique a nadie, claro que tampoco hace el huevo, menudo chollo.
Oye, lo del podcast funciona, gracias mil.

paris dijo...

inteligencia, año nuevo y resumenes idénticos, he encontrado este resumen segun los intereses y derechos de las mujeres.Un resumen del año , particular, el nuestro, 2005 para las mujeres

Lula Towanda dijo...

burton: Un mundo global, un pensamiento único y grandes oportunidades no para el "doble pensar" del mundo de Orwel descrito en 1984 sino para el "no pensar".

pablo: Se agradece tus buenas intenciones, pero a tus hijos además les deberás enseñar a sobrevivir en un mundo de tontos.

hmmm: Es la resistencia pasiva de los inteligentes, hacerse pasar por uno de ellos.
Completamente de acuerdo contigo en que lo de currar no sirve para nada, yo sostengo la opinión que "trabajar perjudica seriamente la carrera profesional".

María: Son como los "lagartos de V", parecen humanos pero por dentro son viscosos y se comen las ratas. Son muy peligrosos.

CARMEN_R_PURAS: Los Forrest Gumps copan los puestos de mando y las parcelas de poder son masculinas. Paridad no tenemos en nada y cada vez que lo intentan dan ganas de ponerse a temblar, sino véase el ejemplo del gobierno paritario que tenemos. Cuando vi la foto del Vogue (aun no me he recuperado del susto) pensé en la gran oportunidad que habíamos perdido las mujeres para demostrar que podemos aportar nuestro sentido común a la política. Con todo, no me resigno a creer que no haya en España mujeres mejor preparadas que las ministras actuales, lo achaco a que se sigue el mismo criterio de selección que con los hombres.
Siento tener que confesar que conozco dos mujeres Forrest Gump por la línea del enchufe y otra por el tercio familiar (cuñada). Pero no conozco a ninguna Forrest Gump por sus propios méritos, a hombres sí.

chousas: Nepotismo es costumbre ancestral pero lo de ahora es innovación en la selección de analfabetos funcionales para puestos de responsabilidad. Te recomiendo paciencia en la enseñanza de la lectura a tu inmediato, empieza con el "Catón" no se le ponga muy cuesta arriba.
A mi me gustaría poder hablar bien de los jefes, es toda una utopía.

almena: Yo conozco a una cuñada Forrest con el riñón forrado, al menos eso denotaba su estilo Loewe, pero debe estar en franca minoría en un congreso de cuñadísimos. Normalmente a las cuñadas las despachan un cualquier cosita.

cerise: Yo creo que debe haber la misma proporción que antes pero ahora están en primera línea y tienen mucha visibilidad.

Chisme Cotilla: Y encima tienen suerte, es que no hay justicia.
Muy interesante la historia del vecino del 4º C y ahora con tu blog multimedia puedes publicar tus cintas y podremos saber los resultados de tu investigación.

paris Muy buenos deseos de inteligencia y añadiría ¡Y que dejen aplicarla!
A mi me gustaría que todas las iniciativas para defender los intereses y los derechos de la mujer dieran sus frutos. Parafraseando a las terribles educadoras de mi infancia: Obras son amores y no buenas razones.