viernes, abril 07, 2006

Viernes Negro

Nunca olvidaré el 24 de marzo. Nos disponíamos a pasar el fin de semana en Málaga pero por motivos que no vienen al cuento(1) llegamos dos minutos antes de que saliera el tren. En ese momento se cerraron las puertas de acceso a los andenes del AVE(2). La azafata no nos permitió pasar porque el supervisor estaba bajando a los andenes. Le dijimos que le avisara por teléfono pero nos contestó que no era posible, que intentaría llamar su atención. Comenzó a agitar sus brazos pero el supervisor estaba en animada conversación con alguien en el anden y no vio a una réplica de Marcel Marceau embutida en un uniforme azul.

El tren partió ante nuestra atónita mirada y nos quedamos en tierra. Le dijimos a la azafata que queríamos poner una reclamación y nos acompañó hasta la oficina de atención al cliente. Allí mi marido le pregunto su nombre y la joven desapareció tras una mampara para dar paso a la reencarnación de la señorita Rotenmeyer(3) en la figura de la responsable de la oficina. Al pedir mi marido un formulario de reclamación, la estirada responsable de atención al cliente le contestó que le tenía que decir antes los motivos de la reclamación. Mi marido que es muy celoso de sus derechos insistió en pedir su formulario sin dar razones que no debía.

La situación se ponía tan tirante como los cabellos recogidos en un moño de tan borde señorita(4) que ni corta ni perezosa llamó a seguridad. A su llamada acudió un guardia jurado de los del estilo ¿andevausté? que con gran capacidad negociadora y buen talante nos espetó: ¿paquequieréusté reclamar?. Mi marido le contestó que no tenía que darle ninguna explicación, cogió el teléfono y llamó a la policía que nos indicó que fuéramos a la oficina del jefe de estación.

Bajamos por las escaleras mecánicas y no encontrábamos cartel alguno que indicara dicha oficina. Tuvimos que recurrir a otro guardia jurado para que nos orientara. Era un chico joven y tan inexperto que no sabía ni donde estaba el jefe de estación. Con disimulo hablaba por el interfono que llevaba en el hombro y decía "La pareja está aquí y pregunta por el jefe de estación". Apareció otro guardia con más años y volumen y nos llevó a la oficina de atención al cliente donde debería estar el jefe de estación, pero en ese momento no estaba. Vimos enfrente otra oficina del AVE y entramos a probar suerte con lo de pedir el formulario mientras que el guardia jurado se quedaba en la puerta para vigilar a la "peligrosa pareja".

Cuando entramos, estaba allí Jaime Ostos, embutido en una americana azul marino de los tiempos en que tenía figura de torero(5) y en la que las dos aberturas laterales divergían asintóticamente empujadas por el volumen que contenían. ¡Cómo pasa el tiempo, incluso para los toreros!. No tuve por menos que arrimar la oreja para ver los motivos de su presencia en ese lugar. La cosa era sencilla, buscaba las llaves de su coche que le habían dejado allí.

En esta oficina eran más amables y nos dieron un formulario de reclamación sin pedirnos explicaciones. Mientras que mi marido se empleaba en escribir los hechos, hice unas cuantas llamadas de teléfono. Entraron dos o tres personas pero no les presté atención porque no eran famosas y no despertaron mi curiosidad (terrible error como se verá más adelante).

Esperé con paciencia a que terminase de escribir mi marido, que es muy concienzudo y pausado en todo lo que emprende. No estaba enfadada, había perdido el tren pero en una hora no había tenido tiempo de aburrirme: la patética azafata utilizando la lengua de signos para comunicar con su supervisor en la ultra avanzada estación del AVE; la señorita Rotenmeyer que parecía que se le iban a escapar las horquillas del moño por la tensión; el joven guardia jurado "intimidado por la peligrosa pareja", y como broche final, el acento sevillano de Jaime Ostos buscando afanosamente las llaves de su coshe. No sabía que se avecinaba una nube negra.

Cuando terminamos de reclamar y de informarnos sobre cómo cambiar los billetes, fuimos a recoger las maletas y en ese momento comprobé con consternación que mi maletín con el portátil había desaparecido.

Ésta fue la traca final de este viernes negro, tremenda mascletá(6) para un corazón sensible como el mío.

Sección-Expedientes-X
technorati ,

(1) Si vienen al cuento pero no los cuento
(2) Tren de alta velocidad que une Madrid con Sevilla
(3) Institutriz de mal carácter, encargada de la educación de Clara la amiga de Heidi, en la serie de animación japonesa emitida en España a finales de los años 70.
(4) En un punto de la discusión le recriminé que para atender al público tenía una actidud un tanto borde.
(5) Digo que tenía figura de torero, no que fuera figura del toreo que es muy distinto
(6) Una mascletada o mascletá es una composición muy ruidosa y rítmica de masclets (petardos de una gran potencia sonora) estallados en en el suelo (colgados de hilos) o alzados mediante cañones, que se dispara con motivos festivos en plaza y calles, normalmente durante el día.

¡¡Ni me menees!!

10 comentarios:

Kotinussa dijo...

Yo creo que a los que atienden al público los eligen entre los empleados más bordes. A ver si así desaniman a los que quieren reclamar o informarse. Pero no hay que dejarse apabullar, hay que reclamar siempre, siempre.

P.D.: Por cierto, muchas gracias por la sugerencia que me hiciste para las fotos en el blog. Otra cosa, el enlace que tienes puesto es al blog antiguo, que ya no existe.

cerise dijo...

Cuando tengo que reclamar algo, me pongo enferma...empieza por un sudor..un noseque indescriptible a la altura del estomago... etc..etc..etc..
pero yo sigo...como tu marido...

Chisme Cotilla dijo...

Madre del amor hermoso, la cosa empezó fea y se va poniendo peor.
Podrían hacer un videojuego con el argumento de tu odisea.
Espero impaciente el siguiente capítulo, ruego a dios que no acabe tan mal como mi portatil, primero se le fue w xp y ahora tambien se le ha ido el linux mandriva, me temo que agoniza el disco duro.
Saluditos..

NoiRa dijo...

Madre mia, vaya dia...
no he podido dejar de leer...
ojala todos fueran como tu marido...es lo que se debe hacer porque si no siempre nos pisaran...y ese es nuestro gran problema, nos quejamos mucho...pero reclamamos poko...
Saludos

Thalasos dijo...

Perder el tren no es culpa del tren. Perder el dinero del billete es otro tema. En este cuento todo el mundo queda fatal. ¿Dónde está la moraleja?
Perdón, ya me callo.

pablo dijo...

así es españa, nadie tiene la culpa de nada, y en cuanto se quiere buscar alguien que de la cara es cuando la gente empieza a asustarse.
vaya bajón tuvo que ser lo del portátil
besos

Lula Towanda dijo...

Kotinussa : Ya actualicé tu nueva dirección, veo que también has elegido blogger.
Todo es un circulo vicioso, el que diseña los procesos de los servicio comete errores que luego tiene que resolver la atención al cliente que a su vez aplica errores en sus procesos bajo el lema de sotenella y no enmendalla. Hacen todo menos atender al cliente, mas bien aplican técnicas de defensa de su excelencia que no es nada excelente.

cerise: Esta vez le deje a mi marido la reclamación que le hacía ilusión pero yo soy una gran escribidora de reclamaciones, no sabes cuantas y que bien escritas, con su dramatismos y todo. Hay que poner literatura en todos los actos, hasta los administrativos.
Cuando mis niños eran pequeños tuve una trifulca con un policía municipal en la estación de Almería. Hice tal pliego de descargo que me quitaron la multa y me pidieron disculpas. Guardo la respuesta del Ayuntamiento como oro en paño.

Chisme Cotilla: Siento mucho tu situación cibernética, bastante inestable. Te aconsejo windows 2000, que no lo venden ya pero es el mejor. No dudo que con tus habilidades investigadoras encontrarás alguno por ahí en tu escalera. Pronto llegará la segunda parte de la historia de mi ex portátil y del nuevo.

NoiRa: Pues si, bastante negro. Con la ilusión que me hace ir a Málaga, no estaba de Dios. Pero tanta desgracia me parece mucho.


Thalasos: Los de RENFE cambian sus procedimientos y no permiten entrar a los pasajeros dos minutos antes de la hora de salida, pero no lo comunican salvo en los billetes que emiten ellos. Si tu billete lo has sacado vía una agencia de viajes, se siente... no tiene la advertencia. Vas a reclamar y te llaman a seguridad y te tratan como un delincuente. Estás en las oficinas y pasa cualquier chorizo que los deberían conocer los seguratas porque casi son fijos de plantilla y se llevan una maletín por el morro. Preguntas por las cámaras de seguridad de la estación y después del 11-M: ¡¡¡¡¡ NO GRABAN !!!!! solo hay un guardia mirando qué pasa. ¿cuál es el que queda mal en esta película?

La moraleja: como dice mi hijo: Atocha es un lugar hostil y hay que ir preparados para ello.


pablo: Pues si, la impunidad es grande, sobre todo en esos servicios monopolísticos. Lo del portátil me dolió y me duele aun, escribiré sobre ello.

Zifnab dijo...

Te entiendo o al menos te quedo cerca. Tengo una inmensa capacidad para
complicarme la vida en breves parpadeos o para que me la comuniquen.

Así que mi solidaridad. Yo tampoco me aburro, aunque lo prefiriese en ocasiones

Se feliz

la-de-marbella dijo...

!!Con razón no viniste a Málaga!!!.
Que mala sombra lo del portatil, con la rabia que da el choriceo. A mi me pasó algo parecido con Iberia llendo a Madrid. Me dejarón en tierra y tuve que esperar dos horas en el aeropuerto por la necedad del tipejo que atendia en embarque. Confieso que lo paso bomba poniendole reclamaciones a gente como esta. Tambien guardo como oro en paño las cartas de telefonica dandome la razón y mi dinero. Saludos y ojala que esto sirva para q el nuevo portatil sea salvaje de buenooo.

Lula Towanda dijo...

Zifnab Vaya, no estoy sola ante el infortunio. Mira que intento hacer mi vida sencilla, pero siempre me pasa de todo. Gracias por tu solidaridad.


la-de-marbella Mi nuevo portátil se llama Towando, y es la pera limonera en cuanto a prestaciones. Es un poco mayor de tamaño que su hermano desaparecido pero sigue en el grupo de ?miniportátil?. Espero que me dure mucho.
Tampoco he ido de vacaciones de Semana Santa a Huelva. Llevo déficit de Andalucía este año.