jueves, abril 12, 2007

El corpimensor

Comentaba Telémaco en su post Estudio antropométrico el largo mínimo de la falda para no enseñar "las vergüenzas" en lugares públicos. Ilustraba el post una escena de un hombre sentado en el metro frente a una mujer. Los ojos del hombre buscaban intensamente el punto de convergencia de la parte superior de las piernas femeninas. Esto me recordó...



Él era grandote, algo fofo y con calva incipiente. Su despacho estaba en mi mismo pasillo y coincidíamos a menudo en la máquina de café. Cuando me cruzaba con él podía sentir su sucia mirada recorriendo mi cuerpo. Al principio me reservé mi opinión pensando que eran imaginaciones mías, pero la imaginación no tiene una naturaleza tan repetitiva. Pasado un tiempo comenté a una compañera la extraña forma de mirar del sujeto y pude comprobar que ya éramos dos las que pensábamos lo mismo.

Lo comentamos dentro del grupo de chicas del proyecto y el sentimiento de incomodidad al encontrar esa mirada era unánime. Nuestros cuchicheos transcendieron a la parte masculina de nuestro entorno próximo. Ellos corroboraron que se habían percatado de esa mirada acechadora. Uno de los chicos fue quien le puso el ingenioso mote que eclipsó su nombre para siempre.

El autor del mote es un ingeniero políglota(1) y experto lingüista que aunando ingenio y fondo de vocabulario dio con el término exacto "el corpimensor" para describir la mirada más sucia a este lado de la M-30. Aunque esta palabra no figure en la RAE, bien pudiera expresar el oficio de mirar detenidamente un cuerpo hasta determinar la medida exacta de un traje de madera.

El corpimensor desapareció de nuestra vida para nuestro alivio. Fue curioso que su equipo de trabajo se rebelase por su mala gestión y se quejase al mismísimo consejero delegado. Como eran otros tiempos se destituyó a el corpimensor(2) que deambuló cabizbajo por los pasillos unos seis meses hasta que un día se despidió del trabajo.

Con el tiempo lo que fue su despacho se convirtió en una zona abierta y ya no queda nada de lo que nos causó tanto desasosiego.

Nota de la autora: Mientras que escribía este post, se me adelantó Telémaco (a pesar de llevar la piedra a cuestas) y publicó El Catoblepas. Hubiera sido digno de ver las miradas cruzadas del Catoblepas y el Corpimensor

(1) Es co-autor de una gramática de swahili
(2) Hoy día un prenda como el corpimensor estaría destinado a la gloria y a los que protestaron les habrían castigado por su osadía.

¡¡Ni me menees!!

17 comentarios:

Julen dijo...

Pues yo creo que es porque era calvo. Además, quizá buscaba el interior de vuestra alma. Y para eso hay que fijarse mucho.
No obstante creo que hay que distinguir dos subespecies humanas de miradas que traspasan: los echaos palante, aquejados del síndrome del currela de la construcción, y los retorcidos, carne de cañón para psiquiatras en prácticas.
El corpimensor... bonito hombre... digo nombre.

Telémaco dijo...

Estaba tan ocupado midiendo y palpando con la mirada que no tenía tiempo de gestionar.

Menos mal que no era ciego, su actitud hubiese sido aún más desagradable.

Muxfin dijo...

En vez de telepatía, tenía optopatía.

Lula Towanda dijo...

Julen: No por mirar más fijo ni más tiempo se ver mejor. Por el mismo motivo levantando la voz no se expresa más claramente o por apretar los botones del mando a distancia con más fuerza se cambia antes de canal. No creo que su intención fuera ver nuestra alma, más bien se quedaba antes, en el cuerpo. ¿o es que el alma reside en sitios tan dispares como los senos o donde la espalda pierde su nombre?

Al corpimensor no lo veo subido a un andamio, más bien da el perfil en una película de sicópatas.

Telémaco: Si gestionaba con la misma sensibilidad con la que miraba, más que quejarse al consejero delegado le habrían partido las piernas o se habría llevado los dientes en un cucurucho.
Menos mal que no tenía mujeres a su cargo....
Los corpimensores ciegos son aun más de temer.

Muxfin: Muy agudo el neologismo. Como se te notan las influencias de tus investigaciones. Podrías incluir al corpimensor como un transmisor óptico de malas vibraciones.

la-de-marbella dijo...

Pues tuvisteis suerte que ocurriera entonces. Que espanto de especimen y que bien bautizado jajaja.He estado con PiL, TE ENVIÉ BESOS

almena dijo...

mmm no cantes victoria... ¿te imaginas una segunda parte titulada...
"La mirada del corpimensor ataca de nuevo"?
;)

Kotinussa dijo...

Ejemplar bien conocido de la fauna ibérica (no digo que no exista en otros ecosistemas, simplemente no tengo datos). No existe el menor peligro de que esta especie se extinga.

Otra característica es que suele ser de un aspecto bastante repugnante. Los corpimensores jóvenes, guapetes y con aspecto limpio y sanote, esos sí que son raros.

Muxfin dijo...

Lula, el transmisor óptico de malas vibraciones se vuelve peligroso cuando se convierte en L.A.S.E.R. (Lascivo Acechando Señoritas En Retretes).

Anónimo dijo...

Me enseñaron que lo mejor para "ver", es cerrar los Ojos.

Pero hay que tener imaginación, experiencia, respeto y dejarse llevar.

Andrómaco

chousas dijo...

Qué asco de gente hay por ahí suelte...
Sé que a veces no se puede evitar el mirar, somos machos de Homo sapiens al fin y al cabo.
Sin embargo se puede hacer con elegancia y sin que se note ni moleste ¡leñe!

Enrique Sabaté dijo...

No sé que decir; porque a mí se me van muchas veces los ojos y aunque me reprendo a mí mismo después se me olvidda. Pero procuro que no se me note. Al menos hay algo que es cierto siempre miro a los ojos cuando hablo. Y como dice chousas procuro no molestar.

Salud.

Galufante dijo...

Eso te pasa por no respetar el código deontológico de TID...nunca la minifalda más corta que la desconfianza...

Agur.

Galufante dijo...

Por cierto...He dicho...eso??? Que San Padilla Bendito me perdone...

Agur.

Anónimo dijo...

No quería sino deicrte que un mundo mejor siempre te espera, más allá de los astros.
No es sólo un sueño, también es la urgencia por el dolor de tanta gente, desheredados de todo, de todo menos de...
el gozo de inventarse un mañana más bello y digno en el que por fin salga el sol...


Lluis Llach
para Amnistía Internacional

admc

Zifnab dijo...

No se si procede pero... ejerzamos de letrado satánico

A mi ese tipo de gente me da mucha más pena que asco. Ni son agraables ni nadie les tiene por tales y eso les deja muy solos. Y no creo que su aspecto físico les ayude nada

Se que no me explico así que lo dejo aquí

Se feliz

mint dijo...

Hace días leía los resultados de un fantástico estudio de esos que alguien paga para que en alguna Universidad no se aburran que concluía que ante la visión de una mujer desnuda la mayoría de los hombres dirigen la mirada hacia el rostro. No insinúo que esa sea la solución, pero tiene su gracia. Comprimensores hay en todas partes. Aquí a un determinado despacho le llamábamos la sala de rayos X, adivina por qué. Yo sin gafas no veo tres en un burro y a veces me gusta quitármelas para descansar la mirada en el infinito que en mi caso es la nada, pero así sin darme cuenta puedo estar fijando la vista en alguien que tal vez se sienta incomodo y alguna vez me llevaré un tortazo porque alguien me confunda con un comprimersor, que peligro. Lo tendré en cuenta e iré con más cuidado. Un beso.

Lula Towanda dijo...

Marbellí En Marbella con tanta luz y tanta chica guapa los comprimensores se pueden quedar ciegos

Almena Si me encuentro un corpimensor, creo que miraría a otras más jóvenes. La ventaja de cumplir años...

Kotinussa Creo que la especie está extendida por toda la tierra, aunque los asiáticos con esa mirada no se sabe si se están durmiendo. Benny Hill fue un corpimensor que se ganó la vida con ello.

Muxfin Muy ingenioso. Siempre he pensado que el laser tiene sus peligros.

Anónimo Si imaginas sin ofender, imagina lo que quieras

Chousas Es que hay machos homo sapiens que la parte sapien la tienen atrofiada.

Enrique Pues mira a los ojos o a zonas neutras. No creo que un poeta como tu ofenda con la mirada

Paisano Supongo que te refieres a Padilla sobrino, porque el tío tiene demasiada llaneza para decir algo así. Anteponerle el San y posponerle el bendito es pasarse un rato.

Zifnab A mi no me dan pena, me dan asco.

Mint La miradas miopes se perciben, no te preocupes. Vuestro rayos X podría pertenecer al mismo club que el corpimensor.