viernes, diciembre 14, 2007

El síndrome de Almería


Dedicado al mago Zifnab que se ha evaporado sin que me de tiempo a contarle el influjo de Almería en mi vida.

Pensaba escribir cronológicamente la influencia de Almería en mi Destino comenzando por el post historia de una casa (una de amor), pero un suceso ocurrido recientemente le ha dado la vuelta a mi intención como a un calcetín. Empezaré por el final y bucearé en las raíces de mi extraño síndrome de Almería.

El pasado puente de la Constitución me llevó de nuevo a Almería a participar en un torneo de golf. Era un buen paréntesis en mi agitada vida de triple play como estudiante, profesora y trabajadora. Me merecía un descanso pero no un giro total hacia el cero play.

Todo ocurrió el día de La Inmaculada, día 8. En el hoyo 2 me resbalé y al poner la mano para amortiguar el golpe, me lesioné. Mi mano derecha quedó extrañamente unida a mi brazo y acudió solidariamente en su ayuda mi mano izquierda para sustentar esta unión. Me llevaron en buggy a la casa club y desde allí una ambulancia me condujo al ambulatorio del pueblo más cercano, Vera. Con el diagnóstico de fractura de Colles me trasladaron al hospital de La Inmaculada(1), en Huercal-Overa.

Me atendieron bastante rápido y bien. El traumatólogo de guardia me inspiró mucha confianza. Me pusieron anestesia local y me redujeron la fractura como si jugaran al tug of war con mi brazo, a un lado dos ATS, al otro, el traumatólogo. Quedó el juego en empate, el hueso en su sitio y mi brazo envuelto en blanco yeso. Al dar las gracias al médico de guardia por una atención tan eficaz, me refunfuño que habría sido más rápida si funcionase la informática como Dios manda. Me fijé que llevaba una chapita prendida en la bata que decía: "por unas urgencias dignas". Callé mi condición de informática, lamenté que a veces la tecnología sea más una barrera que una ayuda.

Almería me ha dejado esta vez con una sola mano para afrontar mis quehaceres. Con la baja laboral alguna amenaza se cierne en mis futuras actividades y no sé las consecuencias que puede acarrearme. Mis alumnos se quedan huérfanos de tutorías y a mi faceta de estudiante le faltan dedos para finalizar el trabajo de Doctorado.

Tendré que adaptarme, ¡qué remedio! Pero a Dios pongo por testigo que no volveré a Almería para ser dueña de mi Destino.

Continuara la historia hacia atrás...


(1) Curiosa coincidencia de nombres.

¡¡Ni me menees!!

20 comentarios:

antonio dijo...

No sabía que tu nombre fuera Inmaculada; te puedo llamar ¿Inma?.

Vaya mala pata y qué coincidencia lo del brazo, que mejores.

FelicidadEs, Lula:)

Rrío dijo...

Querida Lula: hay que tener valor, o vicio según se mire, para escribir los blog con una mano. ¿O has conseguido un asistente?.

En fín es lo que tiene acudir al desierto para jugar al golf, a veces la naturaleza toma venganza. Lo siento por tí que seguro no tienes la culpa.

Aunque ya no se puede decir que Vera sea un desierto. Lo era hace veinte años, cuando empecé a ir allí. Ahora es casi una sucursal del Foro.

Bueno aprovecha y disfruta de la vida de voyeur, durante un tiempo.

Bss.

Julen dijo...

Usa la izquierda y prueba con el hemisferio derecho del cerebro. Tienes toda una oportunidad ante ti. Además, yo que tu pedía mimos. Bueno, los exigiría.

Lula Towanda dijo...

Antonio: No me llamo Inma, aunque mi nombre es inmaculado radiante. No me olvidaré de la Inmaculada en la vida.
Tengo pendiente de publicar la versión de mi amigo virtual Harry van den Berselaar sobre El milagro de Empel que ocurrió el día de la Inmaculada.
Te encantará la historia de cómo conocí a Harry.

rrio: Viciosa total. Con un sólo dedo :-).
Ya sabes que hace más de veinte años que estuve por allí a la fuerza.
Procuraré descansar la mano y leer mucho.

Julen: probaré a combinar mano izquierda y hemisferio derecho. Espero que no ma salga la ventana azul de microchop.

La vida con una mano no es fácil. Estoy en manos de los míos que se están portando divinamente.

Telémaco dijo...

¿Romperse el radio jugando al golf?. Hubiese sido más normal con la bicicleta.

Espero que te mejores rápido, pero mientras tanto déjate querer.

Lula Towanda dijo...

Telemaco: Gracias tus deseos.
Cuando los dioses andan jugando con el destino de los pobres mortales, da igual el momento en el que te cae el rayo.

almena dijo...

mmm ¡vaya, Lula! si es que te lo tengo dicho, que el mejor deporte es el parchís.

Que te mejores rápidamente,, guapísima.

Un abrazo

Lula Towanda dijo...

almena: Gracias Almena.
Pues si, el deporte es un riesgo, pero cuando una es un pato le pasa hasta jugando al parchís. Imagínate que me agacho a coger un dado que de ha caído al suelo y me escurro de la silla y pongo la mano. ¡zas! fractura de Colles

Kotinussa dijo...

Me pasé toda la infancia deseando que me pusieran una escayola en algún sitio, muy enfadada porque mi hermano la tuvo en una pierna. A los 40 más o menos un simple esguince de tobillo me pareció la peor faena del mundo, porque tenía "millones de cosas que hacer que no podían esperar" (sobre todo de trabajo). Lo que me demuestra que, aunque pasen los años, sigo igual de idiota.

Lula Towanda dijo...

Kotinussa: Nunca sentí envidia por la escayola, pero estoy rabiando por las limitaciones de tener una sola mano y torpe, en vez de relajarme y descansar. Con los años tampoco he aprendido.

Joseph Cartaphilus dijo...

Zifnab, hostia eso era

Un tipo que se llamaba así pasó por esta isla de los huevos y me recomendó su sitio

Me dijo, como era, si que fuera usted feliz y que sentía mucho lo de su brazo, bueno esto no lo dijo el, pero se lo digo yo

Pues eso, dichosa memoria

la-de-marbella dijo...

Querida Lula, que rabia!!!!! Yo me pongo a llorar e inundo Almeria. Como eres una Superchica sacarás adelante todo con escayola o sin ella. Si puedo ayudarte en algo, aqui estoy. Besos y que te recuperes lo antes posible. (Mi marido ha estado igual por una caida tonta)

chousas dijo...

Vaya... Cuídate ese brazo, e intenta tomártelo como unas vacaciones extras, aunque si no eres zurda supongo que será algo difícil ver las cosas de ese modo...
¡Ahora lo que falta es llenar la escayola de firmas y monigotes varios, que blanca es muy sosa! ^^

Miguel Arribas dijo...

Lula:
Las lesiones deportivas. aunque tremendamente molestas tienen,como casi todo en la vida, un lado positivo: adornan el curriculum golfístico,dan ocasión a escribir su anecdotario, y lo que es más importante permiten recibir tantas pruebas de afecto como las que estás recibiendo estos días.
Recupérate pronto. Besos
Miguel

Alcaide dijo...

Espero que no sea nada lo del brazo. No obstante te puedes consolar pensando en el dicho... "Siempre se puede estar un punto más jodido".

Un abrazo

Lula Towanda dijo...

Joseph Cartaphilus : Vas a estar muy solito en la isla estas Navidades. Zifnab parece que consiguió salir de la isla, pero claro, él era mago. Seguro que te dijo: se féliz.
Podrás en su nombre conocer mi síndrome de Almería

Marbellí: Muchas gracias por tus deseos. Estoy bastante discapacitada y dependo de los demás pero a cambio puedo comprobar lo mucho que me quieren.
Ya volveré a la hiperactividad cuando tenga mis dos manos operativas.

chousas: Muchas gracias por tus deseos. La escayola la voy llenando de firmas, la pena es que no puedo poner las vuestras.

Miguel: Cuando digo que me he lesionado jugando al golf, la verdad es que se tronchan de risa. Lo más tierno son las pruebas de afecto de mi mundo virtual tan emotivo como el real.

Alcaide: Un honor tener un filophone en este blog. No creas que que no pensé en el punto más bajo, es más, cuando vi aparecer a un traumatólogo competente pensé que podría haber sido peor.
Veremos que nos depara la vida estando preparados para un Destino caprichoso que le gusta empujarnos por el tobogán de la vida.

María dijo...

Vaya Lula! Un accidente deportivo, eso engrosa el currículum ¿no?. Ahora un "descanso" obligatorio en todas esas cosas que haces y seguro que no querido porque como dices, hay cosas que se notarán, por el parón. Espero que mejores pronto y rápido. Un beso fuerte y feliz Navidad.

Lula Towanda dijo...

María: Gracias por tus palabras. Esto que me ha pasado en un laparón deportivo que solo despierta risa. De está me recuperare, como de tantas cosas.
No tengo tu e-mail y no te he podido felicitar las Navidades, así que aprovecho este medio para hacerlo.

Mayte Díez M dijo...

Menuda avería.Impresiona un montón. Y más el comprobar todo lo que has escrito con una mano. Valiente.
Mayte.

Lula Towanda dijo...

Mayte: Muchas gracias por preocuparte por mi. Con ayuda de la escayola enderezaremos esa mano derechona.