domingo, marzo 16, 2008

Un hueco


Tanto tiempo con las puertas cerradas, que una noche de humo decidió abrirlas. El humo la condujo hasta el hueco de su cuello, que mordió contra todo pronóstico.

Y en menos de una luna se encontró fantaseando con ese hueco. A la hora de elegir la ropa que fijara su mirada. Ensayando sonrisas frente al espejo para encontrar la más pícara. ¿Qué vino le gustará? ¿Qué cuento le contaré hoy?

Ahora, con el verde del billar cerca de la idea de ese cuello, apura la copa de vino junto a la puerta, contemplando en la noche su soledad desde afuera, cobijada en el estremecimiento de un hueco largamente presentido.

¡¡Ni me menees!!

9 comentarios:

janebeta7 dijo...

me recuerda a la "escala de los mapas", de Belén Gopegui..

Miguel Arribas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Arribas dijo...

Tu post es como un pequeño y bello poema en prosa: poético, sugerente, un algo desesperanzador.

Obliga, afortunadamente, a una repetida lectura, buscando ir desvelando lentamente su rico lenguaje oculto.

Besos

am dijo...

El vino es la sangre de la tierra, verde antes de madurar la mies al sol dorada.

La mejor luna, la llena de este viernes, solsticio de primavera y el mejor cuento la vida. Ella siempre es Bella. La noche es la luz del cielo.

El hueco, lo presentido, el femenino donde verternos. La soledad no existe, ni queriendo. A mí, por ejemplo, me sigue a todos lados.

Hermoso y ambigú texto; S.M.
El hueco, es todo nuestro.

Un abrazo

S.M. dijo...

janabeta7:
He buscado la referencia de LA ESCALA DE LOS MAPAS y despertó mi curiosidad. Gracias por la sugerencia.

Miguel Arribas:
El humo, me temo, nubla a la par que sugiere. ¿Como el vino?
Salud.

am:
Tremendo, tu comentario. Y certero el recordatorio de la cita con el solsticio.

"el hueco, lo presentido, el femenino donde verternos" ¡QUÉ BONITO!

¿Acaso no somos hueco tanto como materia?
Salud

am dijo...

¿PPP?

Anónimo dijo...

aprop.

am dijo...

Humo; Dícese de bomba o cortina utilizada para distraer, tapar o disimular algo.
Al efecto de la combustión.
En CentroEuropa, para referirse a la Bisexualidad (GeniBer)

Humo; Obra de Juan Carlo R., protagonizada por Juan Luis Galiardo.

Un famoso terapeuta especializado en que las masas dejen de fumar , cuando se queda a solas le falta tiempo para encender un cigarrillo. Miente. Pero a pesar de su doble moral es un gran comunicador y consigue su propósito. Su exitosa guira le lleva hasta la ciudad en la que su ex-mujer trabaja como periodista en una revista local de segunda división. Y decide ir a visitarla para destapar algunas verdades y mentiras de su matrimonio. Necesita un poco de luz en su vacía y descreída existencia.

Fuente: Asociación de Autores de Teatro

Lucky Lucke dijo...

Humo: Plano de la isla del tesoro de nuestra libertad. Una libertad creada por el sueño que, como en el mito de Teseo enfrentándose al Minotauro, es capaz de salir de la "oscura caverna" hacia la luz que la razón poética teje, hacia el claro del bosque-templo desde el cual es posible ponerse en contacto con lo otro, entendiéndolo como fruto de la capacidad humana de imaginar.

Puente y abismo, cabina de iniciación y fruto de la matraz de alquimista donde se puede crear "un mundo". O refundarlo. Ejercicio de amor sin condiciones. Espejo y agua de la memoria. Una memoria que no lo es sólo del pasado, sino, más que nunca, del porvenir.

BainG BainG, S.M.
Salu2