miércoles, septiembre 14, 2005

Románticos y Tenorios


Escribió mi poeta favorito, D. Luis de Góngora y Argote, en un alarde de cinismo la siguiente coplilla:

Manda Amor en su fatiga
Que se sienta y no se diga;
Pero a mí más me contenta
Que se diga y no se sienta.

Frente a la postura del Romántico que ama en silencio sufriendo, aparece la figura del Tenorio, tramposo en el amor, cuya conducta moralmente reprobable, está enfocada al goce de los sentidos sin padecer el mal de amores. Si extrapolamos la actitud del enamorado al plano laboral, dejando a un lado los inclasificables, la gran mayoría que nos queda, se decanta por la postura Romántica o se orienta hacia el modelo Tenorio.

El profesional Romántico, es persona hacendosa, competente y responsable. Tiene por costumbre razonar y ser coherente en sus acciones. Por eso, cuando sus jefes le piden que haga algo que él considera inapropiado, contesta: NO(1), dando sesudas razones para justificar su negativa. No vamos a entrar en términos escatológicos para explicar lo que hacen los jefes con esas sensatas consideraciones, sólo comentar que vuelven a insistir hasta que al final, el Romántico, masticándose el NO, termina haciendo el trabajo.

El Tenorio laboral, es perezoso, inepto e irresponsable. Trabaja con ahínco para no hacer nada. Por eso, cuando sus jefes le encomiendan un trabajo, siempre dice: SI, y desaparece sin dar muchas explicaciones. Nada más lejos de la realidad que sus intenciones sean dedicar el más mínimo esfuerzo para cumplir con la misión encomendada. Por supuesto que el trabajo nunca lo realizará, pero la culpa recaerá sobre algún Romántico que no esté al quite.

El desarrollo profesional es más factible y frecuente entre los Tenorios, debido a la buena imagen que se van labrando de personas colaboradoras, que siempre tienen un sí en la boca. Aunque parezca mentira no quedan fácilmente al descubierto, la memoria selectiva juega a su favor y los jefes van sumando sólo las promesas de trabajo de los Tenorios.

Sin embargo, los Románticos se van gestando inconscientemente una leyenda de conflictivos, su reluctancia hace que se cuente cada vez menos con ellos, terminando en la marginación laboral. En su debe se suman sus negativas, pero en su haber no se computan sus trabajos finalizados.

Al final, el sacrificio de los Románticos es en vano, como demuestra el siguiente análisis de situación sobre la evolución de los encargos:

Fuente: La experiencia, que es un grado

Por este motivo me voy a dejar de romanticismos y bajo el lema de "Ella siempre dice sí", sacado del título de la película que protagonizo Kim Basinger, iniciaré un nuevo camino siguiendo los pasos de "El Burlador de Sevilla".


(1) Hubo tiempos que en el decálogo de la cultura de las empresas, uno de los preceptos era "Saber decir NO". Evidentemente este artículo ha sido abolido por decreto-ley.


Sección-Fauna Humana

¡¡Ni me menees!!

12 comentarios:

Telémaco dijo...

Decisión acertada Lula. Espero que consigas seguir la nueva estrategia, lo cual pienso que te será difícil ,porque el que nace romántico muere romántico.

Yo también tome esa misma decisión hace unos años, pero no sé porqué tengo la sospecha de que cada vez que digo "SI" cuando estoy pensando que "NO", se me nota en la cara.

Por cierto, cuando te pregunten "¿Y para cuando?", debes contestar "para mañana".

chousas dijo...

Pues para otras cosas no, pero laboralmente hablando decididamente no soy un romántico según tu definición...
Ahora un tenorio tampoco soy.

Cuando me dicen "haz esto" y es moralmente reprobable, como uno ya está harto de dar razones para que no se escuchen, contesto "es una chapuza pero bueno, soy un mercenario" :P

Anónimo dijo...

Estimada paisana...Acertado análisis de la fauna laboral...Sabes lo que te digo? Que a pesar de los pesares...seguiré siendo un ROMANTICO...Es una cuestión de principios...Lo llevo claro, verdad?

Agur.

María dijo...

Claro, conciso, real, increíblemente cierto. Enhorabuena!. Me encuadro dentro de los románticos: digo NO, razono, expongo, doy ideas,... y la respuesta es que me quejo. Pero sigo siéndolo. Puede que alguna vez me haya planteado ser un Tenorio, pero no lo consigo. No sé si es cuestión de práctica o de que "se nace en vez de que se hace".
Suerte al seguir los pasos de "El Burlador de Sevilla".

mapashita dijo...

Muy acertado tu comentario.
He conocido algunos tenorios y lo malo es que son los que al final viven como reyes y dejan las preocupaciones (si las tienen) en la puerta cuando salen.
Yo también quiero ser la reina de escaqueo!!!

indah dijo...

Vayaaaaa, así que en los trabajos ¿también están los dos modelos?, qué cosas, y eso que de ellos se habló ya hace más de dos mil siglos. Sí, en el Evangelio se cuenta la parábola del hijo que siempre respondía a su padre "ahora mismo voy" y nunca iba, y del que siempre protestaba pero luego lo hacía. No, ahora que lo pienso, es igual, sí, pero no es lo mismo.

Yo creo que sería de los Románticos. Cachis en los mengues, pues tal como lo explicas, mal asunto...

El Tenorio me gustó cuando lo leí, y también cuando tuve ocasión de ver la obra en el teatro, pero no sé si volvería a leerlo. Sin embargo cuando tengo ganas de reírme o estoy un poquín triste o, bueno, cuando los problemillas más que eso parecen indios rodeándonos, leo "La venganza de don Mendo" de Múñoz Seca, y aún lloro de risa con algunas 'escenas'. Yo creo que incluso es medicinal.

Difícil situación, pero decidas lo que decidas: ¡suerte Lula!, que sea lo que tu esperabas.

pablo dijo...

pues de momento eso del trabajo no lo he tenido que probar pero no sé como sería, últimamente me sorprendo a mi mismo y no sé si para bien o para mal :)

mint dijo...

Realmente tienes algo de niña sicopata, nos has puesto a todos a reflexionar sobre lo que somos. Tenorios? Románticos? No sé, buenas y malas personas que también se manifiestan en el trabajo de la manera que son. Y también hay épocas. Hubo un tiempo que puse un letrero bien grande detrás mio "A nosotros no nos pagan por pensar", para que no se me olvidará a mi ni a ninguno de mis compañeros. También empezabamos las conversaciones telefónicas con un "no me preguntes lo que pienso, me han dicho que te diga que...", ni romanticos ni tenorios, subersivos y además sobrevivimos. Tu haz lo que quieras, si decides cambiar cambia, pero mucho me temo que a lo único que puedes aspirar es a disfrazarte. Y no creo que una romantica disfrazada de tenorio, dé mucho el pego. Es como si la Terelu de tus amores pasara a presentar el telediario de la noche. Cómico seguro, pero poco creible. Yo, si con el cambio continuas siendo, al menos la mitad de interesante que ahora, ya me conformo.

la-de-marbella dijo...

Hola Lula, Definitivamente soy romantica en el trabajo, sino de que iba a aguantar lo que aguanto. Sin embargo en lo de decir que NO me estoy espabilando, ahora digo mucho: puede ser, quizas, ya veremos ó mi dicho favorito: mañana será otro día, seguro que algo pasará. (no sabes que caras me ponen cuando lo digo) Saludos Marbellís, Ahhhh Cadiz Genial y mi madre como una niña descalza en la arena: Feliz.

cerise dijo...

Sin ninguna duda viven mucho mejor los tenorios!!!!
Soy romantica y asi me va!!!!!!!!

Lula Towanda dijo...

Telémaco Veo ya has andado parte del camino, muchas gracias por tus consejos. Es difícil, pero hay que intentarlo al menos en las formas. El esfuerzo del romántico es poco pragmático y siento la curiosidad de sentirme Tenoria, al menos de cara a la galería. ¿daré el pego? Voy a ensayar en el espejo eso de "Para mañana" hasta que no me dé la risa.

Chousas Pues te veo Romántico pero no recalcitrante, te has dado cuenta de la inutilidad de discutir con razones, pero no has llegado al punto de mentir compulsivamente. Lo justificas con lo del mercenario, es un punto intermedio. Yo no puedo quedarme en el punto medio : Odio a Aristóteles.

Paisano Prepárate para una vida llena de sobresaltos y despídete del BMW.

María Es que eres muy buena persona y no te sale lo de mentir. Yo creo que tengo un fondo psicópata que debidamente trabajado puede dar sus frutos :-). Gracias por desearme suerte.

mapashita Cuanta razón tienes, los tenorios viven muy bien, libre de preocupaciones

indah Ahora que lo dices, también está el modelo de la parábola del evangelio que se ajusta más fielmente a estos dos perfiles. La he buscado y la he encontrado: en
http://www.amen-amen.net/jesus/parabolas/212832.htm
Evangelio de Mateo. 21:28-32.
Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, vé hoy a trabajar en mi viña. Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.
Mensaje: los románticos irán al cielo después de una vida de marginación en la tierra.
A mi también me encanta la venganza de Don Mendo y mis versos favoritos del Tenorio son:
Clamé al cielo y no me oyó
Mas si sus puertas me cierra
De mis pasos en la tierra
Responda el cielo y no yo

(tendrá cara el tío)

Pablo Reflexiona, que esta actitud se manifiesta en el trabajo pero viene de antes...
Mint Jajajaja nunca habría cabido en mi imaginación poner a Terelu a presentar un telediario. Todo puede ocurrir, hasta que consiga disimular que soy una romántica, porque convertirme en una Tenoria convencida es bastante imposible, pero andar por el camino fácil del burlador de Sevilla puede ser divertido. Al final me disfrazaré de Tenoria y seré una subversiva encantadora, libre de preocupaciones (soñar no cuesta nada)

Marbellí Ya veo que eres una romántica que se está espabilando. Puedes añadir a tu glosario de términos alternativos al no rotundo. "Perfecto, que buena idea, pero en este momento no puedo adquirir este compromiso, dame tiempo para pensarlo con más calma". Suena muy político ¿no?

Cerise Habrá que mejorar la vida de los románticos, que el cielo ya lo tenemos ganado.

angel dijo...

He pasado a conocer tu blog, que me ha gustado mucho, y a invitarte al mío. Es de poesía. Espero te agrade.....Saludos