martes, mayo 29, 2007

I+D de la Barba

En estos días en los que La Cabra Margarita se debate con su dilema entre someterse o rebelarse, he vivido una situación innovadora que rebasa la cuestión profesional. Dado el poco margen que a veces nos deja nuestro triángulo vital (familia-trabajo-amigos) he pensado que un buen modo de innovar en lo personal es dejarme, por segunda vez en mi vida, barba.

Dice un conocido (mío) consultor y alpinista que innovar es hacer algo nuevo para lo que necesitas formación. Ni corto ni perezoso, he abierto el Google de cristal y me he lanzado a investigar modos y maneras, pros y contras, de la barba.

Mi búsqueda se orientó en principio a las diversas opciones disponibles: solo bigote, perilla y bigote, barba retocada, o barba salvaje. La búsqueda de ejemplos gráficos me dejó sin embargo una incertidumbre y un deseo: A ver si a alguien se le ocurre de una vez crear un sitio WEB donde pongas tu cara y te dibujen las variadas opciones barbudas encima, de forma que te ayuden a decidir el mejor aspecto personal. ¿O a lo mejor ya existe?: se dice que en Internet, cualquier cosa que se te ocurra ya se le ha ocurrido a alguien antes. Otra cosa es que tenga bemoles para ponerlo en marcha.

Al poco tiempo me topo con un curioso sitio: el Manifiesto de la Barba . Dice, entre otras afirmaciones, lo siguiente: "Porque, en los tiempos que corren, cometer voluntariamente un acto cuya consecuencia directa es mermar tu belleza y tu aparente juventud es valiente, muy valiente"
.

Jobar, mal empezamos. O sea que debo sacrificar mi ya dudoso atractivo por una probablemente desagradable apariencia. Bueno, no fiándome mucho de este militante manifiesto, sigo adelante con mi proyecto.

Enseguida descubres que una barba bien cuidada da mucho más trabajo que ninguna barba en absoluto. Hay que perfilarla y recortarla de vez en cuando, y por supuesto tienes que seguir afeitandote a diario las zonas carentes de barba. Además hay que tomar decisiones sobre las zonas pilosas que deben ser eliminadas, y las que pueden proliferar libremente. Para colmo, en verano tienes que quitartela para evitar que la zona barbuda desiguale tu moreno facial. Estoy claramente atravesando la fase más difícil de los proyectos: el paso a producción.

Como todo proyecto de I+D que se precie, he obtenido los correspondientes indicadores de impacto del proyecto, realizados en mi entorno sociofamiliolaboral, o sea todos aquellos con los que cruzo más de dos palabras a la semana, y que son los siguientes:
  • Me deja indiferente / me hago el loco: 20% (alguno te mira fijamente pero se calla)
  • ¿Qué te está pasando en la cara?: 60% (principalmente personal masculino)
  • Vaya coquetería que te ha dado: 20% (principalmente personal femenino)
  • A ver cuando te quitas esos pelos: 1% (mi madre, encantadoramente conservadora)

Mi conclusión subjetiva no puede ser más positiva: en el ámbito que realmente me interesa, que es el femenino, ha sido todo un éxito, y ha reforzado mi, a veces flaqueante, masculinidad.

(PD. A tod@s los que penséis que la barba es sólo cosa de hombres, leeros el Manifiesto de la Barba )

¡¡Ni me menees!!

6 comentarios:

Virginia dijo...

Me encantan las barbas, aunque esa tiene pinta de que pincha, prefiero las mulliditas. Mi consejo que la dejes más larga.

Germán dijo...

Que curioso, yo he hecho el camino contrario y también tengo la sensación de que el público que me interesa, que es el mismo que el tuyo las mujeres, me ve mejor sin barba. Tengo 52 años y más de la mitad de mi vida con barba, y ahora creo que me ven mejor "sin" porque yo me siento más a gusto conmigo mismo de ese modo.
Pero tu caso es otro. Adelante con los pelos.

Rrío dijo...

Virginia: no pincha. Es bastante bastante suave, aunque curiosamente al crecer se pone más recia. ¡Qué pena que ayer no te pude ver en el B&B y demstrarlo en directo!

Germán: Los caminos son para andarlos. Unos vamos cuando otros volvéis. Como curiosidad, cuando hice la mili me dejé barba, pero me daba tal aspecto de Guardia Civil que me pasé treinta años sin volverlo a intentar.

En fin, ya sabes lo que se dice, en la guerra y en el amor todo vale.

Chica Gato dijo...

El camino es lo de menos, lo que le interesa al mundo femenino es el cambio (que no es lo mismo que innovar.
En el caso de Rio si lo que se pretende es innovar le sugiero buscar otro modelo de barba menos clásico. Me pregunto si en mi caso tambien tendre más exito con el mundo masculino si me dejo crecer la barba y el bigote?

Rrío dijo...

Siempre tan provocadora, Chica Gato. Según la ecuación de mi amigo consultor, innovación=cambio+formación, si tú quieres aportar la parte formativa (y creativa) estoy a tu disposición cuando gustes.

Respecto a dejarte crecer barba, no deja de tener su morbo, aunque se suele considerar más erótico que os depileis la barba (si, la barba esa que os sale por debajo del ombligo) o incluso mejor, dejar que os la depilen. ;-)

Juan Luis [eTc] dijo...

Gracias, por el buen rato del que he disfrutado. Como suele ser habitual en este blog.