lunes, julio 23, 2007

SensoMEME


Querid@s tod@s: de un tiempo a esta parte, estoy escribiendo un conjunto de post dedicados a los cinco sentidos. Mientras termino el último, dedicado al oído, que lleva una compleja elaboración como veréis, se me ocurrió proponer un pequeño juego: un SensoMEME.

Seria este tal Meme Sensorial una enumeración de aquellas sensaciones especiales, únicas, evocadoras, sensuales, que cada uno de nosotros tenemos en nuestra memoria de cada uno de nuestros cinco sentidos. Dichos son: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto.

La Vista

La vista, junto con el oído, son dos de los más adulterados hoy día por esta "sociedad mediática". Por ello es en el que estamos tan saturados de sensaciones que nos costaría trabajo encontrar algo evocador. Así que en mi memoria resisten recuerdos anteriores a esta explosión: Por ejemplo la primera vez que ví una pantalla de televisión, en mi casa, a la vuelta de mis vacaciones, por supuesto en blanco y negro, cuando estaban poniendo una película de la época del Rey Sol. Recuerdo que compramos un plastico coloreado que se ponía delante: azul en la zona superior, marron en la central, y verde abajo. Perfecto para un paisaje de montañas. Pésimo para un concierto de clásica.

Pero una imagen, que miré por un segundo, en una revista, en el Rastro, cuando todavía la censura franquista cercenaba este tipo de cosas, de un cuerpo femenino desnudo, de un triángulo negro entre las piernas, la primera vez que lo veía, que me impactó a pesar de lo breve y fugaz.

El Oído

Tendemos a asociar este sentido con la música. La música tiene también un gran poder evocador. Me acuerdo precisamente de una canción "El Soldadito" que asociaba a esas mañanas de domingo en el Rastro, donde repasaba tiendas y puestos a la búsqueda de tesoros baratos, que entre los puestos de los chatarreros encontraba a veces.

Pero también para este sentido voy a hacer un cambio de escenario. Me voy ahora a las montañas, al valle del Jerte, a una noche estrellada, junto a una mujer, donde tumbados en un puente, cabeza contra cabeza, boca contra oído, oido contra boca, nos hablábamos. No recuerdo ni lo que decíamos ni siquiera el nombre de ella. Pero recuerdo una inmensidad sonora, profunda, en su voz, como nunca después la he vuelto a sentir.

El Olfato

El gusto y el olfato son generalmente asociados con nuestras funciónes metabólicas, como fuente de placeres alimenticios y bebeticios. El olfato por supuesto tiene un gran poder evocador aparte de éstos usos, y son los otros usos asociados a la función reproductora. La industria del perfume lo sabe bien. Así como las mariposas Monarca. Pero si me permitis, antes voy a recordar algunos otros olores interesantes.

Un olor que me sorprende siempre es el que hay en el paso elevado del flamante carril bici sobre la carretera de Castilla. Si pasais por allí, inevitablemente toparéis con el olor a estiércol de los establos de los caballos del club de campo. Pero por su sensualidad, mi olor favorito es el de las gardenias, un olor vainillado, pegajoso y único.

El Gusto

Ya lo hemos dicho: el gusto se utiliza para comer y beber. Y no solamente alimentos, como algún@ agud@ lector@ habrá imaginado. Vaya, no sé en que estaréis pensando. Yo pensaba en cosas como: el sabor de la cocaína, que en las películas los polis y los camellos usan para calibrar el género. Y, sí, el sabor de los besos, que como los perfumes, forman una química mágica que desencadena la mezcla entre los elementos externos cuando son aplicados a un cuerpo orgánico y vivo, con resultados inesperados, siempre únicos y subyugantes.

Pero yo me voy a quedar con un sabor más básico, más vital, más común pero igual de especial: el sabor del mar, el sabor salado intenso de ese agua, la primera vez que me bañé en él, y que recuerdo perfectamente, en el pueblo, ahora ciudad de levante, Oliva.

El Tacto

Rematamos pues el círculo del SensoMEME con este sentido, que resiste aún la invasión tecnológica y comercial, tan básico y esencial que es el primero que el recien nacido disfruta, con su madre, antes que ningún otro. Tan importante que la privación completa del sentido del tacto lleva a la locura en muy poco tiempo.

El tacto sin embargo está en un segundo plano en la vida diaria, donde el resto de los sentidos toman protagonismo. Por eso el tacto resurge en la oscuridad de la noche. Muchos tendreis recuerdos táctiles de un cine, o de una noche apasionada. Otro momento donde el tacto recobra protagonismo es en el baile en pareja, sea el baile agarrado de antaño o los modernos bailes latinos. El roce, la caricia casi obligada por el guión, especialmente en alguno de ellos como la bachata, descaradamente voluptuosa. Con el musical roce de cuerpos de este baile dominicano me voy a quedar, por el momento, por ser mi más vivo recuerdo ahora.

Y ahora, os cedo la palabra. ¿Cuáles son vuestros recuerdos más intensos asociados con cada uno de vuestros cinco sentidos?

¡¡Ni me menees!!

6 comentarios:

reikiaduo dijo...

Sí que la salsa y sobre todo la bachata son sensualmente rozadoras, pero el tango argentino bailado "a la argentina...."

ADMC dijo...

Te lo cuento en otro post.
Acepto el MEME, en los cinco sentidos.

Saludín con la mano, mientras el ojo guiña y el oído se despide con un raro sabor a menta en la garganta, mientras el olfato sabe que luego vas a volver.
Bss

ADMC dijo...

Ya está ;
Oído Senso MEME

Salud¡

bernardinas dijo...

Adoro la hiperestesia. Si me permites, te recomiendo un libro que te resultará muy sugerente: Diane Ackerman, 'Una historia natural de los sentidos', ed. Anagrama. Luego escribió una 'Historia natural del amor' que ya no me interesó tanto. Muy buena idea, no apta para improvisaciones.

Lula Towanda dijo...

Me ha encantado. Recojo el guante del meme aunque veré lo que puedo escribir porque tengo los sentidos un poco descompensados.

mpiryko dijo...

Eres un clásico del 5. Ahora, además tenemos es sentido de la orientación, del equilibrio, dela comprensión, del entendimiento ... y el sentido ... pésame y el sentimiento mutuo.