viernes, octubre 31, 2008

Las empresas los prefieren "rubias"

No, no está mal escrito el título aunque no concuerde el pronombre con el adjetivo. El lector lo podrá comprobar a lo largo de este post. También quiero pedir disculpas si la metáfora usada hiere alguna sensibilidad feminista pero en mi faceta de Lula evito la autocensura para que la capacidad de expresión esté siempre por encima del lenguaje políticamente correcto.


De todos es sabido que lo que mueve el mundo no es el dinero, el verdadero motor es el sexo. En el fondo de toda ambición para acaparar la riqueza y como consecuencia el poder (o viceversa) está ese anhelo por poseer un "objeto sexual" para la autoafirmación social. No solo hay que llegar a lo más alto, hay que hacer ostentación de ello. Qué mejor manera de hacerlo que llevar colgada del brazo a una espectacular rubia como Marilyn Monroe.

En la película "Los caballeros las prefieren rubias" se muestra en clave de comedia ese ancestral afán de los caballeros por poseer una rubia espectacular y cómo ese dorado objeto de deseo busca a un millonario que le proporcione todos los caprichos. En uno de los chispeantes diálogos de la película Marilyn le dice al acaudalado padre de su novio:

Si tuviera usted una hija ¿desearía que se casara con un hombre pobre? Al contrario, desearía para ella lo mejor del mundo y que fuera muy feliz ¿Qué hay de malo en que yo quiera también todo eso?

Las empresas emulan el comportamiento de los caballeros cuando su cuenta de resultados es boyante. También quieren tener unos directivos de los que hacer alarde y por eso también los prefieren "rubias". El Mercado, como siempre, cubre esta demanda y hay una pléyade de ejecutivos dispuestos a satisfacer esta necesidad.

El ejecutivo "rubia" no precisa ni de inteligencia ni de conocimientos. Su valor es más superficial, solo se espera de ellos que estén siempre radiantes y contentos. Su misión es deslumbrar. Cuidan en extremo su imagen y sus poses. En vez de barra de carmín llevan un pendrive lleno de coloridas presentaciones en powerpoint para lucir en las ocasiones.

Como contrapartida, estos "rubias" salen un poco caros. Les gusta el lujo tecnológico. Sus complementos son los más ostentosos y rabiosamente actuales: siempre tienen el último modelo de los Mac o de los iPhone. Suelen viajar por todo lo alto en la clase preferente y en hoteles de 5 estrellas y hasta los taxis deben ser de la marca Mercedes.

A los "rubias" se les consiente todo, no se les pide nunca responsabilidades. Son caprichosos y no entran en razón (carecen de ella). Si se les lleva la contraria se enrabietan y si algo va mal le echan la culpa a sus colaboradores. Solo admiten la adulación como trato.

El matrimonio laboral empresa-rubia no se caracteriza por su fidelidad y resulta bastante inestable. Siempre puede aparecer otro "rubia" más despampanante o una empresa con más posibles. En ambos casos el ejecutivo "rubia" no tendrá que renunciar a sus caprichos porque dinero no le va a faltar.

Mientras, las morenas laborales a trabajar como negras.




Escrito ente el Aeropuerto de Barajas y un vuelo a Bilbao.

¡¡Ni me menees!!

15 comentarios:

alycie dijo...

En mi opinión, Las empresas los prefieren "putas". Con perdón de las putas, que son mas honradas, engañadas, manipuladas y extorsionadas.

Lula Towanda dijo...

Alycie: Ya sabes que el adjetivo varía en función del caché de la susodicha.

Noemí Pastor dijo...

Interesante planteamiento: rodéate de oropel para parecer brillante. ¡Ummm! Le daré vueltas en mi cerebro de morocha.

Kotinussa dijo...

Desde mi inexperiencia en el mundo del que hablas, observo una cuestión: prefieren a los "rubias", pero se casan con los "morenas". De los "rubias" pueden prescidir fácilmente, pero los "morenas" son los que les sacan las castañas del fuego, y creo que se dan cuenta de eso perfectamente.

Lula Towanda dijo...

Noemi: siempre ha existido el agua oxigenada, pero es una esclavitud ser rubia de bote. A las morochas nos ha tocado el peor papel de la película.

Koti: Efectivamente los "morenas" son los que trabajan y los "rubias" aunque sean flor de un día se pegan la gran vida. Da un poco de rabia este reparto de papeles.
Por experiencia te puedo decir que es muy amargo trabajar para un "rubia"

Anton dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anton dijo...

Mientras, las morenas laborales a trabajar como negras... Así que vamos a hacer que pase algo más normal, bueno, justo y positivo de verdad.
Se llama Lollapalooza.

Julen dijo...

Los rubias son parte del circo empresarial. Luego al becario 300 euros. Será la economía de mercado, pero yo me tiro al monte.

Lula Towanda dijo...

Antón: Los pelirrojas está fuera de este reparto Rubia-Morena. Son menos y si hubiera que situarlas en el el entorno laboral serían "los consultores externos". Pero de eso escribiré algo algún día.
No se arregla la cosa con festivales, pero al menos entretienen.

Julen: Los becarios son los más "morenos" de todos. No me extraña que viendo lo que ven, se vayan a comprar agua oxigenada laboral.
Lo de tirarse al monte es una opción, podríamos robarle los iPhones a los rubias y dárselos a los becarios :-)

Jose Asensio ( larri ) dijo...

Los terminos "rubias ,negras, gordo-a,bajo-a, etc" al orden del dia.
El encufismo tambien al orden del dia.
Una cosa más para archivar en la quesas.
Mucho se dice de donde protestar, pero la verdad oidos sordos.
Aunque el verdadero color de la persona la da el tiempo, aunque la sociedad le ponga zancadillas...

Lula Towanda dijo...

Larry: Pelajes hay de todos los colores y efectivamente el tiempo lo pone todo en su sitio y todos quedan identificados. Sin embargo, el reparto de papeles es desigual e injusto y a veces situaciones totalmente irracionales duran demasiado tiempo.

la-de-marbella dijo...

El modelo de rubia que describes es cotidianamente aterrador. Existe, casi me atrevo a afirmar, en todas las empresas. (por cierto, no se si bajar a la peluqueria y teñirme o ponerme un pañuelo que me tape el pelo) Besos

www.pilarjerico.com dijo...

Añadiría algo a los "rubias", saben moverse muy bien en el poder. Puede que sea su gran cualidad: La autoventa, llevando si hace falta todos los accesorios que comentas.
Muy bueno, Lula.

Anton dijo...

Pues a mí me encanta una presentadora morena que se llama Mónica, y tiene hechizada a media población masculina, muy clara.
Qué ojoS:)

Lula Towanda dijo...

Marbellí: Las que "semos" morenas no lo arreglamos ni con peluca. Los rubias nos llevarán siempre ventaja y nos tocará trabajar para esas cabezas huecas recubiertas de dorados cabellos.

Pilar: Los rubias dominan el maquillaje laboral: sombra aquí, sombra allá, maquillate...
Totalmente de acuerdo contigo sobre su éxito en lo círculos de poder. Allí la imagen lo es todo y la inteligencia no es un valor.
Gracias por tus palabras.

Antón: No dudo de su seducción, pero lo de ser morena es un handicap.