viernes, marzo 06, 2009

El síndrome del canario


Se dice "Ten cuidado con los sueños que pueden convertirse en realidad".

En el estado de ensoñación no de perciben todas las variables y por eso cuando los sueños se hacen realidad vienen las sorpresas. Algo así me ha pasado.

Después de años soñando en las cosas que podría hacer si no viviera bajo la esclavitud del trabajo me encuentro de repente desconcertada ante un horizonte de libertad. Desde que dejé Saturno S.A. tengo la imagen grabada de un lindo canario agazapado en una jaula que tiene la puerta abierta. ¿por qué no sale y echa a volar?

Me da que pensar que cuando no nos ponen límites nos los ponemos nosotros mismos para seguir a ras de tierra sin remontar el vuelo. Es más cómodo no arriesgar, no hacer nada para no fracasar, no tener que esforzarse, abandonarse en el dolce far niente. Parece que hay una resistencia hacia seguir un camino. Me sirve de consuelo que hasta a Quevedo le ocurrió lo mismo

Pues amarga la verdad,
Quiero echarla de la boca;
Y si al alma su hiel toca,
Esconderla es necedad.
Sépase, pues libertad
Ha engendrado en mi pereza
La Pobreza.

Pero hay que poner remedio a esta situación y voy a dar un pasito para romper una barrera que me limita desde hace tiempo. Me marcho en peregrinación a un país anglosajón swicheando a off mi vida digital para lograr entender que lo mascullan esos malditos del otrora Imperio .

Estaré ausente un mes pero volveré con la moleskine llena de anécdotas que contar. Perdonad si no respondo a los comentarios durante este tiempo.

¡¡Ni me menees!!

19 comentarios:

ALyCie dijo...

Siempre es mas ligero un sueño,
por metido en fregaos y por fregar, y por sentirme solo mi dueño,
no me queda otra que trabajar.
Siempre fue mas ligero un sueño.

Antonio dijo...

Pues vaya p.m. de realidad. Mi sueño era "algo mejor". No me copian, ni me opagan. WTF?
Buen texto. Original. No vuelvas.
Bzz

Kotinussa dijo...

Lo del canario con la puerta abierta me ha recordado la historia de un elefante enorme con su pata sujeta por una fina cadenita a un poste. Extrañado de que no la arrancara de un simple tirón, alguien preguntó y le dijeron que le pusieron esa cadenita cuando era un elefantito chiquitito. Entonces se hartó de tirar y nunca pudo arrancar cadena y poste. Años después, tenía tan asumido que no podía, que ya no volvió a intentarlo.

Feliz viaje.

Julen dijo...

Que lo disfrutes.

rosacobos dijo...

Qué triste es la historia del elefante que ha contado Kotinussa. Pero así es. Al final las cadenas son como una prologanción de nuestro cuerpo (y de nuestra vida)
Durante tu viaje, sácale partido a aquello que merezca la pena.

Antonio dijo...

Espero que no estés en Irlanda, (otrora Imperio) porque se está liando parda. Ya nos contarás...

elgatofelino dijo...

Ni que decir tiene a lo que me sono lo del canario con la jaula abierta, pero peor va a ser no leer en directo tus vivencias cerca de la albión.
En fin espero que tengas mucho que contar, y que también algo se pueda escribir.
Suerte

Fernando dijo...

Vuela, canaria, vuela. Y nos cuentas.

la-de-marbella dijo...

Pasalo bien y sacudete las cadenas. Besos y hasta la vuelta

Noemí Pastor dijo...

¿Será que no estamos acostumbradas a la libertad?

María dijo...

Disfruta del viaje y aprovecha todo lo que puedas. Esperamos tus noticias, anécdotas e historias. Besos

David B. dijo...

Me uno a la lista de seguidores deseosos de tener noticias de tu estancia.... sea por blog o por email ;-)

Mucha suerte por esas tierras.

MentesSueltas dijo...

Un gusto pasar por tu espacio y leerte.
Prometo volver.

Te abrazo
MentesSueltas

eMMa dijo...

soy nueva en esto
Creo que es muy acertado lo que decis, coincido totalmente.
Muy buen blog

Saludos

Telémaco dijo...

Mucha suerte Lula.
No te preocupes, que si bien es cierto que la libertad deslumbra y asusta al principio, en cuanto te acostumbres a ella superarás el miedo y volarás muy alto.

Anónimo dijo...

¿Sindrome del canario?. Supongo que es normal. Cuando abandoné mi particualar SA, para pasar una temporada sin tener que levantarme a golpe de despertador, descubrí algo que no tiene precio: el desayuno. Si tomas tu tiempo para desayunar, planificas el día, aunque lo único que haya que planificar sean cosas rudimentarias, te sientes super super importante (si eres capaz de trascender).
Te envidio por poder ir a tomar sandwicheeees, yo el lunes tendré que aporrear el despertador, pelearme con con las motos y coches de mi carril, hacer cola para comer, aguantar que el miércoles se termina el mundo.
¿donde se puede comprar una jaulita?

Lula Towanda dijo...

ALyCie: Y los sueños, sueños son. Ha sido un agradable paseo fuera de la jaula.

Antonio: Volví de mi paseo y encontré buenos amigos. Efectivamente estuve en Irlanda.

Kotinussa ¡Pobre elefante!
¡qué mala es la ignorancia!
¡qué agradable es pasear para volver de nuevo a casa!

Julen: Disfruté y mucho. Iba buscando una cosa y encontré otra, como siempre en la vida.
Encontré en un hoster a un ciclista canario del club tripto.org que estaba dando la vuelta a Irlanda. Iba a escribir su experiencia. Tengo su dirección de correo, te lo paso por email

Rosa: Efectivamente, le saqué partido a lo que pude aunque no cumplí los objetivos que llevaba.

Gatofelino: Desde mi jaula me dije: "Me pareció ver un lindo gatito" Ya sabes los peligrosos que son algunos canarios :-)
Contaré la experiencia con detalle y exagerando un poquito si es posible para darle un toque más literario

Fernando: Volando voy volando vengo por el camino yo me entretengo

Marbelli: No veas el frío que he pasado. ¿hay alguna escuela de idiomas seria en Marbella para la próxima escapada? Las cadenas solo para la nieve :-)

Noemí: Pues sí, tenemos miedo a la libertad pero es como el comer y el rascar que todo es empezar. Me acordé de ti en la Trinity College Library. Si no has ido, tendrías que ir

Maria: Gracias Maria, lo pasé muy bien

David>: Gracias, lo contaré y espero que tengas tiempo de leer entre pañal y pañal.
¡¡¡ Enhorabuena por tu paternidad!!! me he enterado a la vuelta de la buena noticia.

Telemaco: Ha sido un agradable paseo. En este caso la piedra era mi maleta de veintitantos kilos. La próxima vez viajaré ligera de equipaje para volar más alto.

Anonimo: Una de las cosas que he aprendido en este paréntesis ha sido la prioridad de las cosas y lo relativo que es todo.
He comido muchos sandwicheeees y he bebido mucha cerveza.

Siento que tu sueño sea interrumpido por un maldito despertador. Las jaulas a veces las rifan, espero que te toque una si así lo deseas

Lula Towanda dijo...

eMMa Sorry, se me había pasado contestarte. Bienvenida a la blogosfera y muchas gracias por tu comentario

Mentes Sueltas: Gracias, pásate cuando quieras esta es tu casa

María dijo...

Me alegro de que hayas vuelto y contenta del viaje. Así me gusta, aprovechando las oportunidades. Besos