sábado, diciembre 27, 2008

Adiós a Saturno S.A.


Goya supo plasmar como nadie el lado negro del poder con la alegoría de Saturno devorando a un hijo. Esta obra me ha originado siempre sensaciones contradictorias. Por un lado me produce un deseo de apartar mis ojos de esta imagen tan explícita y cruel y por otro un irresistible deseo de contemplarla.

Los acontecimientos de este año en la empresa para la que he trabajado durante tropecientos años me han hecho asociarla a la imagen de Saturno. Los estrategas de la que se podría llamar Saturno S.A. decidieron que para perpetuarse en el Mercado era preciso la ingestión de sus propios empleados y trazaron un plan en diez pasos para tan terrorífico buffet.

El paso 1 consistía en preparar la situación para que en el paso 2 se realizara el advenimiento del paraca que iba a ejecutar el plan. En el paso 3 se produjo la llegada de los galácticos, bárbaros extranjeros dispuestos a arrasar con la cultura vigente. Uno de ellos me correspondió en suerte. Resultó ser un jefe de valor detraído, un auténtico mago en convertir el trabajo de sus colaboradores en un inmenso chapapote laboral. Ante el desolado panorama generado por la gestión de la rubia, intenté analizar las distintas estrategias para sobrevivir a este jefe tonto y malo. La solución era HUIR, pero ¿a dónde?.

A mitad de año anunciaron un ERE, habíamos llegado al paso 8 del plan. Lo vendieron como una oportunidad para los afectados, aunque en realidad era una estrategia para desprenderse de las personas que fueron el germen de la empresa. La dirección llevaba tiempo removiendo la jaula de los pájaros para que estos desearan salir volando.

Rellené con mis datos una hoja de cálculo que había confeccionado Brain para calcular el futuro económico de los Ereados. Puse a un lado de la balanza la renta que me correspondía por el ERE y al otro la renta del trabajo obtenida en un entorno patético. El fiel de la balanza se inclinó hacia el ERE y vi la luz al final del túnel en el que me encontraba: ¡Podría HUIR!

He pasado, sin resistencia, a ser una vianda para Saturno S.A. No me da miedo ver sus fauces, es mejor ser tragada siendo un alimento fresco que permanecer en lenta maceración hasta amojamarme.

Por Navidad, Saturno S.A, se comerá a un elenco de buenos profesionales y algunos hombres sin piedad cobrarán su incentivo por preparar el banquete.

¡¡Ni me menees!!

15 comentarios:

ALyCie dijo...

¡Brillante! Lula.
Suerte, que siempre hace falta un poco y ¡Salud! de la que nunca vamos sobrados del todo.

Julen dijo...

Es muy difícil, por no decir imposible, que ciertas empresas nos expliquen lo importante que son sus personas con semejantes prácticas. Quizá hayas comprado la libertad o algo parecido. Lo bueno de todo eso es que ahora hay todo un futuro por delante donde supongo que tendrás más control sobre tu tiempo, sobre tu actividad, sobre lo que te gusta y lo que no. Yo me alegro porque estoy convencido de que tu decisión es la mejor de las mejores. Tiempo al tiempo.

Lula Towanda dijo...

AlyCie: Me gustaría haber descrito el proceso de desvinculación con otro tipo de humor pero la imagen del cuadro de Goya se me metió en la cabeza.
La inspiración manda.
Es muy sano poner en la balanza dos opciones de este tipo y entonces ves lo que es realmente importante.
A lo de Salud habría que añadir "la ausencia de accidentes" que parece ser mi punto flaco.

Julen: Hay mucha hipocresía entre el discurso del valor de las personas y la realidad.

Tienes razón que he comprado mi libertad pero al precio de ver destruida una cultura de empresa en la que sí contaban las personas.
Una vez libre tengo la oportunidad de iniciar una nueva vida y eso es esperanzador.

En esta película han ganado lo malos y eso siempre es triste. Tal vez haya una segunda parte y alguno de los que no ha conseguido engullir destrone al paraca y le haga regurgitar todo lo tragado, pero eso es mitología.

almena dijo...

Pues nada, que no se les indigeste ¡o sí! la pantagruélica degustación.

Y a los degustados... ahora es cuando viene lo mejor: ¡vivir!

Así que disfruta a tope, guapa Lula.

Un beso ¡y felicidades!

María dijo...

Vas a comenzar un nuevo año con la oportunidad de nuevas cosas y esperanza. Espero que pronto encuentres nuevas ilusiones y proyectos porque seguro que ha sido la mejor decisión. La pena, como tu dices, es que siempre, o casi siempre, hay algo o alguien que estropea la cultura en la que cuentan las personas. Besos

Nyo dijo...

Tranquila Lula, que esta Empresa no pasa del 2009. Ni siquiera dominan el maldito "Story-telling", que creen que consiste en insultar, maltratar, pegar y vejar a los que no piensan igual. Como las androfóbicas.
Feliz Año para ti y los tuyos.

Pd: Haces bien en huir, yo hace tiempo que me largué.

Rrío dijo...

Sobre las empresas (léase también las Administraciones) y la motivación e implicación de sus empleados se podrían escribir enciclopedias pero siempre se acaba en la misma conclusión: no hay reciprocidad. Lo que le des a ella, tus ilusiones y esfuerzos, lo absorberá como si de un agujero negro se tratase. Así que trabaja porque te guste y tu recompensa será solamente esa satisfacción.

Año nuevo, vida nueva, Lula. Para avanzar con agilidad es preciso soltar lastre. El pasado, con sus alegrías y desencantos, debe quedar como pasado. Ahora podrás empezar nuevas aventuras, sabiendo lo que ya sabes, y disfrutar de nuevo de la vida.

Fernando dijo...

Muy poca gente optaría como tú, por ver las fauces del monstruo. Requiere mucho valor, tanto dar ese paso como dejar atrás un pasado con personas e ilusiones.
Pero desde el momento en que se abraza voluntariamente el papel de vianda, ¿se es realmente tal? No creo que le aproveche mucho a Saturno.
Un abrazo.

Lula Towanda dijo...

Almena: No se les indigestará, se llevarán una pasta por la comilona. La vida es así, no la he inventado yo (Sandro Giacobbe dixit.)
Me lo he planteado en plan positivo, como una segunda oportunidad

Maria: Una vez que se toma la decisión hay que tirar para adelante. Han ganado los malos pero he podido exiliarme. Me quedan ilusiones y muchas cosas por hacer.

Rrio: La teoría me la sé pero cuando llega el momento no puedes evitar sentir que se desprenden de ti.
Con las toneladas de papel que he tirado y los e-mails que dejo enterrados casi levitaré. Lastre 0.

Como bien dices, año nuevo, vida nueva. A Dios pongo por testigo que trabajaré solo en lo que me guste y con buenos compañeros de viaje.

Fernando: Lo mas difícil no ha sido decidir ser vianda. El dinero nuca ha sido prioritario para mi y de ilusión, ideas y actividades voy sobrada.
Lo más duro ha sido tirar todos mis papeles (con lo Diógenes que soy) y despedirme de mis amigos (por mi sentimentalismo).

Miguel Arribas dijo...

Percibo un ligero desencanto en tu post. No debes aceptarlo.Creo que bien pensado Saturno no te ha engullido, sino, que por el contrario, has sabido salir sin heridas de sus fauces.
Creo--ya te lo dije hace muchos meses--que el futuro confirmará lo acertado de tu decisión. Mucha, mucha suerte.

Muxfin dijo...

Míralo por el lado bueno, ya no tendrás que soportar la alitosis social de este Saturno.
Este comportamiento saturnino puede llegar a ser patético como en el Ente-Satúrnico de televisión:
Despiden a profesionales válidos de menos de 55 años, y tienen que recurrir a un "anciano" de 65 años como Raphael para que les salve el "share".

la-de-marbella dijo...

Hola Lula, yo estoy segura, por propia experiencia, que a partir de ahora te ira mejor. Ser esclavo del sistema no merece la pena. La vida es corta y tiene muchos caminos. Lastima para tu mundo empresarial, se pierden un tesoro.
Te deseo como siempre, lo mejor. Besos.
Posd. Ahora podras gozar de los campos de golf cuando quieras!!!!

Lula Towanda dijo...

Miguel: Quería haber escrito algo menos tétrico, pero me salió así. Sirva como desahogo :-)
En el momento que se cambia de estado se tienen sentimientos confusos, entre ellos el desencanto. El año que viene se me habrá olvidado todo esto porque estaré ocupada en otras cosas y cuando relea este post me sonará a chino.

muxfin: Muy bueno eso de la alitosis social y lo de Raphael :-)
Las empresas no saben como hacer para mejorar su cuenta de resultados y se hacen un lifting hasta que no se las reconoce. No se han enterado que la arruga es bella :-)

Marbelli: Muchas gracias, eso espero, que sea a mejor. Respecto al golf se me ha acabado la escusa de Como no tengo tiempo no hay manera de mejorar el juego. A ver que me invento ahora :-)

Anónimo dijo...

Mucho más valiosa que la cuenta de
resultados es la de cariño, respeto
y amistad que tú te has ganado.

Un besazo, jefa.

Foskyto

Lula Towanda dijo...

Foskyto: Muchas gracias por tus palabras de aliento, casi se me salta una lágrima. En esta ocasión has bajado la guardia como férreo crítico artístico :-)