sábado, junio 18, 2005

La prueba de la rana

Hay muchas formas de ejecutar la prueba de la rana. Este animalito tan escurridizo, ruidoso y saltarín ha sido objeto de prueba en muy distintos entornos. Vamos a ver tres ejemplos distintos para realizar finalmente una reflexión en toda regla.

El primero de ellos se encuadra en el mundo de los cuentos, donde una princesita gentil era sometida a la prueba de la rana que consistía en besar un batracio parlanchín que decía ser un príncipe encantado. La verdad es que la princesita no arriesgaba mucho, salvo que alguien que la viese sospechara que practicaba la zoofila, pero ya se sabe que la prensa trata con mucha discreción a las familias reales. Sorprendentemente, después del ósculo se deshizo el encantamiento y surgió un hermoso príncipe. Claro que esto ocurrió en el mundo de los cuentos y el CSI nunca lo admitiría como prueba, tendría que pasar a ser un expediente ?X para el agente Fox Mulder.

Otra famosa prueba de la rana ha sido por antonomasia la prueba del embarazo. No se sabe si el origen de esta prueba es el resultado del beso de la princesita a la rana y las consecuencias tras la transformación en bello príncipe con sus atributos varoniles. El caso es que antes de que se extendiese el uso del predictor, no había otra forma de saber si una mujer estaba en estado de buena esperanza. Esta prueba era acatada por el cuerpo médico sin ninguna sombra de duda.

Esta semana, blogueando, encontré el tercer caso de prueba de la rana en un cometario realizado por Consultor anónimo sobre un post titulado Diez buenas razones para contratar discapacitados. La metáfora versaba sobre la capacidad de percibir el cambio y hablaba del siguiente experimento para cocer una rana:
Si tenemos una marmita de agua hirviendo e introducimos una rana, esta reaccionará dando un salto y escapará de una muerte segura. Sin embargo, si introducimos una rana en una marmita de agua fría y vamos aumentando la temperatura de forma imperceptible, la rana no lo notará y terminara más que escaldada, cocida.

Vistos los tres casos de prueba, pasemos a la reflexión. El primer test de la rana se basa en fiarse de lo sobrenatural, el segundo en la prueba científica y el tercero, el más terrible, en la confianza bobalicona en el entorno. Se puede consentir ser crédulo, se debe intentar ser rigurosamente científico pero lo que no se puede permitir es ser insensible a los cambios del entorno.

Vivir despreocupado, sin temor a lo que nos rodea, en una actitud aburguesada y lejos de la paranoia propia del instinto de supervivencia lleva a la extinción. No se puede considerar el cambio como algo negativo, sin cambio no hay progreso, pero no todos los cambios implican un avance hacia el bien común de la sociedad. Hay que estar preparados y buscar sensores para detectar los cambios del entorno y vislumbrar lo bueno o malo que entrañan. Se debe hacer frente a los cambios que solo benefician a unos pocos, pero sobre todo hay que estar muy atentos a la mano que calienta el caldero y sustituirla(1) por otra si no sabe mantener las condiciones idóneas para el conjunto de la sociedad.
Otra postura de supervivencia es el rechazo frontal al cambio, sirva como ejemplo la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, que lleva 2000 años de existencia agazapada en el inmovilismo, y sobrevive.



(1) En los países democráticos cada cuatro años

Sección-Reflexiones


¡¡Ni me menees!!

2 comentarios:

Aitor Miguel Ramos dijo...

Por favor, antes de hacer un comentario sería conveniente que se documentase. Lo de la postura de la Iglesia puede ofender a mucha gente, ya que lo que ha dicho es totalmente incierto. Primero documentémonos porque la Iglesia como institución ha sufrido grandes cambios y ha hecho frente a muchos otros externos a ella sin mantenerse impasible y buscando El Bien Común (no el bien común de un grupo) que intenta mencionar anteriormente en su "artículo" por llamarlo de algún modo.

Lula Towanda dijo...

Estimado Aitor:

El último objetivo de este blog es ofender a nadie, sino todo lo contrario, alegrarle la vida.
Respecto a la documentación, este un espacio privado de opinión al que puede acercarse el que quiera pero desde el que no se imparte ninguna doctrina, ni materia, ni docencia.
Me educaron las monjas y durante 10 años tuve que hacer grandes esfuerzos en asimilar la incoherencia entre la doctrina y la práctica por parte de la iglesia.
Creo en Dios pero no es sus representantes en la tierra.
Respecto los cambios en la Iglesia, perdone mi falta de sensibilidad pero no los sé apreciar.
Lo del Bien Común permitame que lo ponga en duda.