sábado, diciembre 03, 2005

Terminator

Hace unos tres años despidieron del trabajo una amiga mía con un procedimiento de una crueldad innecesaria. El relato que sigue a continuación fue fruto de lo que me contó con algún añadido de humor negro, ya que en no cabe otro color para estos hechos. Esta semana una persona muy cercana ha sufrido el mismo procedimiento de despido y ha revivido en mi memoria este relato. Espero que este procedimiento toque pronto a su fin.

La cuenta de resultados es lo más sagrado para una empresa, todo lo que pueda mancillarla y ponerla en entredicho hay que amputarlo. Cuando empieza a perder lustre, normalmente se contrata a un financiero para salir de la situación y este señor economista empieza por lo más fácil para que le cuadren las cuentas: disminuir los gastos. Hay muchos tipos de gastos que se reducen hasta que se llega a un tipo de gasto de aspecto humano y que religiosamente cobra una nómina a fin de mes.

Cuando se llega a esta situación es preciso definir los criterios de selección de víctimas y elegir el verdugo. Parece normal que para ejecutar este triste procedimiento se echara mano de las alimañas de la empresa pero el despedir no forma parte del core del negocio y por eso hay que subcontratar este servicio a unas consultoras especializadas en ello

Estos consultores, debidamente formados en estas lides, son seres asépticos que cumplen con el rito de ponerte de patitas en la calle sin despeinarse, sin perder la sonrisa y con la satisfacción del deber cumplido. Al igual que la Guardia Civil(1) actúan en parejas , llaman una a una a sus víctimas a un selecto despacho de dirección, les ofrecen asiento y un té(2) antes de exponerles la grave situación por la que atraviesa la cuenta de resultados, secuela del exceso de trabajadores. A continuación le comunican que prescinden de sus servicios ya que su salario supone una carga inasumible para la empresa.

La víctima, sorprendida, no da crédito a lo que oye, ya que en estas situaciones de regularización de empleo todos los trabajadores piensan que no les va a tocar a ellos. En este momento de confusión, los consultores terminator, acompañan a la víctima a la mesa de trabajo donde le sugieren que recoja sus cosas y que no hable con sus compañeros. Los terminator, dejan a la nueva baja en plantilla en la calle y vuelven de nuevo al despacho de lujo para gestionar otro nuevo despido. El interfecto laboral, que no ha asimilado los 15 últimos minutos de su vida, se encuentra en la calle con una caja de cartón que contiene sus objetos personales de la oficina y si le pinchan con un alfiler no sangra

Cuando finaliza la dura jornada, los consultores terminator llegan rendidos a su casa. Es tarde, los niños están acostados y los besan con ternura. La mesa está dispuesta para la cena, a los postres dirán a su mujer: "Cariño, este año cuando despida al número 100, cumpliré los objetivos y nos podremos comprar un coche nuevo".


(1) Creo que la Guardia Civil, para reducir gastos, quiere que las parejas se reduzcan a la mitad, formando parejas de a uno. ¿habrá hecho un master en Administración de Empresas el Director de la Guardia Civil?
(2) Sería más conveniente una tila, por lo que ocurre a continuación

Sección-Fauna Humana

technorati, ,

¡¡Ni me menees!!

16 comentarios:

ATRUS dijo...

Hola! lo primero decir que soy chico, lo segundo que despues de haber leido tu comentario todavia estoy empanado pensando, la verdad es que ya habia oido hablar de cosas asi, son empresas como las del tipico cobrador del frac, solo que en vez de cobrar te despiden. Me parece muy fuerte que se llegue a contratar estos servicios y que la empresa en cuestion no tenga ni la decencia de despedirte cara a cara sino con intermediarios. A los "terminators" no hay que echarles la culpa ellos hacen su trabajo, si la empresa no los contratara ellos no tendrian faena y tendrian que trabajar de otra forma. Mucha suerte para tu amiga, un saludo

chousas dijo...

Pues lo veo como un desprecio absoluto hacia el trabajador. A fin de cuentas te has dejado tu tiempo y tus nervios currando para unos que cuando llega el final no tienen la decencia de despedirte en persona.
Y lo de sugerir de no hablar con los compañeros ya es lo más rastrero... ¿Y si hablas que te harán, darte una paliza? Total, ya estás en el paro :P

almena dijo...

sí, aunque parezca increíble, para los "terminator" el trabajador despedido no es más que un peldaño más para conseguir los "objetivos" que le han fijado para poder cobrar, por ejemplo, su retribución variable de este año.
Me consta la existencia de esas o parecidas fórmulas...
Supongo que su conciencia se amparará en que únicamente se limita a cumplir órdenes ¿no?.

Un beso!

Telémaco dijo...

Los directivos de la empresa que toman la decisión pero contrata terminators para no dar la cara ¿podrán dormir por las noches?. Además demuestran una cobardía extrema y tan poco valor que creo que quedan totalmente descalificados para ocupar un puesto de directivo.

A los que actuan así les deseo lo peor, por justicia divina.

Duelos y Quebrantos dijo...

A mí me han contado varias anécdotas igual de entrañables, por ejemplo:

* Esa empresa en la cual llamaban a los que iban a despedir por megafonía, con lo cual ya sabías que, si el altavoz escupía tu nombre, en un ratito estabas en el paro.

* Esa empresa (no sé si era la misma u otra distinta) en la cual empezó a sonar la alarma de incendios, todo el mundo salió fuera y, cuando llegó la hora de volver, resultó que había varios empleados a los cuales ya no les funcionaba la tarjeta de entrada... porque habían sido fulminantemente despedidos. Y sus compañeros tuvieron que bajarles las cosas.

* Y mi empresa (pero en otro país), este caso sí lo conozco de primera mano: un jefe llama a una empleada para una reunión aparentemente rutinaria, le dice que lleve el portátil que tienen que mirar unas cosas. Cuando ella llega al despacho, él le comunica que ha sido despedida y le pide que le devuelva el laptop, que para eso le había dicho que lo trajese.

Telémaco dijo...

Acabao de leer un proverbio árabe y me he acordado de tu post de los terminator.

La crueldad es la fuerza de los cobardes

tic616 dijo...

Tengo mis dudas de que este procedimiento, por lo humillante que es, sea legal. Si me pasase a mi creo que me buscaría un buen abogado laboralista y después buscaría la forma de que se conociese públicamente.

burton dijo...

Soy consultor desde hace un tiempo, porque hice una maestría en Administración y RRHH, como no tengo la guata para despedir gente, nunca he querido aceptar el cargo de encargado de personal; pero igual me ha tocado la desagradable experiencia de reducir personal y convertirme en una terminator, lo único que me salva algo es que lo he hecho en término de grandes números, sólo conociendo las cifras y no a las personas, aunque tal vez es peor. En todo caso trato de escapar de estas consultorías y prefiero el Desarrollo organizacional y las asesorías comunicacionales.
salu2

María Guilherme dijo...

Yo tengo una amiga a la que le sucedió exactamente eso, de patitas a la calle, sus cosas en una caja sin poder hablar con sus compañeros y una cara de no saber de donde le viene el aire. PEro al final a los Terminator les salió el tiro por la culata. Ella pensaba renunciar un días después y así cobró la indemnización.
¿Es qué nos cuesta tanto ser humanos?
un saludo
M.

Juanpi dijo...

Todo esto que os parece una barbaridad (que lo es) parte de una dinámica realmente ilógica pero más atroz si cabe.

Es curioso (lo he vivido en tres ocasiones) como cuando una empresa se plantea una depuración de la gestión interna por descenso de beneficios lo primero que hace es recortar gastos y ¡contratar a una consultora! (que no son nada baratas) para que les indique que es aquello que no funciona.

Normalmente son los empleados los que saben lo que no funciona y, en todos los casos, los que lo saben son los altos y medios cargos ejecutivos, que, por cierto, casi nunca son despedidos.

He vivido en mis carnes lo que supone auditorias internas de control de calidad de trabajos y he hablado por los codos cuando me han pedido agentes externos que indique que es lo que no funciona. Nunca me han despedido por ello pero cuando terminan y cobran millones de pesetas dejan un informe que nunca se aplica y cuyas directrices de mejora (en algunos casos muy correctas) nunca se aplican.

Si su empresa necesita una mejora de los procedimientos de gestión muy posiblemente necesita renovar al que los crea y no al que ejecuta lo que se ordena. En el 90% de los casos es el trabajador es que sabe por que no funciona un procedimiento, que venga alguien de fuera a interesarse demuestra que los altos cargos o no saben o no quieren escuchar a los de abajo.

En todo caso estos terminators aplican una cuestión lógica: es más barato despedir a un trabajador nominal que a un ejecutivo con blindaje, es más barato para la empresa pero a largo supone que habrá que volver a llamarles.

Zifnab dijo...

Es curioso. A esto suele llemársele ley de vida por muy mortífera que pueda parecer. No iba desencaminado ende con sus Hombres Grises, el los vio en una oficina... y seguro que no les gusta o que lo asumieron. Hacemos trabajos que solo crean dinero, no se si eso es fácil de asumir.

Se feliz

Lula Towanda dijo...

ATRUS Pues ya ves que existen y son muy competentes dando la cara por los jefes de los despedidos. Hay muchas maneras de ganarse la vida, unas mejores que otras, pero para ser terminator hay que tener mucho estómago.

chousas Es que la decencia no está entre los valores empresariales y no hay objetivos que la potencien. Me queda la curiosidad si los terminator aplican la violencia si no se siguen sus sugerencias.

almena Ya se sabe que los mercenarios hacen su trabajo por dinero y no se cuestionan más.

Telémaco Los directivos siguen la ley de la naturaleza del mínimo esfuerzo. Para que se van a complicar la vida y dar la cara si ese servicio lo pueden subcontratar.
Dormirán como angelitos porque están convencidos de haber tomado la mejor decisión (avalada por un caso de uso de una escuela de negocios) y desgraciadamente en esta vida no les llegará su San Martín. Tal vez San pedro debería subcontratar los servicios de otros terminator celestiales para expulsarles del cielo.
Efectivamente, la crueldad es la fuerza de los cobardes. Me ha venido a la memoria una frase de unos de los personajes de la Fundación: ? la violencia es el recurso de los incompetentes?.

Duelos y Quebrantos A Rosa María Mateos, toda una señora del periodismo, la despidieron de Antena 3 por SMS, después de esto pongámonos a temblar. Si no fuera el tema tan serio me partiría de risa con estas triquiñuelas. Parecen sacadas de una historieta de humor negro de Gila.
Piensa el ladrón que todos son de su condición, por eso piensan que el trabajador va a destruir su trabajo y por razones de seguridad se aplica el factor sorpresa para despojarle de sus herramientas de trabajo. Estos planes los deben de realizad ex maderos que ponen empresas de seguridad, de ahí la sutileza del procedimiento.

tic616 Las empresas que utilizan estos servicios tiene buenos abogados. El procedimiento existe, los tribunales también.

burton . Antes se llamaba el ?Departamento de Personal? desde que se le denomina RR.HH. algo ha cambiado. A la semántica de los RR.HH. se les ha desdibujado la HH, y cuando no eres más que un recurso estás desprotegido contra crueldades innecesarias.
Con lo gratificante que puede ser adecuar el trabajo de las personas a las necesidades de una empresa se le ha dado una dimensión destructora a la gestión de personal.

María Guilherme Cuanto me alegro por tu amiga, porque aunque tuvo que pasar por este trance tan desagradable, salió ganado en la jugada. Es casi una fantasía laboral.
En cuanto a eso de ser humanos, parece que no está de moda.

Juanpi La vida empresarial y como consecuencia la laboral no se rige por la lógica sino por los intereses. Me costó mucho entenderlo pero ahora que lo sé analizo las situaciones con mayor claridad y soy capaz de hacer pronósticos mas ajustados. Ante cualquier situación siempre hay que preguntarse quién es el que decide y qué es lo que gana. Entonces las cosas se entienden desde la lógica del interés.

Zifnab Será ley de vida laboral o la ley del interés compuesto, pero no me gusta nada, nada, nada. Lo comprendo pero no lo asumo.

María dijo...

No estoy a favor del despido aunque comprendo que a veces no hay otro camino, por unas cosas o por otras. Lo peor son las formas y maneras en que se está haciendo, la frialdad y la falta de humanidad que estamos poniendo en todo. Besos.

Lula Towanda dijo...

María: Pues yo sí estoy a favor del despido, pero de lo ejecutivos no saben hacer su trabajo, pero a lo primero que se recurre es al despido de los curritos. Completamente de acuerdo en la falta de respeto y frialdad de los despidos.

Rafa dijo...

Siento que mi primer comentario en tu blog sea para dar la nota discordante.

Yo trabajo ahora en una empresa que redujo su personal, casi a la vez que renovó directivos y mandos intermedios. La empresa perdía dinero. Cada mes. Y la idea generalizada era que todo iba muy bien. Si no se hubieran hecho los cambios que se hicieron, seguramente la empresa entera habría cerrado en 12-16 meses.

Ahora, los muchos que continuaron pueden mantenerse en la misma empresa, tienen incrementos salariales razonables y la empresa gana dinero. Y se puede volver a contratar.

Es muy fácil criticar, pero hay muchas empresas que, en períodos de crecimiento, contratan en exceso y, cuando vienen mal dadas, quedan pocas salidas. Y si tan fácil es encontrar las soluciones que los incapaces directivos no suelen saber hacer, animemonos todos a fundar compañías, que parece que es muy sencillo.

No quiero que se tome mi posición como el extremo contrario a la mayoría de los comentarios ni como algo ultra-liberal. Respecto a las formas, comparto los comentarios, yo mismo he vivido cosas impresentables (como comenté a "Otro día trabajando"), pero que en las empresas hay momentos en que hay que despedir personas, es algo inevitable. Lo que debemos exigir es que sea una medida razonada y no un recurso fácil. Y mucho mejor si esas salidas se pueden hacer presentando alternativas o dando un plazo para encontrar otra cosa.

Lula Towanda dijo...

Rafa Opinar no es discrepar, es opinar. Te agradezco que opines y en este tema tan espinoso.
El post de Terminator se refiere a las formas crueles de despedir e ironiza sobre esta nueva variedad de consultoría. Estoy de acuerdo que cuando una empresa va mal es mejor despedir a unos cuantos que a todos, pero al amargo trago de ser despedido no se le debe añadir más dolor superfluo. En estas situaciones no siempre se despide al que ha sido causante de la necesidad de despido, eso lo he visto en varios casos de cerca. Uno de ellos renovó toda la flota de los Audi de los directivos tras despedir a gente que llevaba más de 15 años en la compañía con el truco de enviarlos a otra ciudad y negociar un despido más barato. Literatura del despido hay mucha, pero me da que los malos de esta película no son los curritos.