viernes, septiembre 08, 2006

La moral, la ética y la estética en el golf


Últimamente, mi hija la erudita(1) me llama sofista con intención de ofender, aunque bien sabe ella que no me hace mella este adjetivo despreciativo. En esta vida hay que intentar hacer las cosas bien, hasta los sofismas, para tener la satisfacción del deber cumplido, máxime cuando sirven, entre otras cosas, para ganarme el sustento.

El domingo pasado, mientras jugábamos el hoyo doce(2), me dijo mi marido que en el golf "no era lo mismo tener moral que tener ética". El sol estaba en el zenit pero mi cerebro estaba protegido con una gorra lo que me permitió tomar nota mental de la frase para desarrollar este concepto. Me parecía que a la pareja moral-ética le faltaba algo hasta que en el hoyo trece(3) me dije " ¡estética!" y aquí va mi reflexión golfista:

En la vida, la actitud supera a la aptitud, de nada sirve tener una cualidad si no te la crees, no se le sacará partido. Por el contrario, la actitud puede superar la barrera de una limitación en una cualidad. En el golf pasa lo mismo porque es el juego de la vida con un poco de mala leche.

La cualidad idónea para un golfista es la psicomotricidad, es decir, la capacidad de coordinar varias partes del cuerpo en movimiento. Pero no basta poseer este don si la mente no acompaña y en este punto entran los intangibles: la moral, la ética y la estética que suman o restan a la psicomotricidad.

La moral es la componente que regula el estado de ánimo y aporta seguridad en el swing. Es el intangible que da la distancia hacia delante, que hace que la bola avance y que predispone a una sensación creciente de triunfo, pero en cuanto se rompe, todo se desvanece.

La estética proporciona la elegancia en la ejecución de los movimientos dando lugar a trayectorias de bolas elevadas cuyo sonido de clinc en la salida es más que música celestial para el golfista. Pero la estética es eso, forma no fondo, no es necesario para alcanzar distancia aunque puede complementar a la moral en la componente narcisista. Si se pierde la estética pero se conserva la moral, se consiguen los mismos resultados.

Aunque los jugadores de golf son considerados damas y caballeros(4) y la ética se les supone, nada más lejos de la realidad. La ética es un handicap para obtener resultados, que es de lo que se trata. A más ética menos trampas, a menos trampas más golpes y a más golpes peor resultado, ergo...

Por tanto, la actitud de moral sin ética obviando la estética es lo que lleva al triunfo en el golf y por extensión en la vida. Por eso un representante de las clases marginales , Maki Navaja , decía:

En este mundo podrido y sin ética lo único que nos queda es la estética

(1) Cría filososfos y te llamarán sofista
(2) El hoyo 12 es un par 4 en el que hice ¡EL PAR!. Algo como un milagro del cielo
(3) En el hoyo trece, un par 5, me hice un cuadruple bogey, a partir de ese hoyo perdí el favor del cielo, no sé si por mis pensamientos sofistas
(4) Así lo pone en las puertas de los vestuarios

Sección-Handicap 43

technorati , , ,



¡¡Ni me menees!!

14 comentarios:

almena dijo...

¡vaya! nunca un golfista me lo había contado así! jajajajaa
les voy a enviar tu artículo...

Un abrazo!

Telémaco dijo...

Estoy de acuerdo con la forma en que te llama tu erudita, pero no en el sentido peyorativo sino en el buen sentido, pues admiro como nos enseñas tu "Sabiduria".

Eulalia dijo...

Lula, jamía, es un artículo precioso en el que te ríes a la vez de tu hija y de todos nosotros...
Un besito.

burton dijo...

ja qué buen post, moral ética y estética en el golf.
Buenísimo lula ojalá mis alumnos pudieran hacer relaciones tan rápidas y elocuentes, en el ramo que les dicto de ética profesional están complicadísimos.
salu2

Lula Towanda dijo...

Almena Seguro que tus amigos que juegan al golf lo ven de otra manera. Pero lo que es seguro es que hay que tener mas moral que el Alcoyano para jugar al golf.
Me gustaría que algún golfista dijera cómo lo ve.

Telémaco Mucha razón tiene mi hija con que "uso planteamientos sofistas", pero es que vivo de ellos y me cuesta desconectar. Sabiduría tengo poca pero maña para confundir, cada día más.

Eulalia Dios me libre de reírme de mi hija, que ella si que sabe de estas cosas, pero me gusta hacerla rabiar con frivolidades que divierten. ¿reírme de los demás? NO, más bien de mi misma. Media vida condicionada por la ética y la estética, espero que en la media que me queda sea de otra manera.

Burton Pues díctales bien la ética y que no lean este post que son muy jóvenes.

CARMEN_R_PURAS dijo...

Hace no mucho un compañero que juega al golf nos contaba tomando un café que es un deporte de caballeros, donde se supone que nadie hace trampas.

Ya veo que no todo es tan de color de rosa, cosa que me parece mucho más realista.

Besos

La Revolución de las Costillas dijo...

No solo en el golf, la vida es así: moral, ética y estétetica para poder sobrevivir.

Tanto tiempo Lula, sigues tan genial como siempre!.

Saludos,
Karolina

Kotinussa dijo...

Mis primas las chic juegan al golf, y hasta ganan trofeos, pero dudo que sepan el significado de la palabra ética (e incluso de la palabra moral). De ahí que concluya que también se puede jugar bien al golf sin esas sesudas meditaciones.

¿Es posible?

Lula Towanda dijo...

Carmen ¿Has visto alguna parcela de la vida dónde nadie haga trampas? Hay algunos que no las hacen pero es la excepción que confirma la regla.
Somos humanos y por jugar al golf no se pierde esta condición.
Creo que había un Caballero que iba por la Mancha con lanza en ristre, pero creo que no jugaba al golf..


Carolina Es muy bonito ir por la vida con moral, ética y estética, se sobrevive, pero no es fácil.

Kotinussa Manque te caigan gordas tus primas, si juegan bien al golf, no las subestimes: Ni serán tontas, ni estarán exentas de afán de superación. Otra cosa es a lo que dediquen ese afán.
Hace tiempo todo el mundo se reía de Esperanza Aguirre, que si era tonta y esas cosas. Pues esta señora tiene un handicap casi de profesional y eso te da la medida de que es de armas tomar, como ha demostrado en Madrid. No había más que verla en el accidente del helicóptero, Mariano demudado de color y ella organizándolo todo.

pablo dijo...

en la vida la aptitud supera la actitud.
me quedo con esa frase, que gran verdad

Fernando dijo...

Yo también vivo de los sofismas. Pero no es lo mismo un sofisma que un sofista. Cada cual se gana la vida como puede y desde el bando de la barricada que le ha tocado en suerte. Cuestión de actitudes y de aptitudes.
Ah, y cuidado con la estética: puede ser, manejada a conciencia, un sofisma manipulador y destructivo.

Lula Towanda dijo...

Pablo Si quieres, puedes. Es cuestión de tiempo.

Fernando A cada uno tiene su ración de sofismas para ganarse el pan. Hay que procurar que no sea muy grande.

María dijo...

Enseguida le encuentras relación a las cosas y esa forma de contarlas tan divertida y a la vez interesante con la que nos sorprendes. Besos

Julen dijo...

Sobre la estética en breve publicaré un ejemplo de hasta qué punto es relevante para el mercado de las ideas. Parece que alineamiento en las formas forma parte del sistema para que todo funcione. No minusvalores su importancia porque entonces, a los hippies, los punkies o los golfistas nos costaría identificarles como grupo en este mundo.
En fin, no sé si me explico, pero estoy plenamente de acuerdo en que ética, moral y estética conforman un todo que sirve para que explicar comportamientos humanos.
Disfruta del hoyo 12.
Julen