sábado, enero 20, 2007

La tibieza del cambio

Me llegó vía Muxfin, el artículo de la sección de Obituarios del periódico El Mundo titulado Jane Bolin, la primera jueza negra de EEUU. La semblanza de su persona despertó mi interés por ser una precursora en abrirse camino en un mundo de hombres blancos, por su predisposición a ayudar a los demás y por su longevidad. Me dispuse a buscar más información sobre ella para escribir un post.

Para documentarme recurrí, cómo no, a la wikipedia y allí encontré una breve biografía con su foto que ilustra esta entrada. Descubrí que la declararon persona Non-grata en la NAACP y que ejerció durante cuarenta años de Juez de familia.

Pero lo que más me sorprendió fue su imagen, porque la raza negra no se le notaba. Podría pasar por una mujer blanca de tez morena, como yo, incluso diría que nos damos cierto aire.

Comenté esta circunstancia a Muxfin y como siempre me dio la clave: Para afrontar los cambios no hay que hacerlo bruscamente. Para abrir camino a las mujeres negras, no hay que ser muy negra, para introducir a los hombres a la profesión de operador telefónico, copada por las féminas, hay que tener un aspecto metrosexual como Rick Wehmhoefer, al que pudimos ver en la entrada El primer hombre no fue Adán.

Esto es lo que llamamos el síndrome de la rana, el cambio se va implantando sin que nos demos cuenta, como es el caso de la rana que se introduce en agua fría y se cuece lentamente hasta que muere sin poder reaccionar. A veces el cambio puede abrir caminos como ocurrió con Jane Bolin y Rick Wehmhoefer y otras consigue cerrarlos. Los estrategas siempre se aplicarán el cambio con tibieza y sin que tengamos tiempo de reaccionar.

Habrá que llevar un sensor de temperatura o un disipador de calor por si las moscas.

Actalizado el 21-1-2007: Me acabo de enterar por Julen que el síndrome de la rana se llama en psicología sensibilización sistemática: "Vas cambiando, llegas a un nuevo modelo, pero los peldaños los ha ido subiendo despacio, sin aparente esfuerzo. Transcurrido un tiempo, has llegado a una nueva estación. Pero el tránsito ha sido la suma de pequeños movimientos".

Leo en las noticias que Hilary Clinton (una mujer poco femenina) se presenta a las elecciones del 2008. El otro candidato de los demócratas, Barack Obama, es negro (negro claro) . ¿Quién ganará? ¿una mujer blanca o un hombre negro? Gane quien gane, será un precursor.

Sección-Reflexiones

¡¡Ni me menees!!

9 comentarios:

Telémaco dijo...

Está en nuestros instintos. Básicamente no somos predadores más bien somos monos recogedores de fruta.

Asociamos cambio a peligro y estabilidad a seguridad y nuestro cerebro está entrenado para dar la señal de alarma defensiva cuando detecta cambios bruscos.

Pero esto de aceptar gradualmente el color es bien curioso. Sin embargo siguiendo el mismo razonamiento debería tener aspecto semimasculino y no parece que sea el caso.

Chisme Cotilla dijo...

Al hilo del espíritu de tu blog, podriamos imaginar lo que debería pasar para que las mujeres se incorporasen completa y definitivamentemente a la vida política y profesional en igualdad de condiciones que los hombres.
Pongamos, para que se vea mejor el tema, que en los paises árabes las primeras mujeres que toman posesión de algun puesto con cierto poder son un poco masculinas, manos fuertes, asomo de bigote, caderas estrechas y voz cazallera. A lo mejor así no se austan del cambio genérico.

Julen dijo...

Qué curioso. Acabo deescribir esta mañana un post en el que hablaba precisamente de este concepto, de la sensibilización sistemática, que llamamos en psicología. Pequeño cruce de ideas en este barrio blogosférico. ¿No te pitaban los oídos?

Lula Towanda dijo...

Telémaco Por mucho miedo que nos de a los humanos, vamos cambiando sin remedio. Si siempre fuera para bien, sería estupendo.

Chisme En el caso de las mujeres musulmanas: con la iglesia hemos topado. La religiones son la mayor barrera al cambio, por eso perduran. Creo que tiene mala solución lo de las mujeres musulmanas.

Julen Estamos en la fase que empezamos a comunicarnos telepáticamente. ¿será por Wi-Fi?. Con lo que me gustan mi tus ideas radicales tan incompatibles con la sensibilización sistemática.

karuna dijo...

Ayer escribí un post y se perdió en la red... ¿A dónde irán a parar? Hoy lo copiaré antes de intentar publicarlo para no pederlo.
Me gusta ver que las mujeres son las portavoces de los cambios sociales; de hecho creo que siempre ha sido así.
Chisme cotilla hablaba de las mujeres árabes y tengo que decir que mi experiencia difiere un poco de los tópicos, de los que hoy en día estamos saturados. He tenido ocasión de conocer mujeres musulmanas, que están ocupando puestos de mucha responsabilidad, con ademanes, porte y belleza muy femenina, amén de su dulce habla. El otro día en un canal de TV Libanés pude presenciar en diferido una discusión entre una mujer musulmana (de mediana edad, muy elegante y sensible, con mucha educación y cultura), y un hombre mayor, (un alto cargo musulmán, vestido con sus atuendos árabes y su turbante), y por sus palabras pude ver que se están haciendo muchos cambios; ella se expresaba basándose en las verdades universales de paz y tolerancia, y él se aferraba a sus tradiciones sin querer romperlas. Sentí que el tono que ella empleaba era digno de escuchar y que el de él era áspero, frío y terrorífico. No sé muy bien si llegaron a cambiar algo, pero el hecho de que podamos ver estos testimonios, desde cualquier parte del planeta, ya me parece un buen cambio.
Saludos y Gracias

Lula Towanda dijo...

Karuna Te sobra fe en al tecnología. Hay que guardar todo los que se escribe y salvar cada cinco minutos. Aún así, algunas cosas se van al Éter.
Ya me gustaría un cambio social que mejorase la vida de las mujeres árabes, pero lo triste es que la resistencia al cambio es también femenina.
La semana pasada en el dominical de El País publicaron un reportaje sobre la poligamia y se me cayeron los piños al suelo al ver como lo justificaban algunas mujeres.

la-de-marbella dijo...

A mi no me gustan los cambios bruscos, me sobresaltan y revolucionan mi pequeño habitat. Prefiero, quizas tenga algo de rana, los cambios graduales, lentos y acomodaticios. Cada cambio brusco ha sido como un corte limpio, aunque haya cosido la herida queda cicatriz. Ahhh, tambien se presenta un Hispano a las elecciones. Gane quien gane será interesante ver que cambios introduce y como. Saludos

La Revolución de las Costillas dijo...

Hay que evolucionar. Así ha sido siempre. Pero una mujer Presidente de la República, para Chile ya no es novedad... jijiji

Lula Towanda dijo...

Costillita Lleváis ventaja en Chile y no veas cuanto me alegro.