domingo, febrero 18, 2007

La organización friends


El Forense escribió en el siglo pasado una reflexión titulada Un nuevo tipo de organización en la que proponía una serie de organizaciones mucho más avanzadas que las clásicas jerárquica, matricial y orientada a cliente. Planteaba la organización diagonal, la matacaballo y la matricial inversa. Hace años que no sé de él, ni qué tipo de organización le quitó las ganas de escribir, y hasta de contestar los e-mail que le envié.

Retomando su reflexión unos cuantos años después, paso a describir un nuevo tipo de organización que se está imponiendo tanto en la Administración Pública con el llamado “cargo de confianza”, como en la Gran Empresa española. Después de darle muchas vueltas creo que el nombre que mejor la describe es la organización friends.

Esta nueva manera de organizarse se sustenta en la amistad. El jefe supremo se rodea de amigos, a ser posible de la infancia o en su defecto de la Universidad o de sus trabajos de juventud. De forma recursiva se va replicando el modelo en los siguientes niveles de la jerarquía, parando el algoritmo al llegar al último nivel de la organización que no está sujeto a las leyes de la amistad sino a las del trabajo.

Los beneficios de esta organización son múltiples. Se eliminan las tensiones entre jefes y colaboradores porque les une la amistad. Se replica el modelo del patio del colegio trasladándolo al despacho del jefe donde se juega al baloncesto con una pelota de tenis que se intenta encestar en una minúscula canasta adherida a la parte interior de la puerta del despacho o se juega al fútbol con la dichosa pelotita. Los colaboradores están agradecidos al amigo bueno que ha contado con ellos y disfrutan el momento hasta que, como todo, llegue su fin.

Se dice que donde hay confianza da asco. Aplicado a este tipo de organización es erróneo. Como hay confianza no hay que perder el tiempo haciendo informes ni justificando gastos. Esto reduce considerablemente el nivel de burocracia y dota de eficacia a la organización. De igual manera, como los miembros de la estructura prefieren estar en el despacho del jefe haciendo alarde con la pelotita o jugando a su vez con sus colaboradores, los últimos niveles se ven liberados de reuniones inútiles y pueden dedicarse a trabajar sin interrupciones.

En el imperio romano, cuna de la organización, a los generales romanos que triunfaban por sus hazañas les asignaban un sujeto que les recordaba que la gloria es efímera para que no se les subiera el pavo. En la organización friends, esta figura es sustituida por el agradador que hace todo lo contrario como su nombre indica. La gloria es breve, ¡para qué amargarla con cenizos que recuerdan su fin!

De vez en cuando las estructuras se reorganizan desde sus vértices renovándose con nuevas relaciones de amistad. Entonces el sol se pone para algunos pero amanece para una nueva pandilla de camaradas. Es evidente la importancia de que el nuevo jefe tenga una buena red social de amigos para poder completar la estructura.

De lo expuesto se podría deducir que las estructuras sirven para poco o para nada y que es el último nivel de la organización, el de la fuerza del trabajo, el que sostiene a las empresas. Pero suprimir las estructuras organizativas es antieconómico ya que se perdería un segmento de mercado con alto poder adquisitivo. ¿Qué pasaría con las urbanizaciones de lujo, los coches de alta gama, los colegios de pago, las Universidades privadas, las Escuelas de Negocios, los restaurantes de lujo, la clase business de los aviones, los hoteles de 5 estrellas, las pensiones para la primera mujer...?

En conclusión, ya que tienen que existir las estructuras organizativas lo mejor es que estén basadas en la amistad. ¿Algún amigo que me lea le han nombrado jefe últimamente?

Sección-Reflexiones

¡¡Ni me menees!!

14 comentarios:

Julen dijo...

Je je, menuda paradoja planteas. Ese delicado paso entre amistad y endogamia. Lo cierto es que es difícil, si no imposible, de resolver. Porque, ¿no es lógico que quieras hacer las cosas con quienes haces química? Parece una lógica tendencia humana, ¿no?
Claro que al mismo tiempo queremos diversidad para no engendrar hijos deformes o de capacidades limitadas. Supongo que en la combinación está el arte, en manejarse en la paradoja de que ambos enfoques se complementan.
Conste que cuando eres artesano, lo bueno de la historia es que sólo debes darle explicaciones a tu conciencia por la noche...y si es que se pone pesada.
Me ha gustado tu historia. Hace pensar, porque concluir, me temo que, de momento, no concluyo nada. Eso sí, arriba cargos de confianza y abajo selección bajo principios de desconfianza. Real como la vida misma.
Un saludo,
Julen

almena dijo...

jajajajaja qué ingenio tienes, Lula!

De todos modos...
"Entonces el sol se pone para algunos pero amanece para una nueva pandilla de camaradas"

ego...
como en todos los demás modelos, siempre habrá algún "más amigo" que puede removerte de tu sillón.

Hay que perfeccionar eso
:)

un beso!

Muxfin dijo...

Lo siento Lula, sólo conozco algún criador de bonsais, especialista en no dejarte crecer y retorcerte las ramas a su capricho.

Telémaco dijo...

Si los amigos, además de su simpatía tienen el resto de cualidades imprescindibles para el puesto no habría mayor problema. Aunque me temo que el amor es ciego, y su hermana pequeña la amistad lo mismo.

De todas maneras cuando sea mayor y me hagan jefe te haré una oferta.

Rrío dijo...

En la Administración, el conjunto de personas que rodea al Director y con el que indubitablemente les une una relación de amistad se llama "Gabinete". Tanto así que es como el caso de las esposas de los maharajás: cuando el director cesa, allá que va su gabinete con él.

Es bueno eso de tener las castas bien definidas, así cada uno sabe a lo que juega.

En lo que no estoy muy de acuerdo es que el desarrollo de las relaciones de amistad deje a los demás trabajar tranquilamente. Mas bien se diría que el fruto de la amistad es en ocasiones grandes planes que luego los trabajadores han de llevar a cabo... puedan o no puedan.

Existe una variante que es la siguiente: el azar, en forma de reorganizaciones, junta las gentes de diversos orígenes, los cuales tienen dos opciones: o se hacen rápidamente "amigos" del jefe, o también rápidamente se tienen que ir buscando otro sitio.

mint dijo...

Uf, delicado tema que planteas. Cuando he tenido ocasión y a igualdad de condiciones siempre prefiero un amigo, pero siempre y cuando sepa que hará bien el trabajo. Un amigo de verdad siempre te mantendrá los pies en el suelo. A la inversa, cuando he tenido un amigo de jefe no me ha ido tan bien. Me temo que siempre soy el amigo cenizo que dice lo que piensa y no acaba de funcionar bien. Un amigo no siempre ha de ser sinónimo de incompetente. Hay amigos que quiero mucho pero no los tendrá nunca trabajando conmigo. Y aunque dicen que en el trabajo no se viene para hacer amigos yo he hecho amigos de verdad compartiendo penosas condiciones de trabajo y cuando he podido me los he traído conmigo. Y funcionan. No creo que amistad y trabajo sean términos incompatibles. Pero tal y como lo pintas, habrá que pensárselo dos veces. Un beso.

Fernando dijo...

Amistad y trabajo es una combinación de efectos letalmente retardados. A la larga, el tema se va a la porra. Trabajo en la Administración y he vivido el tema (afortunadamente, no en cabeza propia).
Como dice Telémaco, en estos asuntos el amor es ciego, pero la amistad lo ve todo distorsionado y el personal acaba yendo como Mr. Magoo.
A mi jefa la acaban de nombrar superjefa, y la relación de lealtad-confianza que tenemos es mucho más eficaz que las supuestas amistades. Espero confirmarlo en los próximos cuatro años.

candela de los dolores dijo...

querida amiga Towanda , desde que el mundo es mundo los humanos , como los monos , nos movemos por tribus .La ventaja de la forma de organizacin Friens es que ya desde chiquitillos los temas de la jerarquia , quien puedes con quien y hasta dosne estan marcadas , es un relajo . Te diran los psicologos que la dinamica grupal patatin patatan ........... vamso que si le metes el dedo en un opjo a tu compa de guarderia no pasa nada .

Pero la verdad es que eso funciona mientras nadie quiera cambiar los papeles con justa ambicion de progresar ..
ya es triste que el nismo niño que te llamaba "gafotas" en la gurderia a los 45 te lo llame en la empresa y encima te tengas que reir .........

la-de-marbella dijo...

Me ha gustado tanto tu entrada que la he enlazado en la mía de ayer. Espero que lo lea mucha gente es interesante esa manera de ver las cosas. Besos

Lula Towanda dijo...

Julen
Lo difícil siempre es el punto de equilibrio.
Lo real es que los amigos se juntan en las estructuras y lo ideal sería que los que trabajan juntos se hagan amigos.
Pero ya sabes lo que pasa con la utopías.... Aunque recuerdo otros tiempos en que surgía la amistad en el trabajo e incluso perduraba cuando cada uno seguía una senda laboral. Ayer mismo cené con los amiguetes de mi primer curro.

Almena Como bien dices siempre hay grados entre la amistad y un amigo puede quitarle el puesto a otro

Muxfin y Telémaco No descarto que unos hombres con vuestro ingenio encuentren algún día la gloria, si llega el momento sé que me rescataríais de mi chapapote laboral

Rio No conocía que en la Administración a los amigos del “cargo” se le llamaba “gabinete”. He tenido la oportunidad de observar al entorno empresarial y se entretienen mucho reuniéndose entre ellos. Por lo que comentas a los gabinetes les da por hacer grandes planes en vez de jugar a encestar la pelotita, Mal asunto para el resto.
Totalmente de acuerdo contigo sobre las reorgas. En esos momentos surgen amistades súbitas donde antes había enemistad y es que muchos saben del poder de la amistad.

Mint Tampoco creo que al trabajo no se va a hacer amigos, porque en ese caso la colaboración brilla por su ausencia. Es delicado lo de la amistad porque lo suyo es que surja afecto entre la gente que está tanto tiempo junta. Lo que es peligroso es que solo se busque rodearse de personas que te deban el cargo y te jaleen. Pero más peligroso aún es que a pesar de que las estructuras no hacen su trabajo, todo sigue funcionando y da que pensar ¿para qué sirven las estructuras?

Fernando La lealtad-confianza es la base de una buena relación laboral, pero a muchos cargos más que asumir responsabilidades prefieren disfrutar de sus privilegios y compartirlos con sus amigos.

Candela de los dolores En el patio del cole al que te dijera gafotas le podías dar una patada y lo más que te podía pasar es que te pisara las gafas. De mayor te puede llamar gafotas y si quieres seguir pagando la hipoteca hasta le tienes que poner buena cara. La vida parece que va a peor.

Marbellí Me alegro que te haya gustado. Gracias por la referencia.

María dijo...

Uy Lula! Si te dieras una vuelta por mi sitio de trabajo la de cosas que escribirías de ese tipo y de otras. Aquí hay muchos "amigos" y otros más "amigos" que se hacen, dependiendo de lo que se quiera. Yo no estoy en contra de trabajar con amigos y si pudiera elegir como dicen Mint: a dos iguales, mejor el amigo, pero siempre y cuando estuviera segura de que iba a funcionar porque esa persona estuviera preparada para el trabajo. Ya me ha pasado lo de trabajar con "amig@" y eso que no lo elegí yo, salió bastante mal porque no estaba preparad@ para el puesto y así pasó. Besos

pablo dijo...

estooo.... me voy a buscar nuevos amigos :)

Leo Zelada Grajeda dijo...

La amista es una trampa

Lula Towanda dijo...

Pablo Por si no conoces el refrán:
Más vale una hora de relación que cien horas de trabajo.
Es triste, pero es así.

Leo Bueno, a veces funciona cuando además de amistad hay ganas de trabajar y de hacer cosas y se sabe hacerlas. En este caso la amistad aporta armonía y confianza.