jueves, junio 05, 2008

El petimetre tecnológico

Ayer congelé a un petimetre después de repetir mil veces el mantra "hijo de puta" para expulsar el veneno de la ira de mi alma.

El petimetre de los salones dieciochescos con su pompa, sus rizos y toda su huera humanidad ha derivado en el siglo XXI hacia el intelectualoide en la rama de las letras y al petimetre tecnológico en la rama de las ciencias. Este último ha trocado los salones literarios por los ambientes corporativos de las grandes empresas, muy dados a la literatura de ciencia-ficción.

El petimetre enfoca todos sus esfuerzos en pavonearse ante los demás, luciendo un brillante plumaje de irisados brillos tecnológicos. Agita las plumas de su cola como si fueran un gigantesco mapa tecnológico para disimular sus pies de barro en la praxis de la profesión.

Salvo la lujuria(1) y la ira que le son negadas por falta de vigor, el resto de los pecados capitales campean a sus anchas en su macilenta alma.

La soberbia es su única compañera, la que no le abandona en ningún momento y en la que basa su marca propia (que me perdone Andrés por usar el término para un caso tan negativo). Tiene que demostrar que es más listo, leído e ingenioso que nadie y allí la humildad no tiene cabida.

La avaricia la practica mediante el download. Atesora sus fuentes de conocimiento bajo secreto de sumario. El petimetre nunca tendría un blog ni herramienta alguna para compartir, a lo sumo un Twitter para amplificar sus publicaciones a lo largo y lo ancho de las revistas corporativas en las que repite como un lorito lo que lee en los medios anglosajones. Ha evolucionado del afrancesamiento a la anglofilia.

Su gula es como la gula del norte, más falsa que las pesetas de madera, pero la practica por aquello de la imagen. Más que comer, busca comer con gente importante para luego ir pavoneándose.

La envidia hacia los que han hecho algo productivo en su vida profesional le corroe. Para desahogar este sentimiento se venga de los pobres sujetos envidiados aplicándoles la técnica del ventilador(2) en presencia de los jerarcas para que surta un efecto más contundente.

Su Pereza explica su comportamiento. Huye de la praxis y se echa en brazos de la teoría que cansa menos. Su cintura para esquivar el trabajo es de una técnica muy depurada y el arte de colocar los marrones a terceros es proverbial.

Es una mente insana en un cuerpo insano, demasiado hasta para el satírico Juvenal.


(1) Se ajusta a la teoría de que "el que no folla, jode"
(2) La técnica del ventilador consiste en poner una mierda delante de un ventilador, orientarlo hacia la víctima y encenderlo. Es muy usada por los políticos independientemente de su ideología.

¡¡Ni me menees!!

20 comentarios:

Félix Serrano dijo...

Por lo que veo, comparte "virtudes" con el TOPAMI, aunque éste parece más radical.

Si es de los que les gusta la técnica del ventilador habrá que tener mucho cuidado con él, es un caso claro de desestabilizador organizacional.

Cuánta verdad hay en la expresión "el que no folla, jode". Parte de los cursillos anti-estress de las empresas deberían centrarse en "Cómo follar más para joder menos".

Andres dijo...

Estás perdonada. De hecho un petimetre que se lo haya currado puede decir que tiene una Marca Propia fuerte.

Besos y abrazos

Miguel Arribas dijo...

Estos petrimetres suelen tener un vida laboral corta, pero mientras viven "fastidian".

Sus pies de barro, leáse su inconsistente formación, les arroja pronto de su pedestal.

Deseo que tus petrimetres desaparezcan de tu horizonte.
besos

koon dijo...

Me encanta este post :-)

porque buuuuuueno, hay más de uno así por el "barrio" :-D

Y la experiencia a mí me dice, que es una cualidad más de ellos , que de ellas (aunque habrá de todo, supongo)

el primer pecado blogger: la vanidad: "yo, yo, yo..." ;-)

Saludos!

Toni dijo...

Muy lustrativo el post, Lula.
He aprendido que la envidia es el motor del ventilador de marrones, por ejemplo. Sólo esa frase merece otro post y análisis, en los tiempos que corren.

Aunque echo en demasía un exceso de feromonas, por no hablar también de petimetras tecnológicas... Aunque supongo que se les reconoce rápidamente. Pero, ten cuidado, puede que haya algún Zorro de petimetre disfrazado. Como las meigas, te aseguro que haberlos, haylos.

También es una maestría en conseguir el máximo resultado con el mínimo esfuerzo. Sobre la lujuria, luego dicen que el pecado es caro.. y engaña.

Buen Día

Pd: Parece que estás llenado la nevera ;-)

Fernando Polo dijo...

Güeno.

Telémaco dijo...

Recuerdanos que para tu próximo cumpleaños te regalemos un arcón de congelación, porque debes tener el congelador a rebosar ¿dónde guardas las cubiteras y los filetes de merluza congelada?.

Lula Towanda dijo...

Felix: El Petimetre es un TOPAMI a la hora de apuntarse tantos y un TOPATI a la hora de trabajar.
El arte de aplicar el ventilador tiene su peligro para las buenas gentes.
Si su vida sexual fuera más satisfactoria serían aducidos por las fuerzas del bien.
Deberíamos montar una consultora que diera formación con el lema que propones. Haríamos un bien a la humanidad y hasta podríamos ganar dinero.

Andres: El petimetre necesita la marca propia sobre todas las cosas.

Miguel: Los petimetres tecnológicos tienen larga vida laboral,algunos hasta la jubilación.
La única esperanza es creer que existe infierno y que tendrán en la otra vida su justo castigo, si no consiguen liar a San Pedro.

Koon: Si, la cualidad de petimetria es más de ellos que de ellas. No hay literatura de mujeres petimetras.
En la bloglosfera también se da más en ellos. Habrá que lanzar el mene ¿cuantos petimetres conoces ?
¿y cuantas petimetras?

Toni: Al petimetre se le reconoce a poco que se le observe. Nunca le verás trabajar. Huye de trabajo como los gatos del agua. La envidia y su técnica del ventilador les delatan.
El congelador empieza a estar saturado :-)


Fernando: Gracias. Se te está quedado el lenguaje twittero :-)
Volvemos al telegrama :-)

Telémaco Los congelados humanos luchan en mi congelador con los cubitos de hielo, los helados, la carne congelada, los chorizos de mi pueblo, espero que no se me contaminen las viandas.
En mi congelador nunca encontrarás pescado congelado, hay solo besugos y merluzos humanos.
Voy a tener que cambiar a un combi.
El petimetre es el jefe de la rata. Ahora también están juntos en el congelador.

desequilibros dijo...

Hace no mucho también me encontré con un tipo similar al que califiqué como spammer 2.0.

Obviamente se trata del mismo tipo. Pero "petimetre" me gusta más: le describe mejor.

alycie dijo...

Se te olvida el yuppie de los 80's, el metrose×ual, el fashio-fashion y todos aquellos que no soportan un arañazo en su ... autoestima, la jerarquía de la x, políticos, periodistas, ... La lista es interminable.
¡Saludos!

Lula Towanda dijo...

desequilibros : como decía Machado: Mala gente que camina y va apestando la tierra... Y que saben porque no beben el vino de las tabernas.

alycie Este ejemplar es malvado, con una maldad sin finalidad que es la peor. Dañar por dañar.

la-de-marbella dijo...

Siempre das en el clavo cuando se trata de dibujar personajes reales ó de la "vida misma" que diría mi hermana Octubre. Que insoportable es el tipo de persona que describes. Creo que existe en todos los niveles y en todos los trabajos. En mi caso, es el clásico "mala pipa" que siempre consigue dejarnos mal a los demas aunque en lo unico que se esfuerza es en ponerse fijador en el pelo. (yo tambien tengo en el congelador alguno de ellos/ellas.
Te deje mi agradecimiento anual en mi blog. (tres años!!!!!)

Lula Towanda dijo...

Marbellí: Certera descripción del petimetre por tu parte:
que siempre consigue dejarnos mal a los demas aunque en lo único que se esfuerza es en ponerse fijador en el pelo. Deberías prodigarte en faunas humanas.

¡Qué les den a esos personajillos!

Tu blog es géminis y cumple años el mismo día que mi hijo "Fernnando" (como dicen es Sevilla)

Leo Borj dijo...

@Miguel Arribas

A mi me parece que con más frecuencia pasa como en el cuento del rey desnudo, que muchos otros petimetres tecnológicos no lo delatan, incluso lo encumbran y amparándose en el principio de Peter, sube y sube y sube en el escalafón corporativo y más si de una administración pública de trata y dura y dura más que las pilas del famoso conejito.

Me ha encantado el repaso de P.C. Lula.

Lula Towanda dijo...

Leo: Totalmente de acuerdo contigo. Una fantasía que tengo es poner en evidencia a un petimetre en especial. No sé si se me dará la ocasión. Aún así, las baterías que llevan ya las quisieran los que diseñan teléfonos móviles.

IÑAKI DE VILLA dijo...

Congelar petimetres es una buena opción, pero ....estás congelando el pescado equivocado. Etiquetar bien es imprescindible a la hora de descongelar para.....comer, regalar, aniquilar, preparar un buen guiso para potenciales enemigos...
Un petimetre( versión antigua) no se convierte en ...... tecnológico, ni aunque haya una pandilla de aduladores a su lado a los que les hace trabajar en un ambiente de inteligencia emocional adecuado. Esto, un petimetre de cualquier época no lo conseguiría por falta de inteligencia. Un petimetre es un ¨ yo ¨ ridículo y aislado, que sirve de entretenimiento, en algunas o muchas ocasiones; depende de la tribu en la que se mueva.

Soberbio: persona que entre gente inteligente se hace invisible, y si se le ve se aniquila.
Lujurioso: cualidad no siempre vista y descubierta pero que está hasta en estos bichos.
Avaricioso: este tipo de gusanos no atesora, como mucho, amontona sin saber para qué.
Gula: estos tipos valoran el sabor de un vino, basándose en lo que cuesta la botella, le quitas la etiqueta y la factura y se quedan con el culo al aire.
Pereza: algo común a casi toda la fauna humana, unos lo disimulan, otros aunque jodiéndoles cumplen, otros.. Y a la fauna que planteas, en estando con ellos la única técnica es aprender a dejar los brazos laxos, flojos; la inteligencia fuera de servicio, de tal forma que se diga : ¨ Me está tomando por tonto ¨
El que no folla jode, como frase bien, pero conozco a bastantes que además de follar, joden que hay que joderse
Y a estos tipos, en la empresa, se les puede llamar astutos, sagaces, malintencionados, ruines,...
Se me olvidaba, al que emplea la técnica del ventilador, no hay que olvidarle, hay que conocerle para en su momento, que siempre aparece, darle la vuelta al ventilador.
A un petimetre ni se le ocurriría hacer un blog, porque no cabe en la ridiculez de su ¨ yo ¨
Un blog siempre intenta ser, un YO en órbita, deseoso de encontrar el blanco de otros corazones.
Un saludo de Iñaki de Villa.

Lula Towanda dijo...

Iñaki: ¡Vaya comentario! casi es más largo que el post.

Tengo el congelador a reventar de tanto elemento nocivo que hay suelto y por nada del mundo abriría esa caja de Pandora.

Veo que no le das el beneficio de la duda al petimetre a eso de hacerse con la tecnología. Yo solamente le quitaba el vigor sexual, evidentemente quedo yo un poco más abajo.

Buen repaso a los pecados capitales. Es un tema recurrente en mi.
Respecto a la actividad sexual y los daños colaterales en el entorno, los que menos follan joden más, aunque bien se puede dar el caso en que se emplee a ambas cosas pero al repartir, la intensidad del daño se diluye un poco.

En lo que coincidimos es que el petimetre no es bloguero, ergo ¡No somos petimetres!

D.Q. dijo...

Parece que este personaje ha tenido un jarro de agua fría al Sur de Islandia. Alguna vez tenia que patinar... y que se le pillara.

Lula Towanda dijo...

Oooooohhhhh!!!! quiero detalles!!!!!!

Lula Towanda dijo...

Ya sé donde y cuando ha patinado. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.
Creo que ayer 17-j también se dejaba ver por un sarao ¿cómo le fue?