viernes, julio 04, 2008

Gordos y Flacos

Durante siglos la obesidad ha tenido "buena prensa". La sabiduría popular -que a veces no es tan sabia como parece- lo ha venido afirmando tradicionalmente: "la gordura es hermosura".

Algo que ya habían adelantado aquellos primitivos artistas que nos legaron las famosas y "desbordantes" Venus prehistóricas, símbolos de belleza y fecundidad.

Desde los primeros días de vida, la gordura será motivo de auténtica satisfacción y un niño "gordo y hermoso" será acogido y exhibido por los padres con evidente orgullo.

Ser gordo, obeso o de "abundantes carnes", será durante muchos años, sinónimo de floreciente salud -“respira salud" se dirá en lenguaje coloquial-, de buen humor, de persona sociable y pacífica.

Un prototipo físico de belleza que no dudarán en adoptar muchos artistas para inundar los museos de bellas matronas de anchas caderas y exuberantes pechos.

Estos abundantes perímetros corporales también han tenido una lectura sociológica. Las abundantes dimensiones representaban "signos externos de riqueza", privativos, lógicamente, de personas de la burguesía, que podían comer abundantemente en épocas de hambruna y no dar"palo al agua" en tiempos de jornadas laborales de"sol a sol".

Con el paso de los años algunos de los tópicos urdidos alrededor de gordos y flacos, irán, paulatinamente, desdibujándose. Detrás de muchos sanchos se encierran auténticos quijotes y viceversa.

Así es posible comprobarlo en una muestra de representantes de la fauna humana que a pesar de la "hipoteca" que les supuso su exceso corporal nos han dejado un valioso regalo con sus aportaciones artísticas:

Personajes obesos de la fama de Charles Laughton, Orson Welles, Gioacchino Rossini, los franceses Alejandro Dumas y Victor Hugo, nuestro dramaturgo Edgar Neville.

O famosas obesas, como: Doña Emilia Pardo Bazán, la actriz y bailarina Ginger Rogers, María Callas, que durante la primera parte de su vida pesaba más de noventa kilos y al cumplir los treinta años -gracias a un eficaz tratamiento adelgazante y en tan solo seis meses- redujo su peso corporal a cincuenta y siete kilogramos.

Poco a poco, los tradicionales conceptos sobre las pretendidas bondades de la obesidad comenzarán a ser cuestionados y en tiempos próximos a nosotros, la medicina y los creadores de moda, cogidos de la mano, empiezan a marcar ciertos límites

Si la alta costura, adecuándose a los tiempos, aboga -a veces con excesos que hay que corregir- por las ventajas estéticas de la delgadez, la Medicina no se cansará de alertar sobre las amenazas que la obesidad encierra para la salud.

Gregorio Marañón, en su ensayo Gordos y Flacos, escribía a modo de moraleja:

“Cierto que, mientras la especie humana perdure, habrá gordos y flacos. Lo deseable es que cada vez sea mayor el número de los que no lo sean del todo, para su propio bien y el de los demás"

¡¡Ni me menees!!

9 comentarios:

alycie dijo...

No subestiméis el poder de la publicidad, la moda y el mercado, que son capaces de terminar de un plumazo con 1.000.000 de años de evolución de culos gordos.
¡Salud!

Juan Luis dijo...

Lo importante no es ser gordo o flaco, sino estar saludable. Lo demás son tonterías. Tonterías que a veces matan.

Un saludo.

Miguel Arribas dijo...

alycie:
pese a la propaganda artística de Botero los culos gordos deben y tiene que desaparecer.

Pero también el extremo opuesto o sea las arengas anoréxicas de los modistos.

En el equilibrio de las dos posturas está la solución.

saludos

Miguel Arribas dijo...

juan luis:

Estar saludable es en definitiva lo que importa. Pero está demostrado que el exceso de peso a la larga trae más de una complicación a la salud.

Te deseo mucha salud

AM dijo...

Muy bueno, Miguel. Me ha encantado tu post, muy apropiado para los complejos y sencillos de la canícula estival. Es verdad que la apariencia es importante, ahora hay casi un 30% de niños con sobrepeso y la "carga psicológica" que conlleva, pero me gustaría pensar que al final, lo que importa es el interior.

El famoso dúo de Laurel y Hardy (los opuestos se atraen) me ha recordado las celebraciones, que tenían lugar tras el Consejo de la Banda de los Viernes:-)

Saludos con Salud, y todo lo demás, para que disfrutes de este verano templado, en la Costa o el interior.

Miguel Arribas dijo...

am:
Yo también te deseo mucha salud con gordura o sin ella.

En todo caso lo idóneo está, tal como decía Marañón--tuve la suerte de trabajar en su Servicio-- en que "no los seamos del todo"

Un fuerte abrazo virtual y feliz verano.

Lula Towanda dijo...

Creo que las personas delgadas y que comen poco son más longevas. ¿que hay de cierto en ello?
Mi objetivo son los 100 :-) (años, no kilos)

Miguel Arribas dijo...

Lula:

Efectivamente está demostrado que los flacos viven más años y con mejor salud que los gruesos.

Dado que pretendes vivir 100 años, te envío esta receta medieval:

Vida honesta y arreglada.
Usar de pocos remedios.
Y poner todos los medios
De no apurarse por nada.
La comida moderada.
Ejercicio y diversión.
Salir al campo algún rato.
Poco encierro, mucho trato
Y continua diversión

Besos

Miguel Arribas dijo...

Lula:

Efectivamente está demostrado que los flacos viven más años y con mejor salud que los gruesos.

Dado que pretendes vivir 100 años, te envío esta receta medieval:

Vida honesta y arreglada.
Usar de pocos remedios.
Y poner todos los medios
De no apurarse por nada.
La comida moderada.
Ejercicio y diversión.
Salir al campo algún rato.
Poco encierro, mucho trato
Y continua diversión

Besos