lunes, julio 07, 2008

Ausencias


Según tengo entendido los memes es lo que siempre hemos llamado listas. Desde que tengo memoria mi vida ha estado llena de listas: los deberes, la compra, los niños que me gustaban, la ropa que me compraría cuando tuviera dinero, las cosas que he ido dejando sin hacer, las cosas que no puedo dejar de hacer, las casas que he habitado, los sitios a los que quiero ir… Un sinfín de listas.

Las listas de lo por venir cada vez son menos pretenciosas y mucho menos exigentes. En cambio, echando un vistazo hacia atrás, veo que algunas listas de mi pasado tienen un tamaño que me pesa como el cielo de otoño.

La más presente de todas esas listas es precisamente la de los ausentes. Aquellos de los que aún no puedo escribir. Los que, aleatoriamente, visitan mis pensamientos de manera secuencial, esporádica y constante. Sus caras, o sus gestos, aparecen de repente cuando estoy quitando hierbas, o para opinar sobre un cálculo de navegación que no sé cómo resolver. En algunos casos, su ausencia es más poderosa en mi vida de lo que lo fuera nunca su presencia.

Me acompañan cada vez que tomo una decisión importante, y siento que me rodean formando un círculo protector e impenetrable. Tan impenetrable es, que mantiene intacta mi soledad coreada de ausencias.

¡¡Ni me menees!!

6 comentarios:

Miguel Arribas dijo...

Con el paso de los años la relación de esas ausencias se hace desgraciadamente demasiado extensa.

Pero siempre nos queda el "París" de su recuerdo y la huella emocional que dejaron en nuestra vida.

Besos

jacqueline dijo...

MIGUEL ARRIBAS:
Ósculos, incluso.

Lula Towanda dijo...

Bien sabes que no estoy por estar en tu lista de ausentes.
Todos estamos rodeados de los ausentes y ni siquiera los presentes pueden hacer que perdamos la sensación de soledad. Tampoco es una mala sensación, las hay peores.

ALyCie dijo...

He estado ausente 5000 años de historia y 1 000 000 de prehistoria.
No son las ausencias, sino el miedo a no estar. Y 50 años, en esa escala es casi cono no haber estado.
Luego ... no estoy, es decir, estoy ausente, elíptico ... e incluido.
¡Salud!

Rrío dijo...

Las ausencias son necesarias para poder recuperar nuevas presencias.

Pero las ausencias no tienen derecho a ocupar el lugar de las presencias.

Exorcizalas: escribir sobre ellas en el blog es un buen comienzo.

Yo las numeraría: Ausencia 1, Ausencia 2,... luego, una a una, las invocas, las convocas y las disuelves.

Y para terminar, como dijo el apuntador, dejando la pluma sobre la mesa: "ello fué y ello conté, pero google no me supo dar razón".

AM dijo...

Tenía una amiga que decía hacer la compra de la Lista, en vez de la lista de la compra, o la tonta de la compra. En fin, como dices, un sinfín;-)

Hablando hoy, con el único miembro árabe (sic) que ha habido" en el Orfeón Donostiarra, comentaba que...

Bes