domingo, febrero 19, 2006

El flautista de Hamelín

A raíz de un artículo publicado por Wall Street Journal sobre recompensas a bloggers americanos que han apoyado a FON, se ha debatido en la blogesfera española sobre los bloggers que lo han apoyado desde aquí. He seguido este debate con interés con la esperanza que alguien pusiera los puntos sobre la íes y con satisfacción he comprobado como se pronunciaban contra esta contaminación. Pongo como referencia e-cuaderno que en el post Lo que esta en juego comenta y recopila los principales enlaces relacionados con esta discusión.

Esta es mi humilde contribución a este debate: describir un perfil humano al que pertenece Martin Varsavsky, junto con otros muchos que seguro que hemos tenido la oportunidad de conocer más de cerca.


Hay personas que conciben ideas y son capaces de llevarlas a cabo con tesón. Ellos son los que hacen que el mundo progrese, generalmente para bien. Su vida es fructífera y su huella permanece más allá de su existencia. Se les suele admirar y en muchos casos envidiar y se dan casos en que han sido suplantados por otros que los han despojado de la fama y del dinero.

Una buena idea genera siempre entusiasmo, pero llevarla a término requiere el esfuerzo de mucha gente guiada por una persona(1) que reúna una serie de cualidades necesarias para hacerla realidad, entre ellas, el ingenio para crear algo nuevo, la habilidad de vender la idea, la capacidad de crear entusiasmo, la destreza de definir las metas, la pericia de organizar el trabajo, la maña de resolver situaciones imprevistas y finalmente el arte de no decaer hasta llegar al final. Pocas personas se ajustan a este perfil completo pero muchas intentan suplantarlo.

Los flautistas de Hamelín son especialistas en intentar asumir la parte más fácil y provechosa de este perfil, la que transcurre desde vender la idea hasta la de crear entusiasmo, el resto de las fases pierden interés para ellos por su incapacidad para llevarlas a cabo. Por tanto, estos flautistas no son creativos ni perseverantes, solo precisan tener mucho morro y muy pocos escrúpulos.

Estos pillos tañen como nadie la dulce flauta de la persuasión, acompañada de gestos entusiastas de venceremos, prometiendo el paraíso en la tierra para los que le sigan. Los que se dejan arrastrar por tan prometedoras expectativas les espera un largo camino sin retorno, lleno de piedras, que suele desembocar en el desierto de la desesperanza y la desilusión.

En épocas no muy lejanas, en la burbuja de Internet, tuvieron su máximo esplendor y fueron escalando posiciones mientras sembraban la desolación a su paso. Se despedían de sus fieles seguidores muy compungidos diciendo: "me voy(2) para no veros sufrir" o "No me voy, me llevan(3)". Algunos han sobrevivido durante todo este tiempo con la misma técnica. Otros, como el Guadiana, aparecen y desaparecen. Lo sorprendente es que desde arriba se siga confiando en ellos y se perpetúe la financiación de sus despropósitos pero lo que no tiene explicación es que sean capaces de reclutar víctimas(4) .

¡Qué suerte he tenido con eso de ser dura de oreja! Nunca he sabido apreciar la dulzura de sus melodías de ambición.

(1) En algunos casos son dos como Sergey Brin y Larry Page de Google
(2) Con el riñón bien cubierto
(3) A un sitio mejor donde vosotros no tenéis cabida
(4) De ahí la importancia de conocer la historia, hasta la más inmediata.

Sección-Fauna Humana

technorati

¡¡Ni me menees!!

10 comentarios:

Kotinussa dijo...

A mí, desde mi ignorancia en estos temas, este asunto siempre me sonó parecido a lo de la multipropiedad, que creo que ha dado lugar a más fraudes y denuncias que a gente satisfecha.

En cuanto a tu pregunta de cómo es posible que puedan seguir recultando víctimas. Piensa que todavía hoy hay cantidad de gente que sigue cayendo en el "timo de la estampita", el "tocomocho" y cosas parecidas...

Muxfin dijo...

Creo que la dificultad está en diferenciar a los flautistas de las "cabezas tractoras" que lleven a buen término los proyectos.
Hasta los duros de oreja suelen ser más sensibles a determinadas frecuencias.

Galufante dijo...

Los cantos de sirena suelen atraer todo tipo de especímenes fácilmente vulnerables y manipulables...

Una pizca de intuición y una sensata distancia son aconsejables...

Agur.

burton dijo...

Sólo espero que mi oreja tenga una buena intuición ante esto y no se deje manipular tan facilmente
interesante post, salu2

la-de-marbella dijo...

Hay virtuosos de la flauta que saben embelesar de tal forma que solo cuando acaba el concierto te das cuenta que solo han tocado dos notas. Tienes razón en todo lo que dices, he leido la discusión en los enlaces que propones y estoy de acuerdo. No obstante he aprendido ha desconfiar de los "cantos de sirena" que apuntaba Galufante más arriba. Saludos Marbellís.

almena dijo...

qué sano es un puntito de "desconfianza" cuando algún "flautista" hace sonar su melosa dulzaina...


besos!

Lula Towanda dijo...

Kotinussa pues es una buena similitud con lo de la multipropiedad, que ha dado sus disgustos. En este caso tu pones el ?piso? y nadie te garantiza ?tus vacaciones?, ahora que si de aquí sale algún negocio él se lleva las pelas. Mientras que triunfen los métodos del "timo de la estampita" o del "tocomocho" vamos apañados.

Muxfin No sé si con mi oreja sería capaz de captar una nota de ilusión. Lo veo difícil.

Galufante No necesito ni tapones de cera para los cantos de sirena, sorda total a estas melodías.

burton Si no te dejas distorsionar por la ambición, te irá bien.


la-de-marbella Es todo un arte lo de los flautistas, hay que andarse con cuidado.

almena Seguro que hay un haiku para estos temas.

Zifnab dijo...

Por una vez y sin que sirva de precedente reconozco mi absoluta ignorancia al respecto. A mi todo aquello que se salga de Windows (ponerme el Mozilla ha sido más o menos como llega a la luna), me superan. Así que pues eso que agradecido quedo de tu aportación, porque así, si a alguien le da por hablar del tema puedo renunciar a la cara de poker.

Se feliz

chousas dijo...

También sé de un señor que gracias al buen nombre conseguido por un trabajo genial y muy bien hecho (por el que recibirá el Nobel seguramente, todo sea dicho), consiguió que le financiaran un trabajo cuyo objetivo a todas luces no podía ser por el que le dieron el dinero O.o'
Son individuos despreciables pero... no hay peor tonto que el que quiere ser engañado y se ciega por ambición.
Y en estos casos creo que las víctimas están rellenas de billetes de dólar, así que...

En el timo de la estampita ¿quién es el ser despreciable? ¿El "timador", o el "timado" que cree que le está tomando el pelo a un pobre tonto?

(Escribo por lo de abajo, no sé nada del asunto del Wall Street Journal y demás).

Lula Towanda dijo...

Zifnab Suerte que no perteneces al sector de la telecomunicaciones, te has ahorrado encontrar a tipos que venden aire a un precio astronómico. El Flautista que menciono le ha sacado 18 minolles a los grandes de Interné (Google, Skype..). No sé si las inversiones en aire desgravan a la Hacienda de USA. Mis felicitaciones por ponerte Mozilla,

chousas En los entornos de investigación de medicina y biología se dan estos ejemplares que saben sacar el dinero con mucho arte. En este caso el dinero puede ser Público, fruto de nuestro trabajo que Hacienda nos quita de las manos para que no lo malgastemos.
A mi me parece que el timador es el malo de la película y el "pringao" sólo un ser humano que se deja arrestar por la ambición o en algunos casos por la ilusión.