martes, febrero 21, 2006

El Teniente Kijé

Desde que escuché(1) por primera vez "El Teniente Kijé" de Sergei Prokofiev, siempre me ha gustado, por lo que me interesé en su historia.
La Suite que todos conocemos (o no), fue escrita para una película dirigida por Alexander Faintsimmer en 1934.
Consta de cinco movimientos:

  • Nacimiento
  • Romanza
  • Boda
  • Troika
  • Y muerte.


Esta película se basa en un divertido cuento de Yury Tynyanov. La historia es una sátira de la Corte Rusa a finales del siglo XVIII en tiempos del Zar Pablo I, un hombre fascinado por la pompa y la disciplina militar.

Un borrón en un informe le hace entender al Zar(2) que existe un subteniente Kizhe y se interesa por dicho subteniente y exige más datos sobre el "bravo oficial". Sus subordinados militares, incapaces de contradecir al monarca y sacarlo del error, inventan la biografía completa del inexistente Kijé, desde su nacimiento hasta el fin de su carrera, pasando por el exilio en Siberia, su ascenso en las filas militares, su matrimonio y otros episodios de su vida, ricamente sazonados por la imaginación de los oficiales del zar. Ya plenamente interesado en la vida de su exitoso teniente, el zar exige conocerlo personalmente, por lo que a los oficiales no les queda más remedio que matar en el campo de batalla a tan valeroso oficial.

La trama del cuento me recuerda a algunas situaciones en la Política y en la Empresa dignas de nuestro dicho "sostenello y no enmendallo". Seguro que todos tenemos ejemplos en los que por un simple error se ha ido liando la cosa hasta hacer una maraña imposible de solucionar.
A veces se llega a situaciones verdaderamente ridículas por no llevar la contraria al jefe.


(1) Fue en un disco de demostración del sonido estereofónico a principio de los 60's (pura arqueología)
(2) El texto original decía: "los Subtenientes Stiven, Rybin y Azancheev son designados " y con el borrón quedó: "El subteniente Kizhe Stiven, Rybin y Azancheev son designados"

Sección-Reflexiones
technorati

¡¡Ni me menees!!

15 comentarios:

Lula Towanda dijo...

Lo contaminada que están las empresas de la política. Al jefe no se le lleva nunca la contraria, es mejor tenerlo engañado que dar explicaciones. La figura del "toca h..... profesional" esta en extinción. Incluso existe la técnica para superar la prueba del 9 por si le da al jefe por comprobar algo. Hace tiempo diseñamos un servicio complementario a las "técnicas de certificación" llamado "técnicas de falsificación" para consolidar la mentira sin dejar fisuras. Algunos perversamente a la regla del 9 le llamaron ISO 9000 :-)

Galufante dijo...

ISO9000? Conoces alguna organización cercana que se apropie de tamaña certificación pero que de puertas adentro la soslaya repetidamente?

Agur.

Lula Towanda dijo...

galufante No hablaré si no es en presencia de mi abogado sobre las cosas que se esconden debajo de las alfombras (o moquetas según el caso) de las empresas que conozco.

burton dijo...

La suite es una de las favoritas de mi esposo y la he llegado a odiar de tanto escucharla
salu2
PD: lula gracias por el ánimo para el asunto del manejo

Muxfin dijo...

Lula: De la misma forma que se habla de la contabilidad en negro, también existe una calidad en negro. Lo de no llevar la contraria, no se queda en el jefe. En el ejemplo que pones, la propia norma sería el Zar. Preocupado mas en el tipo de letra de la documentación que en la eficacia del sistema.

Galufante: Me solidarizo con Lula y no diré nada (aunque tenga tentaciones).

burton: El placer de escuchar una música está en evocar los recuerdos que te trae. ¿Te has parado a pensar que tal vez tu marido la pone tantas veces porque a tí te disgusta?

Saludos

CARMEN_R_PURAS dijo...

Otra historia similar a ésta en el fondo es la del cuento "El traje nuevo del emperador", que últimamente leo bastante a menudo (mi hija le ha dado por él y casi todos los días se lo tengo que leer).

¡Lo que se puede hacer por no llevarle la contraria al que manda!. Y al final, es un niño el que tiene que venir a poner la sensatez a todos.

Besos.

kassandra dijo...

Después de todo, y como siempre, la culpa es del jefe, lógicamente, si su conducta hace que los que le rodean reaccionen así, ¡Por algo será, digo yo!

cerise dijo...

¡¡¡pero el jefe nunca tiene la culpa!!!!!!!!

Zifnab dijo...

Yo soy de los que no conozco la famosa suite.

Pero ya si.

Feliz quedo.

En cuanto a lo del Zar, pues eso. Por algo así debió ser por lo que no se dieron cuienta de la revolución que se les echaba encima. Y el hombre es e único animal capaz de ir hacia la piedra y tropezarla voluntariamente.

Se feliz

Zifnab dijo...

Ah y por cierto.

Como veo que sois unos insubordinados que no acatáis la Autoritas que Dios concedió a vuestros superiores, aquí va el decálogo mandamiental que desgraciadamente habeis olvidado

Las leyes del Jefe
Articulo I: El Jefe tiene la razon
Articulo II: El jefe siempre tiene la razon
Articulo III: ...y si no la tiene se aplican los articulos I y II
Articulo IV: El jefe no duerme, descansa.
Articulo V: El jefe no come, se nutre.
Articulo VI: El jefe no bebe, degusta.
Articulo VII: El jefe nunca llega tarde, le retienen.
Articulo VIII: El jefe nunca abandona el trabajo, es requerida su
presencia en otro lado.
Articulo IX: El jefe nunca lee el periodico durante el trabajo, se
informa.
Articulo X: El jefe no mantiene relaciones con su secretaria... la
educa.
Articulo XI: Se entra en el despacho del jefe con ideas propias, se
sale con ?sus? ideas.
Articulo XII: Nunca se critica al Jefe, menos si se perciben primas.
Articulo XIII: El jefe piensa por todos.
Articulo XIV: El jefe es el jefe aunque este en ....?.
EL JEFE ES EL JEFE.
?El Jefe?

La Revolución de las Costillas dijo...

En Chile decimos: "el que sabe, sabe, el que no, es jefe"...

Muxfin dijo...

CARMEN_R_PURAS: En efecto, hay varias obras en las que prevalece la supuesta superioridad de unos sobre la realidad y la lógica, El Retablo de las Maravillas es un ejemplo más cercano.
Cuando leemos de mayores cuentos supuestamente infantiles solemos ver puntos de vista interesantes, desde La Caperucita Roja hasta Los Viajes de Gulliver.

kassandra: No toda la culpa es del jefe, también es más cómodo para los subordinados dejarse llevar y no afrontar actitudes incómodas.

cerise: Como le he contestado a kassandra, todos tenemos nuestra parte de culpa.

Zifnab: Me alegro por haber contribuido a que conozcas algo más. Seguro que el Zar y sus cosejeros conocían el decálogo.

la revolucion de las costillas: Si fuera cierto el dicho, creo que habría más jefes que subordinados.

Un abrazo

burton dijo...

Lula creo que lo de Omaira seguirá emocionándonos por mucho tiempo más
un abrazo

la-de-marbella dijo...

Creo que en politica y en empresa la parte más debil se lleva todas las tortas. No hace mucho un jefecillo me comentó que iba a poner de excusa ante unos clientes que su secretaria no le había dado un recado de maxima importancia para los negocios de estos. Me molesto tanto su desverguenza y frescura en querer cargarle el muerto a la muchacha, que cogi el telefono en cuanto pise la calle y puse en antecedentes a su cliente de lo poco profesional que me parecia el tipo. El cliente llamó a su jefe y desde entonces el jefecillo no usa gomina, le duele la cabeza. Un saludo a todos

Muxfin dijo...

la-de-marbella: Es lo que algunos llaman "efecto gallinero", el de arriba ensucia al de abajo.

Saludos