miércoles, noviembre 08, 2006

Desarrollo sostenible

Este post va dedicado a Julen que le hacen gracia mis crónicas sobre eventos. Desde aquí le pido disculpas por no haber asistido al evento BlogAut, lo que me impedirá escribir la crónica. Soy una malqueda vecina de su First life, pero sé que no me lo tendrá en cuenta.



Nos remontamos a junio del 2002 ...

Teniendo aún reciente la lectura del El mercado y la globalización, de José Luis Sampedro, fui a una charla de título Las Telecomunicaciones: un Desarrollo Sostenible. En ella descubrí una nueva estrategia de las multinacionales, que consiste en aumentar la cuenta de resultados por medio de una imagen solidaria con la sociedad y respetuosa con el medio ambiente. Lo del desarrollo sostenible está claramente enfocado a la sostenibilidad final -"quicir"(1) la cuenta de resultados-, que a fin de cuentas es la que paga la nómina seamos o no respetuosos con el medio ambiente o solidarios con nuestros congéneres.

El evento se desarrolló en el edificio de Ericsson y lo moderaba el presidente de CIECAT(2). El ambiente era muy agradable y cosmopolita -cual corresponde a una multinacional acostumbrada a agasajar a sus grandes clientes-. Como lujo asiático tenían a una persona que pasaba las transparencias de PowerPoint, puesto laboral desconocido por mí hasta la fecha. Primero un sueco nos contó el poco C02 que tienen las líneas de abonado (yo no sabía que lo tenían). Luego tomó la palabra un director de una operadora fija para enumerar todos los AENOR de su empresa y todas las comisiones de medioambiente. En tercer lugar intervino una operadora móvil, representada por la responsable de medioambiente que contó todos los esfuerzos para crear su sistema de gestión medioambiental. Llegado a este punto, pausa para el café.

La sala donde nos sirvieron el desayuno era fría y funcional; personalmente me gustó la decoración. El desayuno era abundante y exquisito, tuve opción de comerme cinco minicroissants y tres pastas de té (recientemente en un sarao de APD solo pude comerme una pasta y porque estuve muy despierta)

Tras la pausa cafetera, otro san sueco nos contó cómo organizan voluntariado para asistir en grandes catástrofes en colaboración con la ONU. A una pregunta de cómo gestionan a los voluntarios para que no les afecte a sus planificaciones, saltó la liebre al decir que primero es el cliente y luego la catástrofe. Terminada la presentación de los voluntarios de Calcuta ?perdón, de Ericsson- se pasó al turno de ruegos y preguntas.

Para romper el hielo, el moderador le hizo una pregunta a la representante de la operadora móvil, que la puso en un brete ya que no sabía cómo contestar. El calor de la situación derritió el hielo y las preguntas del público empezaron a fluir hacia los representantes de las operadoras. En este punto empezó el efecto Boomerang de la mesa contra los inocentes asistentes: cuando se realizaba una pregunta a una operadora su representante en la mesa buscaba un compañero del su empresa para pasársela. De esta forma varios asistentes fueron atracados in situ sin que les diera tiempo a decir aquello de me alegro que me haga esa pregunta...

Hasta ese momento todo iba sobre ruedas, el coloquio era ameno y las preguntas inteligentes y sin acritud. Pero se acercaba la hora D del día H: el partido España-Sudáfrica. La mesa -muy respetuosa esta vez con las aficiones deportivo-patrióticas- cerró el coloquio a las 13:10. Pero un Pepito Grillo, a la sazón director de calidad de Ericsson, recordó que faltaba el representante de la Administración para clausurar la jornada. Con la educación que caracterizaba a todos los asistentes, y a pesar de que se acercaba peligrosamente la hora del partido de fútbol, nos quedamos en nuestro sitio esperando la llegada del hombre del Ministerio.

El representante del Ministerio de cuyo nombre no quiero acordarme, de categoría Director, tenía un aspecto de funcionario gris plomo y entró con total desfachatez a las 13:15 para clausurar unas jornadas a las que no había asistido. Sacó un papel que contenía un discurso polivalente donde hablaba de lo horizontal y de lo vertical que lo mismo servía para un foro de calidad de las Telecomunicaciones como para la asociación de mujeres maltratadas. Sólo nuestra buena educación y el temor de enfrentarnos a la Administración -poseedora de presupuestos eternos- nos impidió levantarnos y dejarle solo con su papelito.

Al punto que dijo: para concluir ..., los de la mesa dieron un respingo y se les notó un gesto de alivio. Como no hay mal que cien años dure, terminó su huero discurso cuando empezaba el partido de fútbol.

Balance de la charla: DOS CUADERNOS Y UN BOLI.

(1) Quicir es la contracción de "es decir", muy usada por una persona que se ganó a pulso el apodo de "Quicir" a fuerza de repetirla continuamente y de contagiarla a todo su entorno. Un día hablaré de Quicir, personaje que merece una semblanza
(2) CIECAT es el Círculo Español para la Calidad en Telecomunicación


Sección-Crónicas de sociedad

technorati , , ,



¡¡Ni me menees!!

14 comentarios:

Julen dijo...

Pues sí, busqué pelo azul... y encontré a un señor con barba corta algo canosa que llevaba el pelo teñido de azul, en la primera fila, a la derecha. Estuve por darle un par de besos y decirle que la caracterización era perfecta y que nunca se me habría ocurrido que Lula fuera un hombre (porque no caí en la cuenta canarinha).
Después pensé que tragarme todos los capítulos de CSI y enchufarme en vena últimamente unas cuantas novelas del inspector Wallander me estaban haciendo enfermar.
Creo que esto me descentró y ya no pude recuperar mi diarrea mental organizada. Así que supe todo el día que me estaba faltando algo.
Nota 1.- Aunque te parezca mentira, sí, había un tipo con el pelo teñido de azul. Tengo testigos que pueden corroborarlo. Y no, no le besé.
Nota 2.- Efectivamente, yo también valoro las conferencias por la rapiña que consigo en forma de bolis y demás material de papelería. Es un acto compulsivo que alimenta lo que en mi casa llamamos "el arsenal". Es un armario donde se amontonan diversos objetivos "garrapiñados".
El beso que no te di.
Julen

Anónimo dijo...

Esos eventos que relatas me recuerdan muchísimo las charlas que se organizan para profesores, donde señores que no han puesto el pie en un aula nos descubren lo que es dar clase, todo con un discurso totalmente hueco, plagado de teorías absurdas, lenguaje que no significa nada pero intenta pasar por muy técnico, etc.

También en las nuestras suelen repartir bolis y carpetas, pero los desayunos brillan por su ausencia.

Lula Towanda dijo...

Julen Casi me muero de risa con el hombre del pelo azul. Mira que la realidad supera siempre la ficción. Ya me hubiera gustado estar allí, carpeta con balduque en mano tomado nota de todo para luego escribirlo para las futuras generaciones. En mi descargo diré que no pude ir por causa mayor. Este mes estoy muy pillada con el doblete Empresa/Universidad y voy a salto de mata y sin ningún margen de tiempo. Besos desde aquí ya que no pudo ser en persona. Tendré que ir a Bilbao a una triple-B.
Bueno ya veo que eres tan Diógenes como yo, te comprendo perfectamente.

Koti El mundillo de la mesa redonda es así. A mi me gustan las que son en sitios finos: El Palace, el Ritz , vamos las de 5 estrellas. Allí por lo menos te garantizan un entorno estético, un desayuno/merienda delicioso y cuadernos/bolis de diseño: Aunque las charlas suelan flojear, siempre te queda lo otro. Lo de la comida siempre se agradece. Lástima que los que organizan vuestras charlas les falte sensibilidad o presupuesto.

Anónimo dijo...

Lula tienes que asistir a más eventos para luego hacer tu crónica. Eres genial.

almena dijo...

mmm al menos no tuviste que pelearte por conseguir un "cruasan"

Lo malo de "...aumentar la cuenta de resultados por medio de una imagen solidaria con la sociedad y respetuosa con el medio ambiente..." es que algunas empresas se quedan sólo en eso, en conseguir "la imagen". Me estoy acordando de alguna concreta...

Besos!

toxcatl dijo...

Vaya bodrios que te tragas, jamia. Na más que para que te den bolis y cuadernos ¡robalos en la empresa!!!
Si lo de la generosidad y solidaridad y to eso es todo mentira...

Lula Towanda dijo...

Almena En las pausas para café los asistentes suelen estar más ocupados intercambiando tarjetas que en desayunar como Dios manda. Además, como se les manchan las manos de la grasilla de estos bollitos pues no pueden darlas con los dedos pringosos.
Suelo ir sin tarjetas así tengo las manos libres.

toxcatl me pagan por ir a esos bodrios y hacer informes un poco más serios que las crónicas de sociedad que publico. Lo de llevarte el bic del curre (no los compran mejores) no me pone. Me gusta el material de oficina original y de colorines. Y en esos sitios se encuentran cosas muy bonitas.

Lula Towanda dijo...

telémaco Gracias por tu entusiamo. El otro día me perdí el de BlogAut, pero espero poder asistir a otros. El único problema es que como a lo del web 2.0 van tan pocas mujeres, a lo mejor doy demasiadas pistas de mi persona humana y se me ve cae el pelo azul.

Zifnab dijo...

No se si resulta un poco frívolo, pero a mí el post me ha dado hambre. Minicroissants, que buenos....

Quita quita que estoy comenzando a sufrir

Se feliz

Lula Towanda dijo...

Zifnab Aunque a media mañana me comería un brontosauro, con los minicroissants voy paliando el apetito.

Anónimo dijo...

A estas horas, lo del minicroissant es un crimen. Me encantan las crónicas de estos "eventos consuetudinarios que acontecen en la rua", van bien para ponernos a todos los pies en el suelo. Como ocurre con el automóvil, todos somos peatones y conductores alguna vez, y está bien tener las dos visiones. Todos estamos alguna vez en el estrado y otras en el público y es bueno no perderlo de vista. Por otra parte, visto tu poco éxito con el tema del bufet me parece que como buen "profesional de la croqueta" te voy a tener que dar alguna clase. Ya hablaremos. Un beso.

Lula Towanda dijo...

mint Me gustan más lo eventos vistos desde el patio de butacas que desde la tribuna.
Quedo a la espera de las clases de supervivencia en el buffet de los eventos para dar las tarjetas impolutas sin renunciar a comer todo tipo de frituras.

Anónimo dijo...

Me has recordado pero mucho lo de cibervoluntarios, a lo que fui el martes pasado, todos son teresa de calcuta, no contratan sin asegurarse de que los empleados reciben un salario justo, ayudan a sus empleados a conciliar la vida laboral, son todos tan buenos... Bueno y de Correos para qué hablar si hasta contrata a minusválidos.

Eso sí el bufet era buenísimo que para algo estábamos en IBM.

Tiene razón Julen en que había un señor con el pelo azul en el blogaut, tiene un blog sobre suelo y en la comida me tocó enfrente pero aún no he entrado a visitarle.

Lula Towanda dijo...

Virginia La realidad supera la ficción. Lo que me he reído con lo del señor de pelo azul. Ya me hubiera gustado ir a blogaut y conocer a Julen y a ti. Más ocasiones tendremos de encontrarnos con nuestros ciberamigos