martes, octubre 25, 2005

Mesas redondas

Hoy es el día de Internet y para conmemorarlo durante estos días se han celebrado en Madrid un montón de eventos con sus inevitables mesas redondas que me han tenido ocupada y alejada de la oficina durante dos días. Me afloró a la memoria algo que escribí hace tiempo sobre estas mesas y veo, como siempre, que la vida sigue igual....

No voy a hablar de las mesas camillas de la salita que nos describía S.M., ni tampoco de la tabla redonda de los caballeros del rey Arturo. Me refiero a las conferencias que se organizan en torno a temas tan genéricos como ambiguos sobre la Calidad, el Desarrollo de las PYMES, la Sociedad de la Información, el Impacto de las Tecnologías, la Importancia del I+D+i?..

El lugar de la convocatoria suele ser un hotel, cuyo número de estrellas va en función del glamour de la convocatoria, siendo el súmmum el Hotel Ritz(1), aunque no le va a la zaga el Hotel Palace. Como alternativa a los hoteles están los auditorios de las Grandes Empresas o de las Universidades.

Una mesa redonda sin catering pierde muchos alicientes porque, en el momento en que se sirve el ágape, se despliega una considerable actividad de relación entre los asistentes, que se intercambian tarjetas de visitas frenéticamente como si les fuera la vida en ello. Los que no llevan tarjetas para intercambiar aprovechan la oportunidad y se ponen ciegos a comer.

Los obsequios a los asistentes, generalmente bolígrafos y cuadernos de notas, son tan apreciados como el catering. Un asistente asiduo a estos saraos siempre tendrá una considerable provisión de material escolar para obsequiar a sus hijos y sobrinos que le mirarán como si fuera una persona muy importante.

Los ponentes se sitúan en una mesa - rectangular en vez de redonda- sobre tribuna que les da distancia y superioridad sobre el público asistente. La composición de la mesa está sujeta a fórmulas preestablecidas de representación de los siguientes organismos: la Administración Pública, las Fundaciones, la Universidad, las Multinacionales, las Consultoras.

El presidente de la mesa abre la jornada(2), generalmente presidida por un representante del organismo que paga. Los paganos más habituales son la Administración Pública, las Fundaciones y las Multinacionales; las Universidades van de gorra y las Consultoras siempre se llevan un buen pellizco, conforme manda su religión mercantilista.

La oratoria de los ponentes es irregular. Los consultores, muy habituados a estos eventos, gozan de un verbo fluido y un discurso tan ameno como huero. Los representantes de las multinacionales suelen ser personas de experiencia dedicadas a estos eventos y siempre aportan anécdotas curiosas, dentro del estilo abuelo Cebolleta(3). Los representantes de las Administraciones Públicas suelen sacar un papelito que leen de forma átona y cuyo discurso serviría también para inaugurar un pantano(4). A pesar de ser más plúmbeos que el cañonero Ponce de León(5), son aplaudidos con entusiasmo ya que son portadores de un valor eterno llamado Presupuesto Público. Los representantes de la Universidad, en cuanto te descuidas te colocan una clase magistral - según ellos- ante el estupor del sufrido público a los que más que magistral les parece un finstro(6).

El público desde sus asientos piensa que los ponentes no se merecen ese lugar destacado y siempre hay alguien que, para demostrarlo, realiza una pregunta comprometedora para la mesa. Algunos utilizan los cuadernos de notas para disimular la hilaridad de su rostro ante las tonterías que se dicen; otros llenan de dibujos el cuaderno para no dormirse, y los hay que, directamente, se duermen.

Las mesas redondas se parecen mucho a las corridas de toros de la Feria de San Isidro, hay que asistir a muchas para ver algo que merezca la pena.

(1)El Hotel Ritz, cuyo 50% pertenece desde hace poco a Alicia Koplovitz. Como se puede apreciar su apellido rima con el nombre del hotel, así como sus bolsos coordinan perfectamente con sus zapatos.
(2) Creo que el nombre de cornada se ajusta mejor al resultado del evento.
(3) Para los que no conozcan este comic, es un simpático abuelo que continuamente les cuenta batallitas a sus nietos.
(4) Cuando no saben que decir empiezan con lo vertical y lo horizontal, cuando en realidad su hilo argumental es una maraña total.
(5) Ponce de León, cañonero de 2da. clase, construido en 1895, pesaba 200 toneladas.
(6) Finstro. Palabra puesta de moda por el humorista Chiquito de la Calzada. En alemán, finstro (finstar finster finstre), significa oscuro, tenebroso.

Sección-Sapos y culebras

¡¡Ni me menees!!

16 comentarios:

Martínez dijo...

Que razón tienes y qué acertada la taxonomía de ponentes. Cuando asisto a alguna y veo a juniors escuchando en lugar de crear o retozar, me invade la nostalgia y pienso en cuantas horas de juventud perdidas. Los demás supongo que nos lo merecemos.

Me ha tocado la fibra sensible porque en horas me embarco en una de esas.

Telémaco dijo...

Fenomenalmente descrito Lula.
Sólo te ha faltado hablar del aburrido periodista con la cámara al hombro filmando al público como si estuviese haciendo el video del banquete de una boda. El momento en que te enfoca la cámara es el único en que intentas poner cara de interés en lo que se está diciendo.

María Guilherme dijo...

y lo peor de todo en que en esas super salas hace un calorcito tan agradable que es casi imposible no dormirse...

cris dijo...

Y no falta quien, enciclopedia en mano, se prepara en alguna pregunta para epatar al ponente y de paso al personal.

María dijo...

Pues sí, es tal cual y, a veces, lo importante es el catering donde se establecen esas relaciones "tan intensas".

almena dijo...

mmmm en qué categoría (has dicho que asistes) te has situado??????
No. Ahora no. Responda usted después de la publicidad.
;-)

Déjeme adivinar...

Lucky Luke dijo...

Ay, ¡qué tiempos aquellos en los que frecuentábamos estos saraos!. Lo mejor, además de algún buen catering, era el análisis social(por no decir cotilleo) de los ponentes y de algunos asistentes.

pablo dijo...

vaya, parece que lo único que queda satisfecho en esas reuniones es el estómago :)

chousas dijo...

Si es que cuando la gente habla y se cree que lo que está diciendo interesa a la concurrencia... XD
(Pero en estos casos les debiera interesar ¿o no? ¬¬').

Comentario alternativo:

Cada loco con su tema :P (Sólo que en un manicomio debe ser más ameno y entretenido).

cerise dijo...

¡Lo has descrito perfectamente!

Carmen dijo...

Me has hecho recordar alguna mesa que me ha tocado organizar.... No has citado a los patrocinadores: oseasé el Movistar de turno que suelta el dinero y pone su logo. Salvan muchas vidas.

Y luego está el llevar a los ponentes. Un reparto equilibrado de los grupos que has citado. Primero se tira de los amiguetes acostumbrados a estas lides, que han hecho de esto una segunda vida bastante lucrativa. Y si falta alguien,pues a tirar a lo más alto, que si no,ya delegarán.

Unos vendrán cobrando, otros se conformarán con los gastos pagados, y luego están los que tiene dieta pero claro te dicen que no les alcanza para los hoteles de categoría en los que se celebran estos eventos y por lo tanto quieren cobrar de todos los lados.

Luego están los que tienes que vigilar la noche anterior porque si no probablemene enlazan, pero claro a esas alturas ya ni son capaces de leer la ponencia. Aunque luego suelen generar los debates más interesantes o por lo menos entretenidos.

Ay, me enrollo recordando cosas, y eso que el cátering mrecería un punto y aparte...

Zifnab dijo...

Oye y se juega mucho a los barquitos en esas libretas o se respeta a los conferenciantes. Es que no es mi ramo y no frecuento pero imagino, que muy divertidas muy divertidas no son y habría que encontrarle algun remedio en foorma de tocados y hundidos.

Dicho esto me parece un análisis que debe ser muy ajustado con la realidad y, maravillosa, la nota a pie de página sobre que el glamour puede extenderse incluso a la armonía con los propios apellidos.

Se feliz

Lula Towanda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lula Towanda dijo...

Martínez No dudo que sus intervenciones (le presupongo ponente) sean tan amenas como sus posts, si es usted el estratega Sr. Martínez. Ya me gustaría asistir a alguna de ellas.

Telémaco5 Tienes razón, me ha faltado el fotógrafo del evento, la verdad es que lo considero un elemento anacrónico e inconscientemente lo he relegado al olvido. Muchas mesas se graban, pero me gustaría saber si se visionan alguna vez. Lo mismo aplica a las fotos, salvo para rellenar huecos en las revistas corporativas (yo las llamo hojas parroquiales) no creo que tengan otro destino.

María Guilherme El ser mujer tiene una ventaja en estos casos gracias a la vestimenta en tres capas: camiseta sin mangas, chaqueta y abrigo. Cubre todos los estados posibles de la climatización de la sala. Ellos, pobrecitos, no se pueden quedar en camiseta de porteador (en algunos casos sería muy interesante), como mucho en mangas de camisa, pero son reacios a desprenderse de la chaqueta y no digamos de esa soga que llevan atada al cuello llamada corbata.

cris Nunca falla el espontáneo de turno que va desde el terrorista que quiere reventar la mesa hasta el narcisista que quiere dejar una huella imborrable de sí en el evento.

María Yo soy más de las que van más a la bollería fina, a por los hojaldres y los zumos naturales que a eso de hacer relaciones. Las dos cosas no se pueden hacer, se te llenan las tarjetas de grasa y dejas constancia de tu glotonería. Si hay que renunciar a algo, que sea a las relaciones. La comida pasa a ser parte de ti, el intercambio de tarjetas da pocos frutos.

almena Siento romper el suspense. He participado como triple play o la triple P: Preparación-Ponencia-Publico, pero generalmente soy público. Se ven mejor los toros desde la barrera :-)

Lucky Luke Mi querido compañero de saraos maravillaos, lo bien que comíamos mientras diseccionábamos a los ponentes y asistentes. No hacíamos muchos contactos, pero cuanto ejercitábamos el arte de observar y analizar. Como dice un refrán: el que habla siembra y el que escucha recoge.

pablo Tu que eres joven y con buen apetito no te vendría mal ir a una mesa de esas (comprueba que dan de comer). Puedes buscar musas entre los canapés, es un nuevo ejercicio.

chousas Hay de todo, como en la viña del señor. Algunos han desarrollado una carrera profesional como ponentes. Otros van predicando sus ideas. Otros se ven obligados a asistir (los de la Administración). El evento será un popurrí.
Tu alternativa encaja, al final es: cada loco con su tema. ¿quién no está un poco loco en esta vida?

cerise Me gustan más las mesas redondas de tus barbacoas.

Carmen Veo que te toca sufrir por el lado de la preparación de las mesas. El evento es como los estrenos de teatro que piensas que va a ser un desastre y al final todo va sobre ruedas y quedas de maravilla.
Alguna vez he ido de ponente por el turno de amiguetes, otras en sustitución del jefe, pero siempre gratis total. Este año he cobrado por primera vez una charla (que no mesa redonda) y me ha hecho mucha ilusión.

Zifnab No se juega a los barquitos porque te puede pillar el fotógrafo y quedas arruinado socialmente para estos eventos. En esas mesas redondas hay que portarse bien y luego te dan de merendar.

mort dijo...

Hola! Te devuelvo el comentario en Logicola y aprovecho para decir que fué un placer conocerte.

Creo que se te ha olvidado mencionar el componente social/indie en el que, aprovechando las pausas, el público se alía en pequeños grupitos para criticar, digo, comentar las distintas ponencias. Se conoce mucha gente interesante de esta forma.
En unos días me toca ser ponente (¡mi debut!) en las Jornadas Sidar en Bilbao. A ver si consigo escapar al adormecedor abrazo del cliché. Barajo premiar con chucherías las intervenciones inteligentes del público o dar la ponencia en pijama :)

Lula Towanda dijo...

Mort: Seguro que tu debut en el mundo de los charlatanes, perdón ponentes quise decir, será estupendo y no requerirá de alardes de puesta en escena para tener al público pendendiente de tu exposición.
Supongo que colgarás la ponencia en el blog y la podremos leer.
besos