viernes, mayo 19, 2006

La mujer florero

La vida es un continuo avanzar para volver siempre al mismo sitio. Es una pesada broma que nos hace dar vueltas y más vueltas para llegar al punto de partida(1). La mujer, como objeto decorativo sin voz ni voto, intenta en algunos casos salir de esta situación para terminar formando parte de una naturaleza muerta. Al final, tanto las que se marcan el objetivo de ser mujeres florero, como cantaban magistralmente Ella baila Sola, como las que decidieron sacar los pies del tiesto, terminan decorando un rincón familiar, un evento social, una comida de negocios, una conferencia académica o incluso un sillón en un consejo de ministros. En todos los casos dejando su aroma, color y belleza plasmado en el ambiente.


Ella baila sola - Mujer florero
Powered by Castpost

Escribo estas letras desde el sillón del auditorio de la empresa para la que trabajo, mientras distraigo el tedio que me produce ser una mujer florero cuyo único cometido es hacer bulto entre el público. Llueve sobre mojado porque es el segundo evento del día (el anterior en una escuela de telecomunicaciones) en la que mi misión consiste en estar de adorno. Hoy es el día de Internet, en ambos eventos los ponentes eran hombres, las mesas redondas esta formadas por hombres, pero múltiples florecillas dábamos color a una audiencia de hombres grises como señal de que la primavera existe.

Mi carrera como florero se remonta a mis inicios en el mundo de la gestión en la que abandoné el laboratorio para frecuentar reuniones y comidas de negocios. Asistía a las reuniones en las que había que hacer bulto y a las comidas con los clientes en las que pagaba con mi visa de empresa para que mi director pudiera firmar los gastos de manera más discreta. No podía hablar, no podía eclipsar al director sol e incluso no podía pedir comida sofisticada que pusiera en evidencia a mi jefe.

Abandoné la carrera de gestión e intenté volver al laboratorio, pero era tarde. Mi imagen de florero había calado hondo y mi destino estaba trazado por la senda del evento y hasta la fecha no he conseguido neutralizar esta maldición.

Es un poco desalentador llegar a la conclusión de que aunque hayas estudiado una carrera universitaria, trabajado como una negra y demostrado eso de nena, tú vales mucho, al final en una ataque de lucidez te des cuenta que es Isabel Preysler la que siempre lo tuvo claro desde el principio y no perdió el tiempo en menudencias.


(1) Como la maldición de Sísifo

Sección-Fauna Humana

technorati , ,,


¡¡Ni me menees!!

22 comentarios:

mitsui dijo...

Que bonito blog y post te descubri en blogalaxia te voy a recomendar en mi space de colorines, espero k no te importe

http://spaces.msn.com/sonrisitascris

Telémaco dijo...

Todos tarde o temprano acabamos cayendo en la trampa que decía "El principio de Peter". Creemos que el desarrolo profesional está arriba (porque por eso los salarios son mucho más altos ¿no?) y trepamos por la jerarquía al encuentro de la incompetencia y la infelicidad.

Pero yo he aprendido de tí que una buena táctica de supervivencia es hacer el "tancredo", así que si consigues ser un florero no demasiado llamativo nadie se fijará en tí y "a vivir que son dos días".

A falta de mejor alternativa, yo de mayor quiere ser "hombre florero".

Kotinussa dijo...

Yo estuve siete años en un mundo como la arqueología de campo, en el que ni siquiera querían floreros (por lo menos entonces, espero que haya cambiado), sólo hombres.

Toda la gente con la que me cruzaba en ese mundo eran hombres: políticos, arquitectos, obreros de la construcción, jornaleros del campo... Allí no pintaban nada las mujeres, ni floreros ni de las otras.

Suerte que mi jefe, que era un profesional y no un político colocado a dedo, era todo lo contrario en ese aspecto. Tenía un equipo mixto en el que nadie estaba por ser hombre o mujer (tampoco había caído en la estupidez de lo "paritario").

Ahora estoy en la enseñanza, y allí tampoco hay tonterías de estas, afortunadamente.

pablo dijo...

nunca es tarde para decir aquí estoy yo

almena dijo...

Lula, deja que lo dude, permíteme hoy dudar de lo que dices. Y es que no te veo con "perfil" para ser únicamente mujer florero.
No.

Un abrazo bien fuerte :-)

CARMEN_R_PURAS dijo...

Y seguro que tú vales cien veces más que tu jefe.

chousas dijo...

Coincido con almena, no creo que seas una mujer florero ni mucho menos... Que las mujeres le dan salsa a una reunión en que de otra manera habría sólo hombres no lo dudo, lo patético es que haya que llevar mujeres a posta para eso ¬¬'(me parece que me he explicado como un libro quemado, pero bueno...)
Las tías que sólo sirven de adorno aburren, igual que un cachibache hortera y keetch (o como se escriba eso) de un todo a cien :S

cerise dijo...

Si que hay todavia muchas "mujeres floreros" pero poco a poco este concepto esta en decadencia(por lo menos en algunos paises).
Chousas dice "Las tías que sólo sirven de adorno aburren..." sera solo para algunos porque todavia en nuestra sociedad hay mucha demanda de "mujer florero".

Muxfin dijo...

Tengo mis dudas de que te consideres de verdad mujer florero, no va con tu carácter.
Si te consuela, piensa que en esos eventos estabas rodeada de hombres "mando a distancia", hombres "cenicero", hombres "kleenex", etc. que completaban la decoración para lucimiento de los organzadores.

Lula Towanda dijo...

mitsui Gracias protoingeniera. Visité tu blog de blogger y el de MSN (es el primer blog MSN que visito) y me parecen muy simpáticos. Sigue con tu buen humor y tus motos.

Telémaco Nunca llegué al nivel de incompetencia, me retiré a tiempo como algunos artistas. Mientras no consiga dar un salto a un sitio mejor (no pierdo la fe), solo me queda disimular y no llamar mucho la atención. Ya llegarán momentos mejores mientras sobrevivo feliz y contenta. Es algo así como el poema de León Felipe que desde que lo leí a los 13 años lo sentí como una premonición y seguro que te cambiara tu visión de la piedra que paseas

Así es mi vida,
piedra,
como tú; como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centellas
bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra de una Lonja,
ni piedra de una Audiencia,
ni piedra de un Palacio,
ni piedra de una Iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que, tal vez, estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y
ligera ...
.


Kotinussa Suerte que en tu profesión docente no es posible que te pongan de adorno. Y también mucha suerte que encontraras un hombre inteligente y justo con el que pudiste dedicarte a la arqueología.

pablo Y no estas de adorno :-)

almena Claro que no tengo un perfil de florero, en todo caso de flores carnívoras :-). Pero la vida es dura, hay que cobrar a fin de mes y en ese caso hasta que no lo remedie me toca hacer de florero, pero no hay mal que cien años dure y estoy en que no tenga que esperar tanto tiempo para sacar los pies del tiesto de nuevo.

CARMEN_R_PURAS Gracias por el cumplido. Mi jefe y el jefe de mi jefe estaban también de floreros y en primera fila. Pero no me consuela el mal de otros.

chousas No soy mujer florero, pero en el trabajo siempre asignan la tareas de forma irracional ¿verdad?. Te honra el que no te gusten las mujeres floreros, damos más juego como personas aunque aún hay hombres a los que les falta valor para asumirlo.


cerise Hay mujeres floreros que han amasado fortunas, como Isabel Presley o Tita Cervera. Aun hay hombres ricos o inteligentes dispuestos a mantenerlas. Preciosas tus flores y el florero con el que ilustro el post. Gracias por poderlo compartir.

Muxfin Espero que mi situación de florero sea temporal, solo un ciclo en esta vida ondulante. Como apuntas puedes representar peores papeles como "mando a distancia", "Kleenex", "cenicero" y "alfombrilla" (añado yo). Esos objetos me siento incapaz de representarlos, sobretodo el ultimo.

Julen dijo...

A veces todos nos sentimos un poco floreros, ¿no? Mientras sólo sea por unos momentos no hay problema. Pero si la fase valle se alarga, entonces... hay que mirárselo.
Que no eres florero, lo sabemos cualquiera de los que te leemos. Que a veces te sientas florero por el entorno en que nos movemos, pues... peor para el entorno. El jueves estuve en una jornada sobre marketing en internet y Julio Alonso (Weblogs SL) decía que sus blogs de empresa tenían un 92% de público masculino, que él atribuyó al enfoque tecnológico-empresarial. Pues está bien, pero...un poco aburrido, ¿no? No voy a llegar a lo apasionante de dedicarte al ballet, pero sin una distribución más o menos equitativa de hombres/mujeres las cosas empiezan a ser poco divertidas... o menos de lo que podrían serlo.

La Revolución de las Costillas dijo...

Y aquí, en América Latina, te venden el cuento que en Europa "la cosa es distinta"... Parece que "floreros" habemos en todo el mundo :-(
Ahora que será mejor que venga "La Revolución de los Floreros"!!!!

Besitos Lula querida!. Usted tan acertiva como siempre.

Lula Towanda dijo...

Julen Muy aguda tu apreciación: ?Mientras sólo sea por unos momentos no hay problema. Pero si la fase valle se alarga, entonces... hay que mirárselo?. Si se está mucho en la fase valle, se convierte en un valle de lágrimas. Estoy pasando por un momento en que me digo: ?¿cómo me las maravillaría yo?
El chico del ballet me parece un poco abusón, nosotras en minoría no solemos tener ventajas, salvo un caso parecido al chico del ballet que recuerdo: después de nace mi segundo hijo y para mejorar el tono muscular me apunté a un gimnasio de culturismo. Eran los años 80, entonces a esos gimnasios no iban mujeres. El dueño y a la vez entrenador no me quería aceptar, pero le convencí tras insistir un montón. Fue todo un chollo: recibía trato de favor del entrenador y de los colegas. Estaba rodeada de tíos cachas, me lo pasaba estupendo y recuperé mi tono muscular, pero llegó el verano y también el calor y lo tuve que dejar por el olor.
Lo bueno sería quitar asimetrías, pero eso cuesta mucho.


La Revolución de las Costillas Hija, en todos los sitios cuecen habas, en Europa también. A la que te descuidas te colocan en un rincón de adorno.

la-de-marbella dijo...

Por lo que mas quiera Lula mía, cambiemonos las vidas un par de semanas. Yo hago de florero y tu le metes toda la caña intelectual, tecnica y humana a mi empresa, que quieras ó puedas. Prometo lucir más que una rosa, oler mejor que los nardos y sonreir como una posesa. Saludos y piensatelo que hago las maletas en un plis plas. jajajajajajajaja

Lula Towanda dijo...

la-de-marbella Si no fuera porque me retiene en Madrid la Feria de San Isidro hacía las maletas y me iba al sur para el intercambio. Lo de florero te lo puedes tomar como un descanso en el camino, pero si dura mucho te pones mustia. Tu sabes mucho de flores...

la-de-marbella dijo...

Por eso solo me cambio por un par de semanas, demasiado bien sé que las flores se mustian y ademas de mala manera. Besitos

Rrío dijo...

Pues te voy a decir, a mi lo que me gusta son las chicas guapas y además competentes... no necesariamente en ese orden. Ese puesto decorativo que se supone al acompañante bien parecido (o famoso o notorio o erudito) es un despilfarro.

Además no cabe duda que toda esta parafernalia que rodea a "los que mandan" refuerza su sensación de poder, de dominio. Las guapas como los listos como los serviles como los simples espectadores.

Pero aunque no te sirva de consuelo algunos hombres nos hemos sentido también como floreros, a nuestro pesar, y no un día ni dos, sino incluso años.

Rrío dijo...

Pues te voy a decir, a mi lo que me gusta son las chicas guapas y además competentes... no necesariamente en ese orden. Ese puesto decorativo que se supone al acompañante bien parecido (o famoso o notorio o erudito) es un despilfarro.

Además no cabe duda que toda esta parafernalia que rodea a "los que mandan" refuerza su sensación de poder, de dominio. Las guapas como los listos como los serviles como los simples espectadores.

Pero aunque no te sirva de consuelo algunos hombres nos hemos sentido también como floreros, a nuestro pesar, y no un día ni dos, sino incluso años.

Lula Towanda dijo...

la-de-marbella Por quejarme de ser florero me ha caído un marrón de tomo y lomo. Creo que ahora en vez de agua me han metido en una maceta con estiércol. Y es que siempre hay un punto más bajo en esta vida.

El gato feliz Me pareció ver un lindo gatito en mi blog (te dejo pistas en el tuyo).
En los floreros hay rosas y hay claveles.

Galufante dijo...

Lula, paisana, hemos hablado otras veces de la excesiva importancia que se presta en las organizaciones empresariales a eso tan en boga del esteticismo, supongo que un florero puede resultar tan decorativo como un cuadro de pintura naif o un sillón de cuero esmaltado...Creo que has vulnerado la maldición del florero y te va a costar sudor y lágrimas desprenderte de ella...Aunque, que demonios, supongo que sigues siendo igual de feliz, un florero no es óbice para no serlo...Además, los floreros suelen disfrutar de vistas inmejorables y de una dilatada existencia...A menos que el caprichoso de turno opte por la funcionalidad superior de otro modelo de florero...

AL menos, la rosa de tu florero emite una fresa fragancia...no dejes de regarla nunca...

Agur.

Lula Towanda dijo...

Galufante Cuando escribí esto era un florero, en estos momentos soy abrelatas. Las dos cosas que me depara el destino: primero abrelatas para que otros se puedan comer las sardinas, luego florero hasta que aparezca otra lata, lo que no deja ser una ídem. Una amiga mía me dice que hasta que no me resigne y acepte mi destino, volverá a repetirse de nuevo. No sé que hacer para terminar con la maldición, tal vez debería hacerle caso porque empiezo a aburrirme.

Muy bonito y poético la ultima frase de tu comentario, me sirve de bálsamo en estos momentos tan chungos.

rosacobos dijo...

He llegado a este maravilloso post gracias a un enlace que me ha dejado Felix Serrano (http://vozyvoto.es/) en su comentario a la última entrada de mi blog Disfunción Pública y Modernización Administrativa.

También yo me he sentido muchas veces mujer florero. Y tengo la sensación de que ahora, con esto de la paridad hombre/mujer, la situación ha cambiado poco, porque todavía la "voz cantante" la llevan los hombres. Nosotras estamos para dar color y vistosidad a una lista porque la ley obliga a esa paridad, o lo que es lo mismo a las llamadas listas cremallera (hombre, mujer, hombre, mujer,....). Pero no nos engañemos: solo ocupamos un sitio en una relación ya que a la hora de la verdad seguimos en un segundo plano y se nos veta la posibilidad de adoptar decisiones.

Me ha encantado este post.