martes, agosto 01, 2006

Los hombres son de Marte...

Definitivamente lo son, los hombres son de Marte , por no decir de otro planeta aún más lejano que se me está pasando por la cabeza en estos momentos, y me remito a las pruebas que te cuento a continuación.

¿Cuántas veces nos hemos preguntado las mujeres si será verdad que ellos tienen un chip que los diferencia desde que nacen? Tengo dos hermanos varones, hijos del mismo padre y la misma madre que yo, y tengo otros dos, también varones, y también más pequeños, que son hijos de mi padre y su segunda esposa, pero me voy a remitir a los dos primeros, a los dos con los que yo crecí, y a los que conozco mejor, ya que los otros dos, por lejanía y por diferencia de edad no los tengo tan claros en cuanto a actuación, aunque empiezo a presuponerlos.

Mis dos hermanos (los más mayores) y yo fuimos criados por la misma mujer, mi madre, y a ratos, en los veranos, por mi padre, ya que ellos se divorciaron siendo nosotros muy pequeños, yo tenía unos ocho años, y mi padre se fue de España acto seguido por lo que solo le veíamos en las vacaciones.

Contra todos mis pronósticos, y viendo cómo soy yo a día de hoy, un calco de mi madre aunque estoy en vías de reestructuración, que conste, mis hermanos no son ni misóginos ni gays.

No me preguntes cómo, pero a pesar de todo, ellos son capaces de conectar una tele nueva sin llamar a un vecino, programar el vídeo, arreglar un enchufe, hacer la declaración de la renta sin llorar o poner parqué nuevo en el pasillo. Una vez yo intenté hacer un empalme con unos cables y casi me electrocuto, otra vez quise hacer un agujero en la pared y el taladro casi me provoca un esguince en la muñeca, otro día quise programar el vídeo para grabar una peli que ponían a medianoche y al día siguiente descubrí que lo que tenía era un programa concurso de por la tarde y mucha publicidad hasta agotar la cinta de tres horas.

Con diez años ellos aprendieron a ver los partidos de fútbol en la tele, con el volumen al mínimo y la radio encendida a tope para escuchar a los comentaristas, se sabían la alineación del Madrid y con una clase teórica y dos prácticas que les había hecho mi padre en una ocasión, aprendieron a afeitarse sin cortarse la yugular; mientras, yo andaba con las rodillas llenas de tajos porque mi madre era anti-afeitarse las piernas y yo pasaba de hacerme la cera caliente, así que me las rasuraba a escondidas y deprisa en la ducha, y gritaba ¡penalti! cada vez que veía con ellos un partido y un jugador le daba una patada a otro, donde fuera, en el área o no.

Mi madre no nos dejaba discutir en la mesa, no nos dejaba hacer chistes macabros, quién no recuerda los terribles chistes que circularon por los pasillos del instituto cuando lo de Chernobyl o los de ¡mamá, mamá, no me gusta el abuelito!, y nos hacía tragarnos Eurovisión y el Un, dos, tres y se emocionaba y dejaba caer una lagrimita por cualquier bobería y cuando ellos se cachondeaban o pretendía cambiar de canal de tv, ella les llamaba insensibles, brutos y aprendices de machistas.

Como tampoco teníamos contacto a menudo con mi padre, en aquellos años las conferencias telefónicas eran prohibitivas y no existían Internet ni los chats , ellos solo tenían el referente masculino paterno esos tres meses de verano, y de poco a poco ya que mi padre trabajaba incluso estando nosotros allí y solo le veíamos por las tardes o los findes o alguna quincena que él se cogía y nos llevaba de viaje; por eso no me explico cómo han podido aprender ?a ser hombres? sin un modelo a seguir, porque te puedo asegurar a día de hoy que son mis dos héroes, dos tíos como dos copas de pinos, guapos, inteligentes, buena gente, simpáticos (eso lo dice hasta mi chico) y que tratan a sus respectivas chicas con todo el cariño y el cuidado con el que el mío me trata a mí, te quiero decir, ni se nos han afeminado ni son dos machistas misóginos, vaya, no veas cómo cocinan los condenados!!!!!!

Como yo sí que me convertí en una neurasténica calcadita a la madre que me parió (insisto, en vías de solución) no tengo más remedio que pensar que efectivamente, "estos" nacen con un puerto USB diferente y que en el "nido" les conectan por ese mismo puerto al canal 13 (el de las pelis de acción), al de las clásicas españoladas de Esteso y Pajares (que mira que se ríen con ellas y han pasado treinta años), al otro canal de la comedia, al de Bricomanía 24 horas y al porno si me apuras, vamos, que son de otra pasta, y que va a ser verdad eso de que ellos son de Marte (o más lejos aún) y nosotras de Venus , o de la Luna , a saber.

Me pregunto quién escoge a las enfermeras del nido y cuál de ellas decide el canal al que conecta a la criatura, jajaja


Sección-Reflexiones

technorati , , ,

¡¡Ni me menees!!

9 comentarios:

Eulalia dijo...

Si, sí que son diferentes, para bien y para mal. Yo estoy aprendiendo a ser diferente sólo en lo que me interesa, aunque me cuesta mucho más trabajo que si me lo hubieran imbuído de pequeña, como les ocurre a ellos.
Y es que, hermosa mía, no sólo los padres son ejemplo de varonil conducta: están los héroes de las pelis, los profes, los coleguis, los tios, primos y demás familia, los libros, los cantantes de rock, los futbolistas y futboleros, el del bar de la esquina... Y nosotras mismas, para qué engañarnos: a ver de qué me iba a poner yo a arreglar el enchufe de la plancha cuando o a colgar un cuadro estaba casada...
Un beso.

Rebecuqui dijo...

Chica, yo la verdad, a las pruebas me remito; luego he conocido chicas que han sido criadas por hombres o rodeadas de hombres y no tienen esa femineidad tan... marcada como los chicos que he conocido criados solo por mujeres. Ellos parece que tienen la cosa masculina más marcada a fuego, independientemente del sexo de quienes les hayan educado, es algo rarisimo, pero cierto, no?

Lula Towanda dijo...

Soy de venus 100%. en mi familia materna somos todas de venus, y digo todas porque no había hombres, mi madre y mi tía se quedaron viudas muy jóvenes. Tuve mucha más relación con la familia de mi madre. Estuve interna en un colegio de monjas en el que no había ningún hombre. Lo del nombre del blog "Sección femenina" me debe venir del subconsciente y seguro que Freud haría muchas lecturas .
Siempre he visto a los hombres como marcianos, son realmente apañados los condenados y se complican mucho menos la vida que las de venus.
¡Me encanta que la sección femenina tenga colaboradores de Marte!

Rebecuqui dijo...

A mi me encantó el simil de que ellos son de Marte y nosotras de Venus y nos vinimos a encontrar en la Tierra; me leí el libro un poco obligada en su día y tengo que reconocer que no solo me reí muchísimo viendo reflejadas mis propias vivencias en los ejemplos, también me ayudó bastante a por lo menos intentar comprenderles un poco, a los marcianos, que son la leche!!!
También me encanta pensar que somos como perros y gatos, diferentes en muchas cosas pero con capacidad de convivencia común... respetando los terrenos, porque es exactamente así: para mí, ellos son como los gatos, van más a su bola, y nosotras como los perros, mucho más... digamos sensibles a las emociones ajenas; a un gato no le debes dar pienso de perros y lo mismo al revés, tienen medicamentos comunes y otros específicos para cada especie... pero insisto, pueden convivir en paz y armonía siempre que el uno no le toque "las castañas" al otro.
Yo no sé si soy de Venus o de Saturno (sagitario que es una) porque cuando leí el libro me identifiqué más con las mujeres "de tipo marciano", pero tengo unas rachas venusianas que...

Lula Towanda dijo...

Rebecuqui, me ha encantado el símil de perros y gatos. Creo que eso merece un desarrollo en un post.
Guau guau

Chica Gato dijo...

Pues si son diferentes, pero no me siento identificada en los ejemplos ya que entonces yo seria de marte y un poco marciana si soy.
Un grupo de cientificos realizo pruebas con niños y niñas. Un de ellas consistia en darles una muñeca con el brazo roto. Las niñas, intentaron arreglarle el brazo, pero ningun niño lo intento simplemente se limitaron a apartar la muñeca.
Si la muñeca son los problemas ¿no identificais en el ejemplo a vuestra pareja?

Esther dijo...

Sí, yo creo que son diferentes. Los veo como más instintivos e insensibles que nosotras.
Una vez vi un reportaje de psicología en el que explicaban las diferencias entre hombres y mujeres. Según este reportaje los hombres actúan diferente porque tienen más testosterona que la mujer. Tb se vio una mujer lesbiana que actuaba como un hombre, porque decían que poseía más testosterona que progesterona. Dijeron que a la mujer se le daban mejor unas cosas y a los hombres otra; por ejemplo: a las mujeres se les da mejor las letras y a los hombres los cálculos o, tienen tb más capacidad espacial. Sí, no somos iguales y si nos fijamos en los demás animales pasa lo mismo, por ej., los perros: el macho perro es más nervioso y agresivo, mientras la hembra es más tranquila. Nosotros no íbamos a ser una excepción...
Un saludito.

Virginia dijo...

Como siempre me opongo, no lo puedo evitar, quizas yo sea muy marimacho, no lo se, pero no encuentro diferencias con ellos, por lo menos en mi. Yo soy capaz de arreglar todo hasta el desague, de cambiar una rueda, de mil cosas que se suponen que son de hombres, es mas me gustan mas que las cosas de chicas como limpiar. Me parece mucho mas divertido sacarle las tripas al video que poner la lavadora.

Pocas veces en mi vida he dicho eso de necesito un hombre, cuando era una cuestion de fuerza bruta, nada mas, vale mas maña que fuerza y normalmente lo he solucionado pensando.

En cuanto a sensibilidad he conocido muchos hombres mas sensibles que yo, creo que generalizar es malo y sobre todo es cuestion de educacion.

Yo tambien me crie en un colegio de monjas y solo tuve una hermana y aun asi asumi el rol de hijo mayor, no se por que.

Quizas veia la debilidad de mi madre y la fortaleza de mi padre y preferia esta a aquella, no lo se, pero soy capaz de hacer de todo y me pone malita pensar que nosotras seguimos cultivando eso de las diferencias.

Porque si pensamos asi es normal que luego ellos copen los puestos directivos, son distintos y tienen por lo tanto un motivo.

http://www.usome.com dijo...

Pues si son diferentes, pero no me siento identificada en los ejemplos ya que entonces yo seria de marte y un poco marciana si soy.