martes, octubre 10, 2006

Modelos de Negocio en los ASPs

Hace unos años asistía con frecuencia a las mesas redondas sobre TIC que se organizaban en Madrid. Siempre tomaba notas para luego escribir una crónica y enviársela a mis colegas. El otro día encontré ésta por casualidad y me hizo gracia. Le he quitado los nombres propios y he aquí el resultado. Cualquier parecido con la realidad no es en absoluto coincidencia.

Fue un día de Santo Tomás de Aquino cuando se convocó a los antiguos alumnos de una escuela de negocios a una mesa redonda para abordar el tema de Los modelos de negocio en los ASPs. La autora de esta crónica accedió a esta charla por medio de un compañero de trabajo, a la sazón ex-alumno de esta escuela. Dada la inexperiencia de esta humilde cronista en estos saraos, se arropó con sus mejores galas para que no transcendiera su humilde extracción técnica y buscó un sitio poco llamativo pero centradito para no perder detalle.

El moderador, un Executive MBA, Socio y Vicepresidente de una empresa y Profesor de Operaciones en una escuela de negocios, abrió la sesión mostrándonos un acento superpijo muy acorde con el bronceado de su piel. Sin duda era un hombre conservador porque conservar el acento de los adolescentes del Barrio de Salamanca a los cincuenta años tiene su mérito. Para que los lectores se hagan una idea, su aspecto físico era similar al del aristócrata José Luis de Vilallonga, conocido por su biografía autorizada del rey. Más adelante se mostrará una prueba de su talante conservador mediante un comentario machista que haría enrojecer al propio José María Aznar.

El moderador comenzó excusándose de la ausencia de un ponente y la presunta tardanza de otro, ofreciéndonos a todos, mientras tanto, la visión de su empresa sobre el modelo de negocio de los ASPs. Para mi sorpresa no empezó por lo de "el ASP va bien", acorde con su carácter conservador, por el contrario, algún residuo de gotas de sangre jacobina le llevaron por el camino de las exposiciones negativas haciendo hincapié en las dificultades y las barreras para llevar los ASP a buen puerto. Una vez que puso en entredicho su futuro profesional como Socio y Vicepresidente de su empresa dio paso al siguiente ponente.

Tomó la palabra un representante de una operadora de cable. Tenía un pasado profesional que iba desde el Ministerio de Industria a casi todas las operadoras alternativas a Telefónica. Era un hombre muy energético y con profundas convicciones profesionales (y seguro que también religiosas) manifestó "yo creo en el ASP", es más, estamos facturando por este concepto. Nos explicó el mucho valor en bolsa que adquieren las empresas cuando invierten en TIC, siguiendo una exposición positiva de las posibilidades de Negocio de los ASPs, hasta que cedió el púlpito al siguiente ponente.

Cogió el testigo un representante de una gran operadora de telecomunicaciones que comenzó su exposición con unas transparencias corporativas, azul marino y verde chillón. La calidad de las transparencias destacaba sobre la sobriedad de los otros ponentes, pero el mensaje era muy confuso: el 80% justificaba el porqué los ASP son un fracaso (de nuevo surgieron las palabras dificultades y barreras) y el 20% las megainfraestructuras para alojar ASPs en las que habían invertido. Dejó muy claro el posicionamiento de la operadora en las infraestructuras y las plataformas horizontales para soportar servicios de ASP, dejando a empresas especializadas el servicio de aplicaciones: CRM, ERP s, etc. A punto de finalizar su presentación, apareció el que llegaba con retraso, al que cedió la palabra.

Resultó ser, nuestro tercer hombre, socio de una consultora. Expuso su punto de vista bastante moderado, indicando que había que ir por pasos, creando la cultura del uso de los ASP empezando por cosas que no son estratégicas pero que son útiles.

Después de estas charlas tuvo lugar el debate. El ala derecha se mostró muy activa en la exposición de casos y preguntas. El primero fue un emprendedor que montó un ASP hace 7 años y no consiguió convencer a los clientes para que lo usaran, a pesar de ello creía en el ASP, aunque parece que ahora se ocupa de otras cosas. El Moderador superpijo le felicitó por ser un visionario por montar un ASP en tiempos tan remotos, no sé si tomó nota del resultado de la visión. En segundo lugar se le otorgó la palabra a una Srta. un poco triste y de poca fe que dijo trabajar en una empresa que está a punto de lanzar un ASP y que no sabía si iba a tener éxito.

Continuaron las preguntas y respuestas hasta que el moderador con ánimo de cerrar la jornada pronunció la siguiente perla: Bueno vamos a ir terminando porque todos tendréis una mujer esperando en casa con la cena. Un murmullo recorrió el patio de butacas ya que además de ex alumnos había ex alumnas.

Sección-Crónicas de sociedad

technorati , , ,


¡¡Ni me menees!!

8 comentarios:

Julen dijo...

Lo de asistir a conferencias es todo un mundo. Yo soy de los que tomo mogollón de notas, pero siempre sintonizo en "divergente". Es decir, comienzo escribiendo cosas que dicen pero casi de inmediato me vienen ideas relacionadas y luego otras más y luego otras y al final acabo anotando algo completamente alejado del punto inicial. Me pasa con mucha frecuencia. De hecho hay veces que me gusta ir a conferencias porque sé que me va a pasar eso y es una especie de pequeño estado de flujo.
En ocasiones he pensado escanear algunas de esas notas para tenerlas guardadas... aunque, en realidad, en la balda de abajo de la estantería de la izquierda tengo guardados los "cuadernos de mi historia". Esos que, me temo, yo sólo entenderé.
Estaría bien que siguieras publicando notas de conferencias, Lula. Personalmente me resulta ameno leerlo.
Un saludo,
Julen

toxcatl dijo...

Modelos de negocio ... O como cubrirse de "gloria" en una sola frase.-

Muxfin dijo...

Excelente crónica en el más puro estilo "LulaTowánico".
Muchos enseñan lo que ellos mismos no aplican.

Anónimo dijo...

¿Y sólo hubo murmullos? ¿No hubo nadie que contestara adecuadamente? ¡Qué lástima! A mí se me ocurre una réplica, pero me la callo para que luego no digáis que soy la equivalencia femenina del tipo ese. (Se me acaba de ocurrir otra réplica, en un estilo más borde).

Zifnab dijo...

Mas allá de no entender ni una palabra de los términos técnicos he descubierto que incluso en los eventos más insufribles se lo puede pasar uno bien si piensa y calla y no hace caso. Y luego para que negarlo, me ha venido una sonrisita a la cara con la frase del pollo, que el codazo que de forma muy poco sutil me ha propinado Ella al comentárselo me ha borrado en un instante.

Me ha encantado lo de sus residuos jacobinos

En fin

Se feliz Lula

Fernando dijo...

Lula parmi les fauves!

Lula Towanda dijo...

Julen A mi me ocurre que voy siempre con mucha curiosidad a las mesas redondas y aunque suelen ser aburridas siempre les encuentro la bis cómica. Siempre hay alguna anécdota que contar.
He rescatado algunas crónicas del pasado y además de tener su gracia, huelen a burbuja de Internet recién pinchada, casi historia. No hay muchas y las iré dosificando. No todas se pueden publicar.

Toxcatl De alguna manera habrá que llamarlos. Ni son modelos ni son negocios pero en algún sitio los masterbisnis tienen que enseñar sus ptts

muxfin La mala leche towanda siempre se percibe, no lo puedo evitar. Mientras que enseñan lo que no aplican, no molestan en la oficina.

kotinussa Pues mira, me sorprendí de los murmullos en un ambiente tan polite. Yo solo podía escribirlo porque estaba allí de extranjis, no soy Masterbisnis

zifnab Pues ya ves la sangre jacobina sale cuando menos lo esperas y las perlas sexistas en cualquier momento.

Fernando Yo también tengo mi lado salvaje, pero de otra manera

CARMEN_R_PURAS dijo...

Yo por sistema desconfio de los "estiraos" que vienen creyéndose que saben más que nadie y luego te paras a escucharles,y tú mejor que nadie lo reflejas en lo que se habló en la mesa redonda: cosas con poca sustancia.